Agobian pugnas y rencillas al equipo de Trump

WASHINGTON (AP) — Hacía días que el presidente electo Donald Trump no aparecía en público cuando entró a un lujoso restaurante de Nueva York entre aplausos de los comensales. La salida imprevista con la familia marcó un fuerte contraste con las maquinaciones en la trastienda, indicio de una transición con problemas a medida que aparecen y desaparecen los nombres de candidatos a los puestos principales.

Nadie se preocupe, insinuó Trump en un tuit el martes por la noche: “Proceso muy organizado en curso mientras decido sobre gabinete y muchos otros puestos. ¡Solo yo sé quiénes son los finalistas!”

Antes de la cena en el restaurante 21 Club en Manhattan, Trump -quien se desvió del protocolo al dejar atrás a su contingente de prensa- se reunió con el jefe de su equipo de transición, el vicepresidente electo Mike Pence, pero había pasado un día más sin anuncios para el gabinete.

Afloran las tensiones en el proceso. Los aliados de Trump expresaron públicamente sus conjeturas acerca de los posibles nombramientos. El ex legislador Mike Rogers, una voz republicana influyente en cuestiones de seguridad nacional, abandonó el equipo. Y un aparente descuido burocrático detuvo momentáneamente la capacidad del equipo Trump de coordinar con la Casa Blanca.

Parecía que el ex alcalde neoyorquino Rudy Giuliani apuntaba a la secretaría de Estado. Pero el equipo de transición estaba revisando los trabajos de Giuliani con gobiernos extranjeros como consultor privado, lo cual podría demorar su nombramiento o desplazarlo a otro puesto, según una persona al tanto del asunto pero no autorizada a hablar públicamente.

Giuliani fundó su firma Giuliani Partners in 2001, y ayudó a empresas a nombre de gobiernos extranjeros como los de Qatar, Arabia Saudí y Venezuela. También fue asesor de TransCanada, que intentó construir el polémico oleoducto Keystone XL, y ayudó al fabricante del analgésico OxyContin a resolver una disputa con la agencia antidrogas DEA.

Un funcionario de Trump dijo que John Bolton, ex embajador ante la ONU, seguía en carrera para encabezar el Departamento de Estado. Bolton tiene larga experiencia en política exterior, pero sus posiciones belicistas provocan algún temor: en una columna de opinión en el New York Times en 2015 propuso bombardear Irán para detener el programa nuclear.

El empresario Carl Icahn reveló en Twitter, luego de conversar con el presidente electo, que Trump tenía en estudio al ex banquero de inversiones Steve Mnuchin y al inversor multimillonario Wilbur Ross para encabezar los departamentos del Tesoro y Comercio.

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, encabezó las operaciones de transición durante meses hasta que fue desplazado por Pence la semana pasada. Esto afectó la coordinación de Trump con la Casa Blanca. Apenas el martes por la noche Pence firmó un memorando de entendimiento para facilitar la interacción entre su equipo y el gobierno del presidente saliente Barack Obama. Christie había firmado el documento, pero el ascenso de Pence invalidó su gestión.

Las distintas fracciones del equipo Trump “están luchando por el poder”, dijo una persona allegada a la transición que, como las demás fuentes, insistió en no ser identificada por no estar autorizada a hablar públicamente sobre el proceso.

En verdad, Trump creó dos centros de poder en la Casa Blanca antes de su investidura. Designó al presidente del Comité Nacional Republicano Reince Priebus secretario general de la Casa Blanca y al empresario periodístico provocador Steve Bannon su principal estratega, pero dijo que eran “socios parejos”. Su yerno Jared Kushner también tiene una función crucial en la transición, lo cual acrecienta la incertidumbre acerca de quién toma las decisiones.

Pace informó desde Washington. Contribuyeron a este despacho los periodistas de Associated Press Jonathan Lemire, Jill Colvin, Josh Lederman, Robert Burns y Erica Werner.

Eventos

You May Like