Muere mujer con discapacidad mental después de haber sido transferida a un hogar sin licencia de Las Vegas

Una mujer de Henderson sin experiencia médica profesional está trasladando a personas con enfermedades mentales de hospitales locales a hogares grupales sin licencia, y una mujer bipolar murió después de que la ingresaron en una casa de Las Vegas sin supervisión.

Los hospitales no solo le dan a Eileen Lee, de 60 años, quien dirige un negocio de “consultoría”, acceso a sus pacientes con enfermedades mentales, ancianos y personas sin hogar, sino que también llaman a Lee para encontrarles un hogar.

Uno de esos pacientes era Rayshauna Roy. Los registros médicos muestran que la mujer de 33 años fue admitida en el Hospital North Vista el 5 de febrero bajo una suspensión legal 2000, que se emite cuando alguien se considera un peligro para sí mismo o para los demás. Ella sufría de adicción a las drogas, depresión, trastorno bipolar e “ideación suicida”, afirman los documentos.

Roy fue liberada a Lee tres días después.

Lee fue llamada para llevar a Roy a una casa de “vida independiente”, que Lee destacó que la eligió porque era barata, en la avenida Westminster. Menos de 24 horas después, Roy fue encontrada muerta, boca abajo frente a una pequeña nevera en su habitación. Su causa de muerte no ha sido revelada por la oficina forense.

“Estaba demasiado enferma para vivir de manera independiente”, afirmó su padre, Tony Wright, el miércoles después de ver el cadáver de su hija en un mortuorio. “Ella estaría viva ahora mismo si la hubieran puesto en la situación correcta; quería ayuda, y obviamente la defraudaron, la pusieron en una situación que al final causó su muerte. No pueden pagarme lo que hemos perdido”.

La vocera del Hospital North Vista:, Sandy Muniz, no quiso hacer comentarios sobre la situación de Roy y citó las leyes de privacidad de los pacientes.

Ella dijo que el hospital “sigue todos los protocolos de alta apropiados, teniendo en cuenta la edad, la condición médica y los deseos de nuestros pacientes adultos, entre otros factores”.

“Nuestros corazones están con todos los miembros de la familia que sufren la pérdida de un ser querido”, agregó Muniz.

Lee, propietaria de la Consultoría Above & Beyond, informó que colocó a Roy en la casa de Westminster porque la afectada solo tenía $250 para el alquiler. Lee comentó que no sabía que Roy tenía tendencias suicidas a pesar de que se le informó en sus documentos de alta. La casa no tenía cuidadores ni supervisión.

“Mi intención era solo ayudarla”, dijo Lee. “En lugar de llevarla al refugio, el hospital me llamó y me preguntó si podía encontrar una habitación para alquilar. Ella dijo que no quería ir al refugio. No leí su archivo porque la vi. Hablé con ella. Estaba burbujeante, feliz y emocionada”.

Lee no tiene experiencia comprobable en el cuidado de la salud. Su licencia comercial expiró hace dos años, según el secretario de la oficina estatal. Lee opera dos casas grupales con licencia propias pero negó una solicitud para que fueran a visitarlas.

El senador estatal Ben Kieckhefer, miembro del subcomité de auditoría legislativa quien evaluó los hogares del grupo, indicó que está alarmado por la situación.

“Si esta persona actúa de una manera que pone en peligro la salud y la seguridad del público, eso podría estar al borde de la actividad delictiva”, detalla Kieckhefer. “Esta persona claramente no está calificada y es probable que ponga en peligro la salud y la seguridad de estas personas. Es algo que tenemos que tener en cuenta de inmediato”.

Nevada ha estado bajo fuego en los últimos años por “arrojar” pacientes con enfermedades mentales en California y pagarles a proveedores de servicios de salud domiciliarios en condiciones inhumanas. Los funcionarios de los hospitales hacinados a menudo están ansiosos por liberar a los pacientes y liberar camas. Pero la muerte de Roy plantea nuevas preguntas sobre por qué North Vista sería ahora un caso extraño, especialmente cuando la familia de Roy vivía en Las Vegas.

“¿Por qué no trataron de llamar a su familia?” Dijo Netshield Roy, de 55 años, la madre de Rayshauna. “¿Por qué tomaron la palabra de Eileen? Necesitamos respuestas”.

Una trabajadora social en un hospital de Las Vegas, que habló bajo condición de anonimato por temor a perder su trabajo, confirmó que los hospitales usan a Lee y otros corredores como último recurso.

“Muchos de ellos no tienen hogar ni ingresos”, destacó la trabajadora. “Es entonces cuando le llaman a Eileen para pedirle ayuda”.

Vida independiente

El cuerpo de Roy fue descubierto por Jersharo Amey y Treva Lee, que viven en la casa de Westminster. No es la primera vez que la pareja lidia con uno de los clientes de Eileen Lee.

Amey y Lee trabajaron en un hogar sin licencia para personas con enfermedades mentales en la avenida Laguna 1331. De manera similar a los hogares grupales detallados en una reciente auditoría estatal, la casa Laguna se encontraba en condiciones miserables, mencionó la pareja, y los pacientes sufrieron de chinches, alimentos en mal estado y, en algunos casos, abuso físico o financiero.

