México advierte que abandonará NAFTA si no le beneficia

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — México podría abandonar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte si las condiciones para su renegociación no le benefician.

Ése es el mensaje que los dos secretarios que viajarán el miércoles a Washington al primer encuentro oficial con la administración de Donald Trump – el de Economía, Ildefonso Guajardo, y el de Exteriores, Luis Videgaray- han reiterado durante todo martes en distintos foros de manera contundente.

“No vamos a aceptar cualquier renegociación”, dijo Videgaray tras una reunión con la Junta de Coordinación Política del Senado. “Siempre existe la posibilidad de abandonar el Tratado y regir el comercio entre México y Estados Unidos a partir de las reglas de la Organización Mundial de Comercio”.

El canciller matizó que ese no es el deseo del gobierno “ni tampoco será nuestra propuesta inicial (…) pero es naturalmente una opción”.

Guajardo subrayó la misma idea en una entrevista con la cadena Televisa. “Es imposible venderlo aquí en casa si no hay claros beneficios para México”. Si vamos a ir por menos de lo que tenemos, añadió, “no tiene sentido quedarnos”.

Trump ha prometido renegociar el TLCAN (NAFTA, por sus siglas en inglés) entre Canadá, Estados Unidos y México y aplicar tarifas a las importaciones.

México tiene un superávit comercial con Estados Unidos pero muchos sectores del país quieren más restricciones para las importaciones estadounidenses, sobre todo de productos agrícolas, porque dicen que la actual situación ha ayudado a empobrecer a los campesinos mexicanos que tienen cultivos de subsistencia.

El gobierno, durante toda la semana, ha enfatizado su ferviente defensa a los tratados de libre comercio en general, y al de América del Norte en particular, así como la necesidad de diversificar sus relaciones comerciales más allá de Estados Unidos para reforzar los vínculos económicos con otros países.

En vísperas del primer encuentro oficial con miembros de la nueva administración de Trump, los secretarios mexicanos mostraron más contundencia que el presidente Enrique Peña Nieto el lunes, que no habló en ningún momento de salirse del TLCAN aunque sí de la necesidad de que toda negociación se haga con respeto a la dignidad y soberanía de México.

“Ni confrontación, ni sumisión. La solución es el diálogo y la negociación”, dijo el lunes Peña, un mandatario que pasa por su peor nivel de popularidad -una encuesta reciente dice que solo aprueba 12% de los mexicanos- y contra el que se han multiplicado las críticas por problemas internos, como el aumento en los precios de la gasolina, y por la falta de contundencia ante las amenazas del vecino del norte.

Otras tres ideas básicas que los miembros del gabinete enfatizaron el martes son su rechazo a pagar el muro fronterizo al que Trump aspira, que cualquier deportación deberá ser ordenada y que no se aceptará ningún impuesto o restricción a las remesas que envían los mexicanos residentes en Estados Unidos.

Este flujo de dinero suma anualmente unos 24.000 millones de dólares y son el principal ingreso para miles de familias pobres en México. Sin embargo, Trump había sugerido que Estados Unidos podría retener parte de esas remesas para pagar el muro que quiere construir en la parte de la frontera que aún no lo tiene. El republicano también amenazó con deportaciones masivas comenzando por aquellos indocumentados que tengan antecedentes penales.

Los encuentros que Guajardo y Videgaray tendrán el miércoles y el jueves en Washington serán preparatorios del encuentro que Peña Nieto mantendrá con Trump el 31 de enero en la Casa Blanca. El estadounidense ya adelantó que en esa cita, así como en la que celebre con el canadiense Justin Trudeau, comenzará la renegociación del TLCAN. México confía en que las cuestiones de migración también estén sobre la mesa.

 

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like