Los sobrevivientes del tiroteo de Las Vegas se embarcan en un crucero europeo gratuito

Joe Robbins se sentó con su esposa en la puerta de su aeropuerto el lunes, emocionado pero nervioso por la aventura que se avecinaba.

Hace más de un año, la pareja perdió a su hijo Quinton Robbins en el ataque del festival Route 91 Harvest. El graduado de preparatoria tenía 20 años, uno de los más jóvenes de los 58 muertos.

Ahora, sin embargo, los padres esperaban que su avión partiera hacia Alemania, comenzando su viaje con todos los gastos pagados que incluiría un crucero por el río Rin y paradas en al menos siete ciudades.

“Hay temor”, le dijo el padre al Las Vegas Review-Journal. “Solo vamos a hacer este viaje porque perdimos a nuestro hijo, eso es una lucha, pero ya sabes, la gente es tan buena. Hay mucho bien en este mundo y esto es un testimonio de eso”.

Robbins y su esposa eran dos de los 40 sobrevivientes del tiroteo en Las Vegas que se embarcarían en la misma aventura, sin costo. La compañía que lo organizó, Vantage Deluxe World Travel, ha organizado viajes similares para sobrevivientes de otros actos de violencia masiva, incluido el atentado del maratón de Boston en 2013.

“Realmente queríamos llegar a las personas que lo necesitaban”, comentó una de las organizadoras del viaje, Carley Thornell. “En el mundo de hoy, hay tragedias que nos afectan, y esta fue una de ellas”.

Thornell esperaba que los viajeros disfrutaran viendo lugares de interés y, quizás más importante, que disfruten la oportunidad de conectarse con otros sobrevivientes en un ambiente positivo y emocionante.

“Hay algo realmente poderoso en tener personas como tú con quienes hablar”, agregó.

Albert Alvarado, quien perdió a su esposa, Heather, en el tiroteo, se embarcó solo en la aventura. Pero el bombero de Cedar City, Utah, espera pasar el rato y establecer vínculos con otros sobrevivientes, que viajan desde Las Vegas, California o Utah.

“Siempre hablamos de ir a Europa”, comentó Alvarado sobre su esposa, la madre de sus tres hijos.

Robbins conocía a algunas personas que iban en el crucero, pero en su mayoría estaba ansioso por volver a conectarse con su esposa, Tracey.

“Tomamos la decisión en menos de 24 horas”, confesó Robbins. “Nunca pensamos que ir a Europa era una posibilidad, era un sueño, pero solo eso, ¡estamos extáticos!”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like