61°F
weather icon Clear

Cámara de Representantes y Senado podrían aprobar diferentes proyectos de ley de emergencia para inmigrantes hoy

WASHINGTON – Los líderes demócratas en la Cámara de Representantes propusieron requisitos un poco más estrictos para el cuidado de los niños refugiados sin acompañantes mientras intentaban aprobar un proyecto de ley de fondos de emergencia de 4 mil 500 millones de dólares para hacer frente a la crisis humanitaria que involucra a las miles de familias migrantes detenidas tras cruzar la frontera entre los Estados Unidos y México.

Legisladores y asesores dijeron que las concesiones, y una iniciativa amplia propuesta por líderes destacados como la presidenta de la Cámara Nancy Pelosi, demócrata por California, probablemente resulten en un recuento ganador cuando la medida sea sometida a votación el martes, a pesar de las reservas persistentes entre los demócratas hispanos y liberales.

El Senado espera votar sobre una medida complementaria diferente, y bipartidista, este mismo martes, a medida que las cámaras compiten para concluir la obligada legislación para finales de la semana. Muchos representantes demócratas dicen que las estipulaciones de la versión del Senado destinadas a ayudar a los niños migrantes no son lo suficientemente fuertes. Los demócratas de la Cámara Baja que buscaban cambios se reunieron el lunes con Pelosi, y los legisladores que salieron de una reunión matutina del caucus apoyaron la legislación.

El representante Darren Soto, demócrata por Florida, dijo que la medida demócrata financiaría totalmente la atención a los migrantes y “garantizaría que tratemos a estos niños inmigrantes con dignidad como lo haría cualquier otro gran país”.

Casa Blanca podría rechazar proyecto de ley de la Cámara

La Casa Blanca está amenazando con vetar el proyecto de ley de la Cámara de Representantes, diciendo que la medida paralizaría los esfuerzos de seguridad fronteriza de la administración y plantearía nuevos interrogantes sobre el destino de la legislación.

Los cambios dados a conocer el martes requerirían que el Departamento de Seguridad Nacional estableciera nuevos estándares para el cuidado de los niños inmigrantes no acompañados y un plan para garantizar que haya traductores adecuados que auxilien a los migrantes en sus tratos con las autoridades policiales.

Muchos niños detenidos que ingresan a los EU desde México han sido retenidos en condiciones difíciles, y el director de Operaciones de Aduanas y Protección Fronteriza, John Sanders, declaró la semana pasada a The Associated Press que han muerto niños después quedar bajo el cuidado de la agencia. Afirmó que las estaciones de la Patrulla Fronteriza albergan a 15 mil personas, más del triple de su capacidad máxima de 4 mil.

Se acerca el receso del 4 de julio

El Congreso planea abandonar Washington en unos pocos días para un receso de una semana con motivo del del 4 de julio. Si bien los legisladores no quieren irse sin actuar en cuanto a la legislación por temor a ser acusados ​​de no responder a los problemas humanitarios en la frontera, parece poco probable que el Congreso tenga tiempo de enviar a Trump un compromiso entre el Senado y la Cámara de Representantes antes del final de la semana.

En una carta el lunes que amenazaba con el veto, funcionarios de la Casa Blanca dijeron a los legisladores que se oponían a que el paquete de la Cámara Baja careciera de dinero para las camas que la agencia federal de Inmigración y Control de Aduanas necesita para poder detener a más inmigrantes. Los funcionarios también se quejaron en la carta de que el proyecto de ley no incluía dinero para reforzar la seguridad fronteriza, incluidos fondos para construir el muro en la frontera propuesto por Trump.

“Hay vidas en juego”, afirmó el representante Tony Cárdenas, demócrata por California. Declaró que Estados Unidos ha sido “el estándar de oro” en el trato a los refugiados que huyen de países peligrosos, “y no creo que debamos poner en riesgo eso en absoluto”.

“Impedir que los niños mueran”

La reunión quizá haya ayudado a aliviar las quejas demócratas. La representante Alexandria Ocasio-Cortez, demócrata de Nueva York, dijo a los reporteros antes de la reunión que se opondría al proyecto de ley, pero después dejó abierta la puerta y dijo: “Me opongo a la situación en la que estamos, pero mi principal objetivo es impedir que los niños mueran”.

Gran parte del dinero de la legislación ayudaría a atender a los migrantes en un momento en que los funcionarios federales dicen que sus agencias se han visto abrumadas por la afluencia de migrantes y se están quedando sin fondos.

“Esto es estrictamente un complemento que responde a una crisis humanitaria que se está produciendo en este momento”, dijo la representante Lucille Roybal-Allard, demócrata por California, una de los autores del proyecto de ley. Afirmó que el lenguaje en la medida limita el uso de los fondos para “alimentos, ropa, mejores instalaciones de refugio, etc.”.

La discusión en uno y otro sentido en torno a la medida sobre los gastos se produjo mientras los principales demócratas del Congreso criticaban a Trump por amenazar con deportaciones de migrantes de costa a costa.

Durante el fin de semana, Trump tuitéo que le daría al Congreso dos semanas para resolver “los problemas de asilo y resquicios” a lo largo de la frontera con México. “Si no, ¡comienzan las deportaciones!”, escribió en su cuenta de Twitter.

El presidente había advertido anteriormente que pronto habría una búsqueda a nivel nacional de “millones” de personas que viven ilegalmente en los Estados Unidos, incluidas familias. Se suponía que las redadas comenzarían el domingo, pero Trump dijo que las pospuso.

Pelosi declaró que las amenazas de redadas eran “deplorables” cuando se le preguntó al respecto en un evento sobre inmigración el lunes en Queens, Nueva York.

“Está fuera del círculo del comportamiento humano civilizado, simplemente derribar puertas, dividir familias y el resto de eso además de las injusticias que están sucediendo en la frontera”, dijo.

‘Amenazas escalofriantes, desagradables, odiosas’

En el Senado, el líder de la minoría Chuck Schumer, demócrata de Nueva York, describió las amenazas de Trump como “escalofriantes, desagradables y odiosas” y dijo que el presidente “parece mucho más cómodo aterrorizando a las familias inmigrantes” que abordando los problemas de inmigración.

“Quiero decir, Dios mío, ¿amenazar con separar a los niños de sus padres como un ficha de negociación? Esa es la definición misma de la insensibilidad”, dijo Schumer.

No está claro exactamente lo que Trump, quien comenzó su postulación para la reelección en 2020, quiere decir respecto a los cambios de asilo y resquicios. Hace tiempo que intenta restringir el número de personas a las que se les permite ingresar a los Estados Unidos después de solicitar asilo e imponer otras restricciones, una vía que ha seguido desde que comenzó su búsqueda de la presidencia hace años. Sus amenazas de deportación se produjeron mientras las autoridades se han visto rebasadas por el enorme aumento de migrantes que cruzan la frontera hacia los Estados Unidos en los últimos meses.

Durante años, los demócratas y los republicanos no han podido encontrar un terreno intermedio en materia de inmigración que pueda ser aprobado por el Congreso. Parece poco probable que de pronto encuentren una solución en un plazo de dos semanas.

———

La corresponsal de AP en el Congreso Lisa Mascaro y los redactores de Associated Press Andrew Taylor y Colleen Long contribuyeron a este artículo.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.