Mueren 12 tras tiroteo masivo en bar de California

THOUSAND OAKS, Calif. Usando una bomba de humo y una pistola, un veterano de combate de los infantes de marina vestido todo de negro, abrió fuego durante una noche universitaria en un bar de música country al sur de California, matando a 12 personas y haciendo que cientos huyeran en pánico antes de aparentemente tomar su propia vida, informaron las autoridades el jueves.

Se informó que el motivo del ataque del miércoles por la noche estaba bajo investigación.

El asesino fue identificado como Ian David Long, de 28 años, un antiguo artillero y condecorado veterano de la guerra en Afganistán que fue entrevistado por la policía en su casa la primavera pasada después de un episodio de comportamiento agitado que se supone fue provocado por un trastorno de estrés traumático.

Gritando de miedo, los clientes se apresuraron hacia las salidas, se agacharon debajo de las mesas y lanzaron taburetes para romper las ventanas del segundo piso y saltar a la seguridad cuando surgieron disparos en el Borderline Bar & Grill, un lugar frecuentado por estudiantes de la cercana Universidad Luterana de California.

“Me tiré al piso”, comentó Sarah Rose DeSon a “Good Morning America” de ABC. “Un amigo gritó: ‘¡Todos abajo!’ Nos estábamos escondiendo detrás de las mesas tratando de mantenernos cubiertos”.

Entre los muertos había 11 personas dentro de la barra y un sargento veterano del alguacil que fue el primer oficial dentro de la puerta, señaló el alguacil del Condado de Ventura, Geoff Dean.

“Es una escena horrible allí”, indicó Dean en el estacionamiento. “Hay sangre por todas partes”.

El derroche de sangre fue el último en lo que parece ser una serie interminable de tiroteos en masa que están ocurriendo con una frecuencia aterradora en todo Estados Unidos.

Fue el ataque más letal de la nación desde que 17 estudiantes y maestros fueron asesinados en una escuela secundaria de Parkland, Florida, hace nueve meses. También se produjo menos de dos semanas después de que un hombre armado masacró a 11 personas en una sinagoga en Pittsburgh.

El presidente Donald Trump elogió a la policía por su “gran valentía” en el ataque de California y dijo: “Dios bendiga a todas las víctimas y sus familias”. Ordenó que se colgaran banderas a mitad de asta en honor a las víctimas.

Long estuvo armado con una Glock 21, un calibre .45 diseñada para contener 10 rondas más en la cámara, según el alguacil. Pero tenía un cargador extendido, una capaz de contener más municiones, que es ilegal en California, explicó Dean.

El asesino también desplegó un dispositivo de humo, reportó un agente de ley a The Associated Press. El funcionario no estaba autorizado para discutir la investigación públicamente y habló bajo condición de anonimato.

Las autoridades llevaron a cabo una búsqueda en la casa de Long en Newbury Park, a unas 5 millas de la barra de Borderline, en busca de pistas sobre lo que lo provocó.

;nbsp;

“No hay indicios de que se dirigiera a los empleados, no hemos encontrado ninguna correlación”, señaló el alguacil. “Tal vez hubo un motivo para esta noche en particular, pero no tenemos ninguna información que nos lleve a eso”.

La Infantería de Marina comunicó que Long sirvió desde 2008 hasta 2013, ascendió al rango de cabo y fue enviado a Afganistán en 2010-11, recibiendo varias medallas y reconocimientos.

Las autoridades revelaron que no tenía antecedentes penales, pero Dean agregó que los agentes fueron convocados a su casa en abril, cuando los agentes lo encontraron enojado y actuando de manera irracional. El alguacil señaló que se les dijo a los oficiales que podría tener un trauma de estrés debido a su servicio militar. Un especialista en salud mental se reunió con él y no ordenó que fuera hospitalizado.

Tom Hanson, de 70 años, quien vive al lado de Long y su madre, mencionó el miércoles que llamóa la policía hace seis meses cuando escuchó “golpes fuertes” y gritos provenientes de la casa de los Long.

“Estaba preocupado porque sabía que él había estado en el ejército”, dijo.

 

Hanson reportó que el oficial del alguacil que llegó tomó información, pero nunca supo más de lo que pasó y no había hablado con Long desde entonces. Comentó que estaba “estupefacto” por el crimen.

El hombre armado era alto y vestía todo de negro con una capucha y la cara parcialmente cubierta, dijeron testigos a las estaciones de televisión. Primero disparó a un guardia de seguridad que estaba parado afuera, luego entró y abrió fuego contra miembros del personal y patrocinadores, destacó el alguacil.