“Una vez los vi agarrar a una mujer mentalmente enferma y empujarla, diciéndole que se fuera a su habitación”, reportó Amey. “Conservaban una nevera para ellos solos, y la tenían bajo llave. La otra era para los clientes y estaba llena de comida expirada”.

La casa está a cargo de Emanuel y Remy Rubianes, quienes negaron agredir físicamente a los pacientes o alimentarlos con comida vencida. Remy Rubianes dijo que su casa en la avenida Laguna es de “vida independiente”, lo que significa que no necesita licencia estatal, aunque los pacientes dicen que ella administra su medicación, la cual eso sí requiere certificación estatal.

Linda Theubet, una alcohólica en recuperación que ha tenido ataques de depresión y ansiedad, vivió en ese hogar durante casi cuatro meses.

Ella fue colocada allí por Eileen Lee, quien tomó la mitad del primer mes de alquiler como “comisión”, según otros residentes. Lee afirmó que solo toma el 25 por ciento.

“Eileen vino al hospital y me dijo: ‘Puedo ayudarte a encontrar un lugar’. Yo no la conocía”, detalló Theubet, de 67 años. “La trabajadora social me presionaba para que me fuera con ella. No sabía a dónde me llevaría Eileen. Le dije a la trabajadora social que tenía un mal presentimiento sobre esto y me dijo que todo estaría bien”.

Dicha trabajadora, comentó Theubet, labora en el Centro de Salud y Rehabilitación Horizon (Horizon Health and Rehab Center). Las llamadas que se realizaron a este Centro de Salud no fueron devueltas ni respondidas.

Amey y Lee, quienes encontraron muerta a Rayshauna Roy, ayudaron a Theubet a escapar de la casa de Laguna. Pero el hogar sigue en funcionamiento.

James Madison, un cliente de Lee que dice que ha tenido problemas con la esquizofrenia y tiene daño cerebral, todavía vive allí. Las Vegas Review-Journal no pudo confirmar su autodiagnóstico.

Madison, que está severamente discapacitado, dijo que los proveedores del hogar toman su cheque completo de la Seguridad Social cada mes.

“Ella los cobra”, señaló Madison, sentándose en el borde de su cama en una habitación pequeña creada con separadores como paredes improvisadas. “No he visto mis cheques. Estoy en bancarrota ahora mismo”.

Remy Rubianes admitió haber tomado la tarjeta de cajero automático de Madison. Él pidió volver varias veces durante una entrevista el lunes, pero Rubianes dijo que su sobrina le pidió que controlara su dinero.

“Si le damos todo su dinero, él lo gastará”, dijo Rubianes, que cobra a los inquilinos 900 dólares por el alquiler y la comida. Un refrigerador en el hogar contenía principalmente Spam y frijoles. “Así que se lo damos poco a poco”. Le damos algo de dinero para sus cigarrillos y refrescos”.

Su esposo, Emanuel, vive en un segundo hogar grupal que la misma familia administra en la avenida Monterey. Tampoco tiene licencia del departamento de salud estatal.

Introducciones

Dirigir un hogar grupal en Nevada, ya sea para una “vida independiente” o para personas con enfermedades mentales graves, es un negocio rentable.

Rose Marie Caymo administra cinco de esas casas en el sur de Nevada. Caymo afirma que ella cobra alquileres que van de $600 a mil dólares por persona; por mes, ganando de $2 mil a $3 mil al mes por hogar. Algunos residentes usan cupones de alimentos para complementar el alquiler, mencionó Caymo.

A diferencia de Rubianes, ella no necesita a Eileen Lee para encontrar pacientes, ella va al hospital y los recibe ella misma.

“Cuando nos mudamos aquí, fui a todos los hospitales, los rehabilité y me presenté”, comentó Caymo. “Ahora los trabajadores sociales de los hospitales me llaman para evaluaciones. Decidí que solo con mirar sus medicamentos podría aceptar si están calificados para la vida independiente o no”.

Al igual que Lee, Caymo no tiene experiencia médica profesional. Caymo también “refirió” pacientes a Rubianes, quien dirige la casa de la avenida Laguna. Caymo destaca que se inspiró para abrir las casas grupales cuando su vecina Emper Ebiya le sugirió que entrara en el negocio.

Ebiya dirigía una casa grupal sin licencia en la calle North Ninth que albergaba a siete hombres en la inmundicia, hasta que el estado la cerró por segunda vez este mes.

“Ella me dijo, ‘¿Por qué no abres uno?’ Dije ‘No, no tengo ningún conocimiento de este negocio’”, dijo Caymo. “Ella dijo que todo lo que tienes que hacer es ir a los hospitales y presentarte”.

Tony Wright, padre de Rayshauna Roy, lo comparó con tráfico de pacientes.

“Parece que ella va al hospital, recluta gente que es crédula y confiable, los pone en las instalaciones y hay una ganancia monetaria para ella”, expresó Wright. “¿Quién es esta dama Eileen? ¿Por qué ella se encargó de entrar en la vida de nuestra familia y tomar una decisión que ahora nos ha costado a nuestra hija? Nunca nos recuperaremos de esto”.

 

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like