80°F
weather icon Clear

Miles de trabajadores de casinos despedidos preguntando “¿y ahora qué?”

Cuando se ordenó el cierre de los casinos a mediados de marzo, miles de trabajadores en todo Nevada fueron despedidos.

Muchos aún no han regresado.

Las empresas informaron que han tratado de traer de vuelta a tantos empleados como sea posible, pero la lentitud del tráfico a pie ha provocado despidos masivos.

El sector del ocio y la hospitalidad del estado (que en enero representaba una cuarta parte del mercado laboral total de Nevada) ha sido el más afectado por la pandemia, según datos del Departamento de Empleo, Capacitación y Rehabilitación (DETR, por su sigla en inglés). El número total de trabajadores en la industria se redujo en un 16 por ciento en agosto en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Si bien algunos empleados despedidos han podido retomar otros trabajos, muchos siguen luchando por encontrar trabajo y llegar a fin de mes.

Jeffrey Gove

Esta no es la primera vez que una caída económica ha puesto patas arriba la vida de Jeffrey Gove.

En 2010, después del apogeo de la Gran Recesión, Gove fue despedido de su trabajo en Planet Hollywood Resort y se trasladó a trabajar en tecnologías de la información (TI) en un casino tribal de Oklahoma. Volvió a su ciudad natal de Las Vegas en enero de 2019 para trabajar en Boyd Gaming Corp. como gerente de productos de TI.

En mayo, fue despojado de su trabajo una vez más, después de pasar un mes de baja temporal.

“Me hace preguntarme por qué me mudé de nuevo”, cuestiona Gove. “Aquí estoy, regresando hace poco más de un año… y me vuelven a correr”.

Cuatro meses después de ser despedido, Gove sigue buscando trabajo. Ha tratado de encontrar trabajo tanto en Las Vegas como fuera del estado y está abierto a trabajos de menor nivel con un recorte salarial de hasta un 50 por ciento, cualquier cosa para ganar más de los 469 dólares a la semana que obtiene a través de los beneficios del seguro de desempleo.

“Hay bastantes (trabajos) por ahí, especialmente después de que bajé mis expectativas, pero hay 80 personas solicitando ese mismo trabajo”, mencionó Gove. “Tengo 56 y quieren a alguien de 30 años. Así que estoy luchando esa batalla”.

Gove y su familia apenas se las arreglan con su seguro de desempleo. Su esposa, Lori Gove, ha estado atada a una silla de ruedas desde un accidente de coche en 2006 y no recibe beneficios por incapacidad, dejando el seguro de desempleo de Gove como la única fuente de ingresos de la pareja.

Las cuentas no eran problema antes, cuando Gove ganaba más de cuatro veces lo que recibía por desempleo. Ahora, se ve obligado a recurrir a sus ahorros y a su 401(k).

La mayor prioridad de Gove es encontrar un trabajo que ofrezca seguro médico. Sin trabajo, incluso los planes a través de la Affordable Care Act son demasiado caros, dejando a la pareja sin cobertura durante los últimos cinco meses.

“Estoy buscando (trabajos) como loco”, señaló. “Tengo que encontrar algo. Tengo algunos ahorros, saqué algo de dinero del 401(k), pero eso sólo nos ayuda a sobrevivir”.

Keith Brooks

Keith Brooks tardó semanas en encontrar un nuevo trabajo después de ser despedido de Golden Nugget en Laughlin en julio.

A partir del mes que viene, el antiguo supervisor de planta planea vivir y trabajar en Kingman, Arizona.

Dijo que veía venir el despido, pero lo que no esperaba eran las tres semanas de intentar convencer al estado de que aún necesitaba recibir los beneficios del seguro de desempleo.

Había recibido un último cheque con sus horas de vacaciones de la empresa después de ser despedido, lo que causó una serie de problemas con su solicitud de seguro de desempleo.

“Tuve que enviar por fax un talón de pago, enviarlo por correo electrónico y escribir 12 cartas”, dijo Brooks. “No tuve ningún problema hasta que llegó el cheque de las vacaciones”.

Cuando llegaron los pagos, Brooks estaba recibiendo la mitad de lo que ganaba en Golden Nugget. Agregó que el dinero había sido suficiente para cubrir sus cuentas y gastos básicos.

Ahora, habiendo finalmente encontrado un trabajo después de semanas de búsqueda, Brooks está buscando reunir suficiente dinero para pagar la mudanza a Arizona, donde dará clases de Desarrollo Educativo General (GED) a los prisioneros. Estima que necesitará entre mil 300 y mil 400 dólares para el depósito de seguridad y los pagos iniciales de su nuevo apartamento.

“Es triste que tenga que mudarme para encontrar otro trabajo, pero estos tiempos son difíciles”, dijo. “Me alegro de tener otro trabajo”.

Está frustrado con el gobernador y el estado por ser el último en solicitar el programa federal de Asistencia por Sueldos Perdidos, que provee fondos para que los estados cubran 300 dólares adicionales a la semana en beneficios de desempleo por tres a seis semanas, retroactivos al 1º de agosto. El DETR informó este mes que podría tomar hasta seis semanas antes de que los solicitantes elegibles vean los pagos después de que el estado reciba la aprobación, que se efectuó el viernes.

