70°F
weather icon Partly Cloudy

Biden anuncia acuerdo sobre el paquete de medidas de política interior: “Hagámoslo”

WASHINGTON — El presidente Joe Biden declaró el jueves que había alcanzado un “marco económico histórico” con los demócratas en el Congreso sobre su amplio paquete de medidas de política interior, un acuerdo muy reñido pero drásticamente reducido que se anunció justo antes de que partiera para las cumbres en el extranjero.

Las declaraciones de Biden en la Casa Blanca se produjeron después de que viajara al Capitolio para defender ante los demócratas de la Cámara de Representantes el todavía robusto paquete de medidas nacionales (1.75 billones de dólares en servicios sociales y programas contra el cambio climático) que la Casa Blanca cree que puede ser aprobado por el Senado al 50 por ciento.

“Cambiará fundamentalmente la vida de millones de personas para mejor”, dijo Biden sobre el acuerdo, que deseaba con insistencia antes de las cumbres mostrar al mundo que la democracia estadounidense aún funciona

“Hagamos esto”.

Junto con un proyecto de ley de infraestructuras bipartidista de casi un billón de dólares que se dirige a las votaciones finales posiblemente tan pronto como el jueves, Biden reivindicó un logro doméstico que sigue el modelo de los de Franklin Roosevelt y Lyndon Johnson.

“Necesito sus votos”, les dijo antes Biden a los legisladores, según una persona que pidió anonimato para hablar de sus comentarios privados.

Biden estaba ansioso por tener un acuerdo en la mano antes de partir hacia las cumbres mundiales. Pero, en el mejor de los casos, se marchó con un marco de trabajo mientras los detalles aún se estaban cerrando. El paquete revisado perdió algunas de las principales prioridades, lo que frustra a muchos demócratas, ya que las ambiciones del presidente dejan paso a las realidades políticas de un Congreso estrechamente dividido.

La licencia familiar pagada y los esfuerzos para reducir los precios de los medicamentos recetados han desaparecido por completo del paquete, lo que provocó la indignación de algunos legisladores y defensores.

Sin embargo, hay una larga lista de otras prioridades: La gratuidad de la educación preescolar para todos los niños, la ampliación de los programas de atención a la salud (incluyendo el lanzamiento de una nueva prestación de 35 mil millones de dólares en audífonos para los beneficiarios de Medicare) y 555 mil millones de dólares para hacer frente al cambio climático.

También hay una prórroga de un año del crédito fiscal para el cuidado de los niños que se puso en marcha durante el rescate de COVID-19 y nuevas subvenciones para el cuidado de los niños. Otros 100 mil millones de dólares para reforzar el sistema de inmigración y tramitación fronteriza podrían elevar el paquete global a 1.85 billones de dólares si se supera la normativa del Senado.

Dado que el apoyo incluso para el paquete reducido sigue siendo un problema, Biden dijo al salir del Capitolio: “Creo que vamos a estar en buena forma”.

Al menos uno de los principales opositores, la senadora demócrata por Arizona Kyrsten Sinema, adoptó un tono similar: “Deseo que esto se haga”.

Sin embargo, otro de los que se resisten, el senador Joe Manchin, demócrata por West Virginia, se mostró menos comprometido: “Todo esto está en manos de la Cámara Baja ahora mismo”.

Los dos demócratas han reducido casi por sí solos el tamaño y el alcance de la gran visión de su partido.

Tras meses de negociaciones, el proyecto de ley de Biden sigue siendo uno de los más amplios de su clase en una generación, basado en los programas del New Deal y Great Society. La Casa Blanca lo califica como la mayor inversión de la historia en materia de cambio climático y la mayor reforma del sistema de salud del país en más de una década.

En su reunión con los legisladores en el Capitolio, Biden dijo que quería tener los avances en la mano cuando llegue a Roma para una cumbre global para mostrar a los líderes mundiales, incluidos los de Rusia y China, que las democracias aún funcionan, según los asistentes a la reunión privada.

“Estamos en un punto de inflexión”, dijo Biden. “El resto del mundo se pregunta si podemos funcionar”.

Y dijo que no es “una hipérbole decir que las mayorías de la Cámara de Representantes y del Senado y mi presidencia estarán determinadas por lo que ocurra en la próxima semana”.

En un momento dado, Biden “pidió un voto entusiasta sobre su plan”, dijo el representante Richard Neal, demócrata por Massachusetts.

En dos ocasiones, en el transcurso de la hora de reunión, los legisladores demócratas se pusieron en pie y comenzaron a gritar: “¡Voten, voten, voten!”, dijo el representante Gerald Connolly, de Virginia.

La propuesta de Biden se pagaría imponiendo un nuevo impuesto adicional del cinco por ciento sobre los ingresos superiores a 10 millones de dólares al año e instituyendo un nuevo impuesto mínimo de sociedades del 15 por ciento, manteniendo sus planes de no tener nuevos impuestos sobre los que ganan menos de 400 mil dólares al año, dijeron los funcionarios.

Los ingresos para ayudar a pagar el paquete también provendrían de la revocación de algunos de los recortes de impuestos de 2017 de la administración Trump, junto con el aumento de la aplicación de los evasores de impuestos por parte del IRS. Biden se comprometió a cubrir todo el costo del plan, asegurando que no se acumule en la carga de la deuda.

