Los homicidios en México bajan la esperanza de vida, son una epidemia y en 2016 crecen 15%

Se ha vuelto común leer en los medios de comunicación notas relacionadas con homicidios generados por la violencia entre grupos de narcotraficantes o por los enfrentamientos entre fuerzas del gobierno y el crimen organizado. No pasa un día que no se relaten los hechos violentos en alguna zona de la República mexicana.

Las muertes violentas en México han aumentado de manera drástica, a tal grado que demógrafos consideran que se trata de una epidemia nacional, la cual ha provocado que el promedio de vida de los mexicanos sea menor. Es decir, si antes la edad promedio de un varón era de 72.5 años, ahora es de 72.

El reporte semestral del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) revela que los homicidios aumentaron 15.6%, con respecto a 2015, al llegar a 10,301 muertes violentas de enero a junio de 2016, la cifra más alta en los últimos seis años.

Durante los primeros tres años de gobierno de Enrique Peña Nieto la cifra de homicidos sumó más de 65,000 casos, mientras que en el sexenio del expresidente Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), se reportaron más de 80,000.

En total, de enero a junio de 2016 se registraron casi 9,500 averiguaciones por homicidio doloso. Los estados puntero en este crimen fueron Colima con 39.01 homicidios por cada 100,000 habitantes; Guerrero, 29.32; Sinaloa, 17.41; Morelos, 14.41; y Baja California, con 14.23.

La sangre que en mayor medida se ha derramado en México es de jóvenes: de 2007 a la fecha hay al menos 2,000 niños asesinados en el contexto de la guerra contra el narcotráfico. Así lo refieren las estadísticas oficiales, las cuales apuntan que los estados con mayor incidencia son además lugares donde existen operaciones y lucha de territorio entre los cárteles de la droga.

Hiram Beltrán Sánchez, investigador del Centro de Estudios de Población de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), explicó a Univision Noticias que las muertes en México no sólo están relacionadas con las nuevas luchas entre los cárteles, sino también con la estrategia gubernamental para combatirlos.

El demógrafo explicó que en 2014 no hubo tantos homicidios en Colima, pero en 2015 ese estado presentó un incremento a la par de las operaciones de los grupos criminales. Asimismo comparó las estrategias entre los sexenios de Felipe Calderón Hinojosa con la de Enrique Peña Nieto.

“La mortalidad por la violencia parece que no ha cambiado (según cifras), pero sí ha ocurrido, y ha estado relacionada con zonas particulares, por ejemplo, antes las mayores tasas estaban en Chihuahua, pero ahora ya se movió a Colima o a Guerrero, donde existe conflicto. Es probable que (el fenómeno) esté relacionado con las luchas por los mercados entre los cárteles, pero también con la manera como se combaten, porque la estrategia frontal de Calderón afectó lugares como Michoacán. Con Peña la estrategia cambió y ahora los cárteles se están moviendo a otros estados”, explicó Beltrán Sánchez.

Víctor Manuel García Guerrero, investigador de El Colegio de México (Colmex), y quien ha estudiado la ola de homicidios como una epidemia, informó que si bien los mexicanos han aprendido a coexistir entre la violencia, esta situación ha afectado su esperanza de vida. Por ejemplo: las mujeres mexicanas cuentan con una mayor esperanza de vida que los hombres, pero ese lapso extra se verá ensombrecido por la vulnerabilidad que surge ante un hecho violento en su comunidad.

Beltrán y García, quienes han trabajado en el INEGI, publicaron en 2015 un estudio que describe que el incremento de homicidios es una de las razones por las que se ha reducido el promedio de vida de los mexicanos, el cual bajó de 72.5 años a 72, en el caso de los hombres. Para las mujeres, el promedio es de 77 (entre 2005 y 2010, durante el sexenio de Felipe Calderón).

Alejandro Hope, analista en seguridad nacional, consideró que una de las razones del aumento en los homicidios en el 2016 está ligada a la captura de líderes del narcotráfico como Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán (cártel de Sinaloa) y Servando Gómez Martínez (Caballeros Templarios), pues ha provocado la fragmentación de grupos.

“Hay una posibilidad de que los homicidios se deban a que hay más grupos disputando territorios, otra es que el cártel de Sinaloa está peleando con el cártel de Jalisco Nueva Generación o con los Beltrán Leyva en Sinaloa”, dijo Hope.

El analista aseguró que los homicidios en México se han convertido en una problemática estructural, donde su incremento no necesariamente refleja la falta de procuración de justicia o que haya instituciones débiles.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like