Multado propietario de Las Vegas con 72 mil 900 dólares por usar Airbnb sin licencia

El Ayuntamiento de Las Vegas impuso $72 mil 900 en multas el miércoles a un propietario que alquiló una casa en sitios web de alquiler de vacaciones sin una licencia de la ciudad, enviando un fuerte mensaje a las personas que hacen caso omiso de las nuevas reglas de alquiler a corto plazo.

Las multas se derivan de 138 días de actividad de alquiler sin licencia a través de Airbnb y HomeAway en 1925 Avenida Silver, que incluyen $69 mil en multas diarias por alquiler sin licencia y $3 mil 900 en tarifas de inspección fallidas. El propietario es Neu Nili, de acuerdo con los registros de la ciudad.

El dueño de la casa recaudó más de $108 mil en ingresos, y la ciudad perdió casi $16 mil en impuestos de la habitación, informó la Supervisora de Cumplimiento de Códigos de la ciudad: Vicki Ozuna.

La fuerte multa destacó una brecha entre los funcionarios de la ciudad sobre las reglas de alquiler a corto plazo que el consejo aprobó el año pasado. La concejal Michele Fiore dijo que apoya volver a examinar las regulaciones para las propiedades que se alquilan por menos de 30 días.

“Un municipio tiránico no va a funcionar, especialmente para mí”, agregó.

El administrador municipal Scott Adams comentó que no puede dar la espalda “a una violación de ley”.

“No quiero que mi personal se meta en una situación en la que se les pida que ignoren la ley en la adjudicación de sus deberes”, afirmó.

Finalmente, el consejo votó 5 a 0 para autorizar al personal de la ciudad a presentar un gravamen sobre la propiedad. La alcaldesa Carolyn Goodman se abstuvo y reportó que vive cerca.

Entre las restricciones más controvertidas está que los alquileres a corto plazo no pueden estar a menos de 660 pies de distancia en la ciudad sin una exención.

Julie Davies, que enseña un curso de alquiler a corto plazo en el Colegio del Sur de Nevada, destacó que el propietario solicitó un permiso con la ciudad, pero a otro dueño de casa a menos de 660 pies se le otorgó primero un permiso.

“Estoy cansado de escuchar una historia triste tras otra de personas que están pasando por los aros y son derribadas”, manifestó Davies.

La ciudad cobra mil dólares por un permiso.

 

LO MÁS RECIENTE

You May Like