El Tiempo Las Vegas

¡López Obrador se adjudica histórica victoria presidencial en México!

CIUDAD DE MÉXICO – Furiosos por la espiral de corrupción y violencia, los votantes mexicanos desencadenaron el domingo un terremoto político al elegir a un político izquierdista como presidente y darle un amplio mandato para derrocar al sistema político y gobernar para los pobres.

Un rápido recuento oficial nocturno de las autoridades electorales pronosticó que Andrés Manuel López Obrador ganaría con entre 53% y 53.8% de los votos, un margen notable que no se ha visto en el país por muchos años. Una encuesta de salida prominente predijo que sus aliados del partido estaban listos para anotar grandes victorias en el Senado y la cámara baja, posiblemente mayorías absolutas en ambos.


 

López Obrador, quien hizo campaña por los votos para transformar a México y derrocar a la “mafia del poder” que gobierna el país, expandió coraje en los civiles que votaron al estar descontentos con el gobernante Partido Revolución Institucional (PRI) del presidente Enrique Peña Nieto y ha liderado encuestas de opinión desde el comienzo de la campaña.

El PRI, que dominó la política mexicana durante casi todo el siglo XX y recuperó la presidencia en 2012, sufrirá fuertes pérdidas no solo por la presidencia, sino también en las elecciones por el voto abajo.

‘Elevar la grandeza’

En breves declaraciones en un hotel en el centro de la Ciudad de México, López Obrador pidió la reconciliación después de una campaña polarizadora y prometió cambios profundos que respetan la ley y el orden constitucional.

“Confieso que tengo una ambición legítima: quiero pasar a la historia como un buen presidente de México”, declaró López Obrador, quien ganó después de las derrotas en las dos elecciones anteriores. “Deseo con toda mi alma elevar la grandeza de nuestro país a lo más alto”.

El presidente en turno dedicó gran parte de su discurso a apelar a los ciudadanos de todo tipo y tratar de tranquilizar a quienes han visto su candidatura nerviosamente.

“Este nuevo proyecto nacional buscará establecer una democracia auténtica y no tenemos la intención de establecer una dictadura”, afirmó López Obrador. “Los cambios serán profundos, pero de acuerdo con el orden establecido”.

El conservador Ricardo Anaya, de una coalición de derecha y José Antonio Meade, del PRI, reconoció la derrota poco después de que las urnas cerraran en todo el país. El recuento rápido los tenía alrededor del 22 por ciento y el 16 por ciento, respectivamente.

“La tendencia favorece a Andrés Manuel López Obrador. … Reconozco su triunfo”, manifestó Anaya en un discurso a sus seguidores.

“Por el bien de México, le deseo el mayor éxito”, destacó Meade unos minutos antes.

Las celebraciones comienzan

Los partidarios de López Obrador comenzaron salvajes celebraciones en la Ciudad de México, recorriendo el bulevar Paseo de la Reforma haciendo sonar bocinas con la melodía de “¡Viva México!” y ondeando banderas mexicanas desde las ventanas de los automóviles, techos y terrazas.

Miles de personas entraron en la extensa plaza principal conocida como el Zócalo, donde el ex alcalde de 64 años había llamado a sus partidarios para que se unieran. Muchos bailaron al trino de la música de mariachi.

López Obrador habló a la multitud alrededor de la medianoche y dijo entre aplausos: “Hoy ha terminado una etapa y vamos a comenzar otra: ¡vamos a transformar a México!”

La maestra jubilada Susana Zúñiga sonrió y expresó que el país estaba viviendo un momento similar a la Revolución mexicana de hace un siglo.

“La gente está harta”, señaló Zúñiga. “Eso es lo que nos trajo a esto”.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, tuiteó felicitaciones: “Espero con ansias trabajar con él. ¡Hay mucho por hacer que beneficiará tanto a Estados Unidos como a México!”

López Obrador aseguró que los derechos individuales y de propiedad estarían garantizados, prometió respeto por la autonomía del Banco de México y afirmó que su gobierno mantendrá la disciplina financiera y fiscal.

Dijo que los contratos obtenidos bajo las reformas energéticas aprobadas por el presidente Enrique Peña Nieto serán examinados por cualquier corrupción o ilegalidad, pero de lo contrario se respetarán:

“No habrá confiscación ni expropiación de activos”. … Erradicar la corrupción será la principal misión”, prometió.

