Mexicana ejemplar

La facultad de Hospitalidad y Turismo de UNLV celebró 50 años de su creación, eligió entre la primera generación, hasta los graduados de la clase 2017 a 50 ex alumnos que han destacado en su carrera, entre ellos se encuentra una mexicana inmigrante originaria de Guanajuato, Martha Morales, de 30 años de edad.

A los 16 años su primer empleo fue de operadora de juegos infantiles en el Circus Circus, de ahí se ‘enamoró’ de la hotelería, un año antes tuvo a su hija, se convirtió en madre adolescente, estudiante y empleada. Desde temprana edad supo que si quería lograr sus metas, tendría que sacrificar mucho, incluidas las horas de sueño.

Terminó la preparatoria en la escuela Rancho, concluyó una carrera corta en hotelería técnica y decidió solicitar la beca del 100% con la fundación Epicurean Charitable, donde tuvo que convencer a los miembros directivos del porque ella aprovecharía sus estudios, realizó tareas y trabajos hasta que logró su objetivo y se matriculó en UNLV.

De las miles de habitaciones que se aprecian en el hotel y casino Caesars Palace, uno de los hoteles es el Nobu, del cual la entrevistada es la gerente general desde el 2017, previó a este importante puesto fue directora ejecutiva de operaciones de Caesars Hotel, en alguna ocasión en su trayectoria fue coordinadora de maleteros en Stratosphere, dio un saltó igual de grande que esta torre.

Un día en la vida de Martha, mientras era estudiante de UNLV, era ir a trabajar, atender a su hija, ir a la escuela, regresar a casa para realizar tareas, mientras su padre le intentó convencer de, “no estudiar, ya que no le veía caso, fui la primera en terminar la preparatoria de mi familia y la única con un título universitario.

Solamente cuando tenía vacaciones de verano en la escuela, era cuando podía tener unas tardes libres, yo veía como mis compañeros de clases asistían a fiestas, se inscribían a actividades en la universidad, no tenían la responsabilidad de ser padres adolescentes, yo sabía que al final todo mi esfuerzo y sacrificio iba a rendir sus frutos”, confesó Martha.

Martha asiste regularmente a la preparatoria Valley a conversar con estudiantes, en particular latinos, de quien al igual que su hija adolescente, pretender ser un ejemplo de mujer: “mi mayor enfoque es hablar con los jóvenes sobre la importancia de estudiar y tener un título, los que ya están en el colegio van de gane, por eso voy a la preparatoria a convencerles”.

“A los tres años de edad me trajeron mis papas a Estados Unidos”, a pesar de solamente tener 30 años, cumple con la trayectoria de sus colegas que le doblan la edad, y fue nombrada parte de la mesa directiva de la fundación Epicurean Charitable, la misma que le becó para tener la oportunidad de estudiar, ahora ella entrevista a jóvenes promesas que quieren una carrera.

“¡Si se puede!, somos muchas las madres solteras que salimos adelante, que hacemos sacrificios, que el inglés es nuestra segunda lengua, no hay pretexto alguno para no vivir un sueño americano, y el reconocimiento de UNLV es una foto mía en la facultad para recordarme eso, no necesitaba algún premio, ahora soy yo la que puede corresponder y dar”, concluyó la gerente general de Nobu Cesars Palace.

LO MÁS RECIENTE

You May Like