Muestra diversidad la segunda clase de la facultad de medicina de la UNLV

La visita al médico comenzó como lo hace normalmente Kathie Vélez.

Acompañó a su madre a la cita de dermatología para que fuera su traductora, como lo había hecho desde la infancia, pero Vélez se fue con una nueva aspiración profesional.

“He estado en diferentes visitas al médico con ella antes, y este doctor fue muy paciente con ella; fue muy amable”, afirmó Vélez, ahora de 27 años. “Fue muy profesional y solo hizo que mi madre se sintiera muy cómoda, y para que ella se sienta lo suficientemente segura como para hacer contacto visual con él, hacer preguntas … pensé, ‘quiero ser como él’”.

Vélez, quien estudiaba negocios internacionales en la UNLV en ese momento, cambió de rumbo y comenzó a seguir al Dr. Johnnie Woodson.

“Con el tiempo vi cómo era con los pacientes”, dijo Vélez. “Me encantó que le encantara hablar con sus pacientes, conocerlos. Y cosas de las que no estaba seguro, volvería a su oficina, buscaría libros de texto, buscaría tratamientos. Todo ese acertijo de la medicina es lo que me intrigó”.

Comenzará a armar las piezas del rompecabezas ella misma como miembro de la segunda clase de la facultad de medicina de la UNLV.

Ella y otros 59 estudiantes comienzan los estudios el lunes.

“Estoy lista”, aseguró Vélez la semana pasada. “Estoy esperando nuevos desafíos”.

La escuela de medicina se inauguró en julio de 2017 con su clase chárter, que finalizó los estudios de primer año el mes pasado.

Y aunque la primera cohorte contaba con puntajes competitivos en la Prueba de Admisión a la Universidad de Medicina y un GPA impresionante, la segunda clase es ligeramente superior: el GPA promedio de los aceptados es de 3.8, y la puntuación promedio de MCAT es de 509. La cantidad de solicitudes que la escuela recibió la segunda vez también es un poco más alta: de mil 170, en comparación con algo más de 900 con la primera clase.

Los oficiales de la escuela finalmente entrevistaron a 293 estudiantes y continuaron su estrategia de considerar y seleccionar estudiantes de Nevada o aquellos con vínculos con el estado.

“Desde mi punto de vista, este es un grupo de niños que trabajaron arduamente para estar aquí”, señaló el Dr. Sam Parrish, decano asociado senior de asuntos estudiantiles y admisiones de la Facultad de Medicina. “Lo que ha sido más característico en mis interacciones con ellos es que todos tienen una motivación personal para querer hacer esto”.

Parrish dijo que algunos de los estudiantes provienen de entornos económicamente desfavorecidos, donde las únicas visitas al médico ocurrieron en las salas de emergencia, y casi la mitad son estudiantes universitarios de primera generación. Todos los estudiantes han experimentado retrocesos personales, han aprendido de los errores y son resilientes, destacó.

“Creo que son justo lo que estamos buscando”, confesó.

Además, la diversidad de la clase refleja la de la comunidad más grande del campus, la ciudad y el estado: siete estudiantes son afroamericanos y siete son latinos, lo que representa el 23 por ciento de la clase. Ambos grupos se consideran poco representados en medicina.

“Estamos reclutando estudiantes para que sean entrenados como médicos que reflejen las comunidades a las que van a servir”, dijo Parrish. “Es una de las cosas en nuestra misión. Si vas a servir a una comunidad diversa, necesitas un grupo diverso de estudiantes, es algo que buscamos desde el principio”.

Es algo que Vélez, una latina, también estaba buscando.

Cuando comenzó sus cursos de pre-medicina en la UNLV, no vio muchas personas que se parecían a ella en las clases de ciencias y matemáticas.

“Estoy en una de las universidades más diversas de la nación; ¿Cómo puede ser esto posible? Hay tantos latinos en Las Vegas”, recuerda pensar.

Su frustración se convirtió en acción y formó la organización Future Latinos in Medicine.

“Hice la primera para estudiantes como yo … estudiantes latinos que tienen una educación común donde podemos unirnos y hablar sobre nuestras luchas compartidas”, argumentó. “Cuando quieras hacer algo, necesitas tener algo de confianza en ti mismo, una cierta sensación de ‘puedo lograrlo’. Porque si no lo haces, entonces nunca comenzarás, y no te aplicarás realmente al proceso”.

Crear la organización, que ahora cuenta con aproximadamente 25 miembros, es un ejemplo de cómo ha vivido su vida y cómo espera continuar haciéndolo mientras estudia para obtener su título de médico.

“Todo lo que hice ha sido una especie de causa y efecto”, describió. “Veo un problema y necesito encontrar una solución, porque no puedo dejar de pensar en ello, no puedo ignorarlo”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like