El Sargento del alguacil, Ron Helus y un patrullero de carretera que pasaban llegaron a Borderline alrededor de las 11:20 p.m. En respuesta a varias llamadas al 911, “escuché disparos y entré”, dijo el alguacil.

Helus fue inmediatamente impactado con múltiples disparos, relató Dean. El patrullero sacó a Helus, luego esperó cuando un equipo SWAT y muchos más oficiales llegaron. Helus murió el jueves temprano en un hospital.

Para cuando los oficiales entraron de nuevo al bar, los disparos se habían detenido, según el alguacil. Encontraron 12 personas muertas en el interior, incluido el pistolero, que fue descubierto en el cargo y aparentemente se había disparado a sí mismo, aseguró el alguacil.

“No hay duda de que salvaron vidas al entrar allí y enfrentarse con el criminal”, comentó Dean, quien estaba programado para retirarse el viernes. Elogió al oficial asesinado, un amigo cercano, como un héroe: “Fue allí para salvar a la gente y pagó el precio final”.

Además de los muertos, otra persona resultó herida por disparos, y otras 15 sufrieron heridas leves por saltar por la ventana o sumergirse debajo de las mesas, señalaron las autoridades.

La gente en el bar huyó de todas las salidas, rompieron ventanas y se escondieron en el ático y los baños, destacó el alguacil.

“Desafortunadamente, nuestros jóvenes, la gente de los clubes nocturnos, han aprendido que esto puede suceder, y piensan en eso. Afortunadamente, ayudó a salvar muchas vidas que huyeron de la escena tan rápidamente”, dijo.

Los disparos de cualquier tipo son extremadamente raros en Thousand Oaks, una ciudad de alrededor de 130 mil personas a unos 40 kilómetros de Los Ángeles, al otro lado de la línea del condado.

The Borderline, que incluye un gran salón de baile junto con varias áreas más pequeñas para comer y beber, estaba celebrando sus “Noches universitarias” cuando se produjo el ataque.

Nick Steinwender, presidente del cuerpo estudiantil de Cal Lutheran, le dijo a KTLA-TV que inmediatamente comenzó a recibir mensajes sobre el tiroteo, y él y su compañero de habitación fueron a la escena para ofrecer traslados al campus y apoyo moral.

“Va a ser un día muy sombrío”, afirmó Steinwender. “Sé que aún no tenemos todos los detalles, pero ya sabes, parece que es un ataque a nuestra comunidad. Creo que va a ser algo en lo que tendremos que unirnos y avanzar”.

El bar también está cerca de varias otras universidades, entre ellas, la California State University Channel Islands en Camarillo, Pepperdine University en Malibu y Moorpark College en Moorpark.

Cole Knapp, un estudiante de primer año en Moorpark, dijo que estaba dentro de la barra cuando comenzaron los disparos, pero al principio pensó que era “solo alguien con un M-80, solo una especie de broma”. Luego asegura que vio al tirador, vestido de negro que se cubría, una sudadera negra y sosteniendo una pistola.

“Traté de hacer que la mayor cantidad de personas se cubriera”, admitió Knapp. “Había una salida justo a mi lado, así que pasé por ahí, esa salida conduce a un patio donde la gente fuma, los de afuera realmente no sabían lo que estaba pasando. Ahí hay una cerca, así que dije: “Todos salten esa cerca lo más rápido que puedan”, y los seguí”.

Reportó que avisó a un oficial de patrulla de carreteras que estaba deteniendo a alguien cerca.

“Le grité: ‘¡Ahí hay un tirador!’, se mostró un poco incrédulo, luego vio que hablaba en serio”, relató Knapp. Le informó que tenía amigos que no habían sido contabilizados.

Tayler Whitler, de 19 años, mencionó que estaba en la pista de baile con sus amigos cerca cuando vio al pistolero disparar y escuchó gritos de “¡Abajo!”

“Fue realmente, realmente, impactante”, le dijo Whitler a KABC-TV mientras estaba de pie junto a su padre en el estacionamiento. “Parecía que él sabía lo que estaba haciendo”.

El oficial del alguacil asesinado era un veterano de 29 años de la fuerza con una esposa y un hijo y planeaba retirarse el próximo año, informó el alguacil, conteniendo las lágrimas.

“Ron era un sargento del alguacil dedicado que estaba totalmente comprometido”, expresó Dean, “y esta noche, como le dije a su esposa, murió como un héroe porque fue a salvar vidas”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like