Pero el marco no es todavía el texto legislativo completo, que los legisladores y ayudantes advirtieron que aún no ha sido acordado por los legisladores.

La representante Pramila Jayapal, demócrata por Washington, líder de la bancada progresista, dijo que la presentación del nuevo marco “mostrará un tremendo impulso. Pero queremos ver el texto real porque no queremos confusiones ni malentendidos”.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que Biden pidió a la Cámara Baja que votara el jueves. Queda pendiente el proyecto de ley de infraestructuras, de un billón de dólares, que ya fue aprobado por el Senado pero que se enredó en las deliberaciones sobre el proyecto de ley más amplio.

Los progresistas han estado reteniendo su apoyo al proyecto de ley de carreteras y puentes como palanca hasta que tengan un compromiso sobre un acuerdo para el paquete más amplio de Biden que prefieren. Ese proyecto de ley de un billón de dólares tiene como fecha límite el domingo, cuando los fondos rutinarios para el transporte corren el riesgo de expirar.

“Cuando el presidente se baje de ese avión, queremos que tenga un voto de confianza de este Congreso”, le dijo Pelosi a los legisladores.

“No”, dijo la representante Rashida Tlaib, demócrata por Michigan, acerca de permitir que se apruebe el proyecto de ley de infraestructura más pequeño.

La representante Cori Bush, demócrata por Misuri, compartió su propia historia de ganar “centavos” en un trabajo de bajo salario y de luchar para pagar el cuidado de sus niños y dijo que los demócratas tienen una oportunidad “a nuestro alcance” para asegurar que los electores tengan algo mejor.

“Necesitamos que ambos proyectos de ley vayan juntos. Y eso no lo tenemos ahora mismo”, dijo Bush. “Me siento un poco embaucada porque esto no era lo que pensaba que iba a llegar hoy”.

Para impulsar su gran paquete de medidas en el dividido Senado, Biden necesita el apoyo de todos los demócratas, sin que le sobren votos. La Cámara de Representantes también está dividida con un margen de pocos votos.

Los dos senadores demócratas que se resisten, Manchin y Sinema, tienen ahora un enorme poder, ya que decidirán esencialmente si Biden podrá o no cumplir las principales promesas de campaña de los demócratas.

Sinema ha sido fundamental para empujar a su partido a la promesa de deshacer los recortes de impuestos de los republicanos en 2017, obligando a los demócratas a adoptar un enfoque diferente al de simplemente aumentar las tasas máximas de individuos y corporaciones.

Y la resistencia de Manchin forzó serios recortes a un plan de energía limpia y la eliminación total de la licencia familiar pagada. Insistió en que hubiera requisitos de trabajo para los padres que recibieran los nuevos subsidios para el cuidado de sus niños.

Al mismo tiempo, los progresistas lograron una prioridad clave: la propuesta del independiente de Vermont Bernie Sanders de ofrecer prestaciones de audífonos a los beneficiarios de Medicare. Sin embargo, sus ideas de incluir también la atención dental y oftalmológica quedaron fuera.

Otros programas de salud ampliados se basan en la Affordable Care Act, financiando subsidios para ayudar a las personas a comprar pólizas de seguro y cobertura en los estados que rechazaron el programa Obamacare.

En general, el nuevo paquete también prepara las batallas políticas de los próximos años. El crédito fiscal para el cuidado de los niños expira junto con las elecciones de mitad de periodo del próximo año, mientras que gran parte de la financiación de la atención de la salud expirará en 2025, asegurando un tema de campaña antes de las próximas elecciones presidenciales.

Los republicanos se oponen mayoritariamente al paquete. A pesar de una serie de plazos, los demócratas han sido incapaces de cerrar el acuerdo entre ellos.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Identifican el primer caso de la variante Ómicron en EE.UU. en un viajero

Estados Unidos registró el miércoles su primer caso confirmado de la variante Ómicron (en un viajero vacunado que regresó a California tras un viaje a Sudáfrica) mientras los científicos de todo el mundo se apresuran a establecer si la nueva versión mutante del coronavirus es más peligrosa que las anteriores.

 
Biden firma una ley de infraestructuras de 1.2 bdd

Se espera que Nevada reciba cuatro mil millones de dólares para financiar proyectos de infraestructura en la legislación.

Biden nomina a Frierson para fiscal de EE.UU. en Nevada

WASHINGTON.- El presidente Joe Biden nominó el viernes 12 de noviembre de 2021 al presidente de la Asamblea de Nevada, Jason Frierson, como el próximo fiscal de Estados Unidos para el estado.

Polémica relacionada a una histerectomía

WASHINGTON.- La Corte Suprema se niega a entrar en un caso que involucra los derechos de las personas transgénero y deja en vigor una decisión de un tribunal inferior contra un hospital católico que no permitiría que un hombre transgénero se hiciera una histerectomía allí.

Empresas deberán pagar ausencias por vacunación

WASHINGTON.- El Gobierno Federal exigirá a las empresas con al menos 100 trabajadores que paguen el tiempo que se ausenten sus empleados para vacunarse contra el COVID-19, así como las ausencias por enfermedad si deben recuperarse de los efectos de las vacunas, dijo un funcionario de la administración Biden.