Mentir en asuntos migratorios tiene serias consecuencias

Con los constantes cambios en programas migratorios ocurridos en el último año e inicio del 2018, es posible que haya aumentado el interés de los residentes permanentes por naturalizarse como estadounidenses. Por tal motivo, el grupo ‘Casa del Inmigrante’ realizó una clase de ciudadanía gratuita el viernes 12 de enero.

El evento contó con la participación de la abogada Kathia Pereira quien informó a los posibles nuevos ciudadanos que, “tenemos que tener buena conducta moral, ese término no significa solo que se ha portado bien, significa que no le han arrestado, no le han encontrado convicto de ningún crimen, no le han deportado anteriormente y no le ha mentido a inmigración de ninguna forma”.

Pereira expresó que las personas que tengan alguno de esos problemas deben contactar a un abogado de inmigración antes de iniciar su proceso. Añadió que hay personas que pueden ser residentes permanentes pero nunca podrán obtener la ciudadanía debido a que mintieron en su solicitud de residencia.

“El FBI tiene una investigación y le van a quitar la ciudadanía a aproximadamente 1,500 personas, la gente se asusta, pero no es para estar asustado. Esas 1,500 personas obtuvieron su residencia mintiendo, cuando solicitaron la ciudadanía siguieron mintiendo, les dieron la ciudadanía y resulta que ahora esas huellas de cuando los deportaron a principios de los 90’s, que antes no aparecían (en el expediente), ahora sí las han digitalizado todas y el gobierno lo ha encontrado, y la persona nunca lo había contado. Entonces le quitarán la ciudadanía y la residencia”, mencionó la abogada.

Cinco años de buena conducta moral y tres o cinco años de residencia permanente legal (según sea el caso) y hablar, leer y escribir inglés básico, son algunos de los requisitos más importantes que debe cumplir un aspirante a la naturalización.

“Más importante que contestar las preguntas es que usted pueda mantener una conversación con el oficial. Muchas veces el examen de ciudadanía se decide en los primeros cinco minutos, si el oficial pregunta ‘¿cómo está el clima?’ y usted no contesta, después si pregunta ‘¿a qué hora salió del trabajo?’ y usted no responde, ahí se acabó la entrevista”, sentenció Pereira.

Otros requisitos importantes es haber declarado y pagado impuestos en caso de que el interesado haya trabajado, no haber cometido fraude con seguro social o ayuda gubernamental, no deber manutención, entre otros.

“Decir que eres ciudadano cuando no es así, es el peor crimen de inmigración que puede haber. Ellos (gobierno) se enteran porque hay gente que se registra para votar o solicita un trabajo estatal o federal y pone en la solicitud que sí es ciudadano estadounidense. Todo eso queda en los records del gobierno… Puede ser hasta cinco años de cárcel, la persona nunca podrá arreglar su estatus y no hay ningún perdón para eso”, acotó la abogada.

Durante la clase gratuita estuvo presente la directora de la organización no lucrativa Alianza Comunitaria Transnacional (antes Hermandad Mexicana Transnacional), Luz Marina Mosquera. “Tenemos varios servicios, el programa de ciudadanía y el de violencia doméstica para personas que han sido víctimas de algún crimen.

Les podemos ayudar con sus procesos y casos ante inmigración como ciudadanía, residencia, peticiones; cuando son casos fuertes lo que hacemos es revisarlos y tratar de orientarlos sobre con cual abogado deben ir”.

Mosquera concluyó informando que su organización cuenta con los abogados Kathia Pereira y Rolando Velázquez, quienes una vez por mes acuden como voluntarios para atender a personas que no pueden pagar una consulta legal y tienen algún caso que requiera revisión.

Alianza Comunitaria Transnacional se ubica en 2900 Stewart Ave, Las Vegas, NV 89101.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like