83°F
weather icon Clear

Mujer de Las Vegas acusada de asesinato por la muerte por enfermedad de su madre

A los que vieron a Judith Howe, incapaz de hablar o cuidar de sí misma, les parecía obvio que necesitaba ver a un médico.

De acuerdo con una orden de arresto, su compañera de cuarto, las amigas de su hija y los invitados a la casa le comentaban “casi todos los días” a la hija de Judith, que su salud deteriorada requería atención médica. Un amigo común se lo mencionó a la hija cerca de Navidad 2017 y nuevamente después del año nuevo, mencionó la orden judicial.

Sandy Howe, de 50 años, que tenía poder legal y se encargó de cuidar a su madre, respondería una y otra vez que su madre enferma no necesitaba un médico, dijo la orden.

La compañera de cuarto, que había estado sin pagar alquiler con los Howes desde noviembre de 2015 a cambio de ayudar a cuidar a Judith, anunció que se había hartado el 26 de marzo de 2018, detalla la orden judicial. Después de que le dijeran repetidamente que no podía llevar a Judith Howe a un médico, la compañera de cuarto se mudó y fue a la policía.

“(La compañera de cuarto) dijo cuando miró a Judith, que no podía comunicarse verbalmente, que sus ojos parecían comunicarle que tenía tanto dolor que quería morir”, escribió un detective en la orden judicial.

Judith Howe, de 73 años, murió el 16 de abril de 2018 en el hospital Nathan Adelson, informó la oficina forense del Condado de Clark.

Y el sábado, los oficiales del Departamento de Policía Metropolitana arrestaron a su hija por cargos de asesinato, abuso de una persona mayor con la muerte o daños corporales o mentales sustanciales y negligencia de una persona mayor con la muerte o daños físicos o mentales sustanciales.

Los investigadores acusan a Sandy Howe de no proporcionarle a su madre la atención adecuada que necesitaba como paciente de Alzheimer no verbal postrada en cama. Al citar los registros financieros, alegan que Sandy Howe utilizó el ingreso mensual de su madre para pagar sus propios gastos en Walmart, tiendas de artículos para mascotas y casinos. No encontraron pagos por ayuda médica o seguro de salud, señaló la orden.

Judith Howe murió por complicaciones de negligencia en la atención médica, como úlceras, neumonía y caquexia (síndrome de desgaste), con la enfermedad de Alzheimer como una condición importante, indicó la oficina forense. Su muerte fue determinada como homicidio.

Una autopsia reveló que Judith estaba cubierta de escaras, una de las cuales era tan grave que su columna vertebral estaba expuesta.

“(Judith Howe) murió porque Howe no llevó a su madre al médico, a pesar de que los funcionarios del hospital le dijeron en mayo de 2015 que necesitaba estar en un asilo de ancianos; que necesitaba atención médica domiciliaria; y que Howe necesitaba hacer un seguimiento con los médicos para promover el bienestar médico de su madre”, escribió el detective.

La anciana Howe fue hospitalizada durante seis días a partir del 7 de mayo de 2015 y recibió tratamiento por varios problemas renales, deshidratación, daño cerebral, una infección del tracto urinario y la enfermedad de Alzheimer, se lee en la orden judicial. El personal del Centro Médico del Hospital Desert Springs le dijo a Sandy Howe que su madre estaba en riesgo de tener llagas y que tendría que ser colocada en un asilo de ancianos en el futuro, le entregaron un folleto con recursos comunitarios y números de contacto, señala la orden judicial.

Más tarde, un investigador recogió el folleto durante la búsqueda autorizada en abril de 2018. La columna vertebral estaba rígida, como si no se hubiera enderezado, anotó el investigador.

La compañera de habitación le reportó a la policía que informó a Sandy Howe que vio una escara en febrero de 2018, pero la hija le respondió que trataría la herida con remedios homeopáticos y ungüentos de venta libre. Los productos parecían empeorar la lesión y siguieron saliendo más llagas, pero Sandy Howe “continuó negándose a buscar atención médica para su madre”.

Después de que la compañera de habitación llamó a las autoridades el 26 de marzo de 2018, los paramédicos y la policía se presentaron en su casa en la cuadra 4800 de la avenida Monterrey, cerca de Flamingo Road y Boulder Highway. Los paramédicos notaron que Judith Howe tenía una escarapela que parecía no haber sido cicatrizada, demanda la orden.

Los paramédicos le dijeron a Sandy Howe que creían que su madre tenía una fiebre leve y una infección del tracto urinario, pero la hija rechazó una ambulancia y dijo que llevaría a su madre al hospital al día siguiente.

Nunca lo hizo, ni mencionó las ennegrecidas y gangrenosas llagas que su madre había desarrollado, escribieron los investigadores.

“La omisión intencional de Howe a los socorristas sobre las llagas en sus caderas y sacro tiende a sugerir que estaba ocultando su existencia para continuar viviendo del ingreso de su madre o para evitar el arresto/procesamiento por descuidarla”, puntualiza la orden judicial.

Los detectives regresaron a la casa el 2 de abril de 2018 y llamaron a una ambulancia para Judith Howe porque tenía una “necesidad obvia” de ayuda médica. Sandy Howe nuevamente prometió llevar a su madre al médico al día siguiente y “nos rogó que no la lleváramos” al hospital.

En una entrevista con los investigadores, Howe dio explicaciones inconsistentes sobre lo que sabía de las llagas de su pariente y cuándo se enteró, culpó a la ex compañera de habitación por sus llagas.

A Howe se le negó la libertad bajo fianza en una audiencia en la corte del lunes por la mañana. Su audiencia preliminar está programada para el 30 de julio, según los registros judiciales.

Ella no tenía un abogado nombrado en los registros judiciales.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.