Aumenta el número de universidades que se declaran santuarios para indocumentados

Universidades y colegios universitarios en varios estados del país evalúan la posibilidad de declararse santuarios para proteger a sus estudiantes indocumentados en medio de presiones de parte de grupos defensores de los inmigrantes y amenazas de autoridades si lo hacen.

El movimiento por los ‘campus santuarios’ comenzó días después de la elección de Donald Trump como presidente de EEUU, ante el temor de los estudiantes indocumentados de que el mandatario entrante cumpla su promesa de cancelar las acciones ejecutivas migratorias del presidente Barack Obama y deportar a los 11 millones de inmigrantes indocumentados radicados en el país en un plazo de 18 meses.

Una semana después de las elecciones miles de estudiantes en más de 100 universidades en todo el país marcharon pidiendo a sus instituciones convertirse en santuarios.

En términos generales, el que una universidad se declare santuario implica que no debe cooperar con la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE) ni dejar entrar a los recintos universitarios a agentes en busca de indocumentados y tampoco compartir información de sus estudiantes con las autoridades.

Entre las instituciones que ya han dejado clara su intención de declararse santuarios están la Universidad de Nueva York (NYU), que la semana pasada anunció planes para darle protección y ayuda financiera a sus estudiantes, y la Universidad Wesleyan, en Connecticut, que especificó que no ayudará a las autoridades federales a deportar estudiantes.

La semana pasada el Connecticut College, una institución privada, también declaró que protegerá a sus estudiantes de potenciales amenazas de las autoridades.

Las dificultades que tendrían los ‘campus santuario’ para proteger a estudiantes indocumentados

En una carta a la comunidad universitaria, su presidenta, Katherine Bergeron, dijo que en caso de que las autoridades migratorias pidan información sobre sus estudiantes, aun con orden judicial, la institución “puede y utilizará todos los medios para defender a nuestros estudiantes indocumentados ahora y en el futuro”.

En Nuevo México -el estado con el mayor porcentaje de residentes hispanos en Estados Unidos-, el Colegio Comunitario de Santa Fe también se declaró santuario la semana pasada y el presidente de la Universidad de Nuevo México, Bob Frank, dijo que los asesores legales de la institución que preside están analizando cómo convertirse en santuario luego de recibir una carta con más de 900 firmas el mes pasado pidiéndole el estatus.

Defensores de los derechos de los inmigrantes en California, Georgia, Illinois, Minnesota y Texas también presionan a sus universidades públicas y privadas para que brinden refugio a sus estudiantes de situación migratoria irregular, también conocidos como ‘dreamers’.

En California, la Universidad de California anunció que no proveerá sin orden judicial información confidencial de sus estudiantes a agentes federales que estén buscando a inmigrantes indocumentados, ni dará información alguna para elaborar registros nacionales basados en raza, religión y origen nacional.

You May Like