70°F
weather icon Clear

Muere en prisión ex profesor condenado por abuso sexual infantil

Un ex maestro de Boulder City y Henderson, encarcelado en 2010 por producir pornografía infantil y agredir sexualmente a menores, murió en prisión el lunes, informó el Departamento de Correccionales de Nevada.

Charles Richard Rogers, de 55 años, murió en la enfermería de la prisión estatal de High Desert, a las afueras de Las Vegas, señaló el departamento en un comunicado de prensa. Rogers fue sentenciado el 8 de junio de 2010 a 60 años de prisión por producir pornografía infantil y agredir sexualmente a niños durante más de una década.

Según una acusación formal, Rogers agredió sexualmente a varios niños entre 1999 y 2009, incluso algunos de tan solo 6 y 7 años. Rogers también tomó videos pornográficos y fotografías de las víctimas.

El Departamento de Policía de Henderson comenzó a investigar a Rogers el 25 de marzo de 2010, cuando alguien de manera anónima dejó a la policía un zip drive que contenía cientos de imágenes de Rogers atacando a sus víctimas. Cuando la policía arrestó a Rogers al día siguiente, encontraron miles de fotos y videos que mostraban niños en su casa.

Rogers enseñaba en Garrett Middle School en Boulder City antes de su arresto. Previamente daba clases en la Escuela Primaria McCaw en Henderson de 1992 a 2002, y en la Escuela Primaria Taylor de Henderson de 2002 a 2006. También trabajó con el Departamento de Policía de Boulder City como funcionario de reserva no remunerado y de medio tiempo durante finales de los años ochenta y principios de los noventa.

Durante el juicio de Rogers en 2010, las autoridades reportaron que Rogers realizaba fiestas de pijamas en su casa, durante la cual drogaría a niños y les daba alcohol.

Cuando el juez de distrito Michael Villani sentenció a Rogers el 8 de junio de 2010, rechazó su petición de clemencia.

“Hiciste algunas cosas buenas en tu vida”, le dijo Villani en ese momento. “Pero tengo que mirar el daño que le hiciste a las víctimas. Eso supera el bien que hiciste por un millón de veces”.

Rogers había pedido indulgencia, afirmando que tenía cáncer y necesitaba un segundo trasplante de riñón. Viviría otros ocho años antes de morir el lunes por la tarde.

La portavoz del Departamento de Correcciones de Nevada, Brooke Santina, no pudo revelar ningún detalle sobre la muerte de Rogers debido a la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico, pero señaló que murió por causas naturales.

Cuando Rogers fue sentenciado, Susan Rush, la madre de una de sus víctimas, le pidió a Villani que se asegurara de que Rogers nunca saliera de la cárcel.

“El hombre es un monstruo y no tiene alma”, dijo en 2010.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.