Esos pagos serían muy importantes para Brooks. Si no puede cobrar el dinero a tiempo, tendrá que pasar tres horas de viaje cada día.

Sharon Beza

Sharon Beza trabajó como mesera de cócteles durante casi 37 años en el casino situado en las afueras de Boulder Highway y East Harmon Avenue, comenzando en Nevada Palace y pasando luego a Eastside Cannery después de que abriera en el mismo lugar en 2008.

Todo eso terminó con una carta que recibió por correo el 17 de julio.

Fue un “shock extremo” para Beza, quien afirma que no recibió una carta de Boyd Gaming Corp. advirtiéndole del inminente despido. Lo comparó con un divorcio y le resultó difícil comer o dormir los días siguientes.

La mujer de 59 años esperaba llegar a los 40 años como mesera antes de jubilarse.

“Trabajé allí desde abajo”, dijo. “Ahora, necesito volver a buscar trabajo a los (casi) 60 años. Es difícil… todo lo que conozco son cócteles y ese negocio”.

Su mayor temor es quedarse sin ahorros. Su única fuente de ingresos en este momento son aproximadamente 291 dólares en beneficios semanales de seguro de desempleo (no lo suficiente para cubrir los pagos del auto, cuentas de servicios públicos, despensa y otros gastos que ayudan a mantener a su hijo adolescente y a su madre).

Beza sigue buscando trabajo pero señala que ha sido difícil, pese a que ha adoptado un enfoque de “los mendigos no pueden elegir”. No ha recibido llamadas después de entrevistas con un supermercado y una tienda de conveniencia y piensa que su edad podría jugar un papel en ello.

Está considerando la posibilidad de trabajar en una tienda de conveniencia, pero sus hijos le han desaconsejado porque está ubicada en una zona de alta criminalidad de la ciudad y ha sido asaltada en el pasado.

“No sabemos qué hacer. No hay trabajos ahí fuera. …no puedo vivir la vida con el salario mínimo”, dijo. “Parece imposible”.

Arnold van Lakerveld

Arnold van Lakervled, un ex gerente de alimentos y bebidas de Aria y Vdara, había trabajado para MGM Resorts durante casi cuatro años.

Entonces recibió una llamada telefónica el 28 de agosto notificándole que se le quitaría el permiso de trabajo.

“Estaba preparado para ello”, dijo.

Aún así, dijo, la noticia era difícil de tragar.

“Aún hay cuentas que pagar. El desempleo no es para siempre”, indicó. “No sé lo que siga”.

Mencionó que a él y a su esposa les va bien financieramente, ya que ella aún tiene su trabajo. Ha estado buscando uno los últimos dos meses, pero dijo que ha sido una lucha encontrar algo con tanta gente desempleada en el sur de Nevada.

Encontrar otro trabajo en el sector de alimentos y bebidas es “difícil ahora mismo”, por lo que van Lakerveld ha recurrido a otras industrias, como tiendas de comestibles y almacenes.

“Casi cualquier cosa”, aseveró.

Espera ser convocado de nuevo por MGM Resorts, pero no planea esperar a que haya una vacante en la empresa.

“Estoy siendo realista. Va a pasar un tiempo antes de que las cosas vuelvan a la normalidad”, concluyó.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
LVMPD recibió fondos para seguridad vial

El Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas (LVMPD, por sus siglas en inglés) recientemente recibió una subvención de $100,000 por parte de la Oficina de Seguridad Vial del Departamento de Seguridad Pública de Nevada, estos fondos estarán destinados para apoyar a las fuerzas del orden en sus campañas dirigidas a detener a personas que eligen conducir bajo los efectos de sustancias nocivas.

Demanda de Billy Walters afirma que federales mintieron para poder encarcelarlo

El famoso apostador de Las Vegas, Billy Walters, condenado por tráfico de información privilegiada, cree que las autoridades federales filtraron información falsa a los medios de comunicación y mintieron a los jueces para asegurar su enjuiciamiento.

El nuevo propietario de Zappos es una cara familiar

DTP Companies de Tony Hsieh adquirió la sede de Zappos, el antiguo ayuntamiento de Las Vegas, por 65 millones de dólares al propietario Andrew Donner y sus socios, según muestran registros.

Trump y Biden se reunirán para el debate presidencial final

A menos de dos semanas del día de las elecciones, el presidente Donald Trump y el ex vicepresidente Joe Biden se reunirán para su segundo y último debate presidencial el jueves.

Lluvia y mucho frío probables para el lunes en Las Vegas

Si te gusta el clima cálido, disfruta de los próximos días antes de que llegue una sólida ráfaga de otoño el fin de semana en el Valle de Las Vegas.

Informan a poblaciones en riesgo

La Coalición de Salud y Equidad de las Minorías de Nevada (NMHEC, por sus siglas en inglés) recibió una subvención de $500,000 para crear la campaña #OneCommunity, una campaña de difusión sobre el COVID-19, cuyo objetivo será informar a las poblaciones en riesgo de Nevada. Lo anterior fue dado a conocer por Ericka Avilés –asesora- y Nicole Santero –Facultad de Salud Pública de UNLV-, mediante un comunicado enviado a los principales medios de comunicación locales.