López Obrador también habló de apoyar a los inmigrantes y argumentó que las personas más olvidadas y humildes de México recibirán preferencia en su gobierno. Mencionó que buscará una relación de “amistad y respeto” con los Estados Unidos. Y en lugar del uso de la fuerza para combatir la espiral de violencia, buscará corregir las causas raíz como la desigualdad y la pobreza.

“La paz y la tranquilidad son los frutos de la justicia”, puntualizó López Obrador.

La encuesta de salida de Consulta Mitofsky para la red de Televisa pronostica triunfos gubernamentales para los aliados del partido Morena de López Obrador en al menos cuatro de las ocho elecciones estatales en la boleta electoral más para el jefe de gobierno en la Ciudad de México. Se esperaba que el estado central de Guanajuato fuera a un candidato del conservador Partido de Acción Nacional.

Mitofsky predijo que los aliados de Morena tomarían entre 56 y 70 escaños en el senado de 100 miembros y entre 256 y 291 puestos en la cámara baja de 500 escaños.

Ira y AMLO

López Obrador, comúnmente conocido por sus iniciales, “AMLO”, estaba haciendo su tercera apuesta por la oficina más alta del país, habiéndose quedado corto en las elecciones de 2006 y 2012.

En 2006, los rivales convencieron a los votantes de que su mensaje populista era “un peligro para México”. En 2012, los votantes restauraron el PRI dominante al poder con la esperanza de que pudiera reducir los acuerdos de trastienda para aplacar la creciente violencia.

Pero después de seis años bajo Pena Nieto, ese no ha sido el caso.

Tan profundo es el descontento de los mexicanos con el status quo que no solo López Obrador, sino Anaya, Meade y el candidato independiente Jaime “El Bronco” Rodríguez, todos afirman ser los que representan un cambio real.

Al final, las protestas de López Obrador contra la “mafia del poder” sonaron más auténticas.

“La furia que siente el mexicano promedio por la forma en que se gobiernan las cosas ha favorecido a López Obrador”, aseguró Shannon O’Neil, investigadora principal de Estudios Latinoamericanos en el Consejo de Relaciones Exteriores. “Ha sido capaz de capturar el manto de la persona que está afuera que quiere un cambio”.

Después de 12 años de campaña casi permanente, López Obrador moderó su mensaje un tanto en sustancia y estilo. Expresó que gobernará para los pobres y luchará contra la corrupción desenfrenada, y también se retiró de las promesas de eliminar completamente las reformas energéticas y educativas instituidas por la administración de Peña Nieto.

También se comprometió a aumentar los pagos de apoyo para los ancianos y a otorgar becas o pasantías remuneradas a los jóvenes.

“Ahora que ha ganado, no puede fallar a esta nueva generación que cree en él”, detalló Mariano Bartolini, un abogado de 29 años que votó por López Obrador en la ciudad de Rosarito, al noroeste de Tijuana. “Gracias a nosotros, los jóvenes, que lo apoyamos, pudo obtener más votos que en las pasadas elecciones”.

Los rivales de López Obrador argumentaron que podría retrasar décadas en el país y llevar al desastre con una política económica intervencionista.

“Me preocupa que algunos candidatos hagan propuestas que son imposibles, porque son muy costosas de llevar a cabo”, señaló Juan Carlos Limas, de 26 años, partidario de Anaya.

Peña Nieto declaró en un mensaje televisado a la nación que había felicitado a López Obrador y le aseguró que su administración trabajará para garantizar una transición ordenada.

Las elecciones más grandes de la historia

Las elecciones del domingo para puestos en todos los niveles de gobierno fueron las más grandes de México y se convirtieron en un referéndum sobre corrupción, soborno y otros trucos utilizados para desviar dinero de los contribuyentes a los bolsillos de los funcionarios.

Gran parte de la ira estaba dirigida al PRI, cuyas reformas económicas orientadas al mercado aún no han beneficiado a muchos en un país donde la mitad de la población es pobre. Meade luchó durante la campaña para escapar del descontento con el partido, pese a que nunca fue miembro hasta que lo llamó un candidato “outsider”.

Anaya trató de aprovechar el voto juvenil con énfasis en la tecnología y las nuevas ideas, pero dividió a su propio partido conservador para que tomara su candidatura y había dudas de que sus nuevos aliados izquierdistas del Partido de la Revolución Democrática se beneficiarían de alguien del otro lado el espectro ideológico.

La votación del domingo fue en gran parte pacífica y las autoridades electorales informaron solo incidentes aislados.