73°F
weather icon Clear

El secretario del Trabajo Acosta renuncia en medio del escrutinio del acuerdo con Epstein

WASHINGTON – El secretario del Trabajo, Alex Acosta, renunció el viernes por la mañana.

El asediado miembro del gabinete, que había estado bajo fuego durante toda la semana por un acuerdo de culpabilidad de 2008 que había negociado cuando era fiscal de los Estados Unidos que resultó en una escasa sentencia de 13 meses para el súper millonario delincuente sexual Jeffrey Epstein, hizo el anuncio acompañado por el presidente Donald Trump, cuando este estaba a punto de abordar el Marine One.

Trump elogió a Acosta como “un gran secretario de trabajo, no uno bueno”, que lo había llamado el viernes por la mañana para renunciar.

Decisión de Acosta, dice Trump

“Fue él, no yo”, dijo Trump sobre la renuncia de Acosta. En cuanto al acuerdo de no prosecución de Epstein, Trump declaró:

“Él hizo un acuerdo con el que la gente estuvo contenta y luego, 12 años después, no están contentos con el mismo”.

Acosta, hijo de refugiados cubanos que asistió a Harvard y a la Escuela de Derecho de Harvard, explicó que su decisión se debía a su creencia de que no era “correcto ni justo para esta administración” tener el caso de Epstein como foco de atención.

‘Confianza temporal’

“Los puestos del gabinete son de confianza temporal. Sería egoísta para mí permanecer en este puesto”, señaló Acosta. Quería que su departamento se enfocara en la fuerte economía de la nación.

La renuncia de Acosta entrará en vigor dentro de una semana a partir de hoy. El subsecretario Patrick Pizzella actuará como secretario de trabajo en funciones.

Pizzella, que una vez trabajó para el cabildero caído en desgracia Jack Abramoff, es considerado más pro-empresas que Acosta.

El martes, cuando aumentaron las solicitudes para la renuncia de Acosta, Trump dijo a la prensa que consideraba a Acosta un “excelente” secretario del Trabajo.

Al día siguiente, a instancias de Trump, Acosta celebró una conferencia de prensa de una hora en la que respondió preguntas sobre el acuerdo de 2008 que parecía extremadamente generoso después de que el Fiscal de Nueva York Geoffrey Berman diera a conocer una acusación de dos cargos que podría llevar a Epstein a prisión por 45 años si es condenado. Epstein se ha declarado inocente.

Acosta respondió preguntas sobre el acuerdo de no acusación, del cual argumentó que evitó que las más de 30 víctimas menores de edad declararan contra Epstein y exigió que Epstein admitiera su culpabilidad.

“¿Cómo se sopesan esos dos si ir a juicio es visto como una tirada de dados?”, dijo Epstein refiriéndose al primero. “El objetivo aquí era sencillo: poner a Epstein tras las rejas; asegurar que fuera registrado como delincuente sexual”.

Pero sus respuestas no fueron acordes con una serie del Miami Herald, “Perversion of Justice” (Perversión de la justicia), y la conclusión de un juez federal en febrero de que el equipo de Acosta violó la Ley de Derechos de las Víctimas de Delitos al ocultar el acuerdo de no procesamiento y al engañar a las víctimas sobre la posibilidad de que procesaran a Epstein.

El juez federal Kenneth Marra también criticó el acuerdo por otorgar inmunidad a los posibles conspiradores adicionales.

Cuando se le preguntó sobre la inmunidad ampliada en la conferencia de prensa del jueves, Acosta respondió: “El enfoque realmente está en el actor principal. Y ahí es donde estuvo adecuadamente nuestro enfoque”.

El jueves, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, tuiteó una petición solicitando la renuncia de Acosta, y argumentó: “Como fiscal, se suponía que Acosta debía reivindicar a las jóvenes víctimas de la trata de personas; en cambio, violó su confianza y desechó su evidencia para proteger a su abusador”.

Después del anuncio, el candidato presidencial Beto O’Rourke tuiteó: “Acosta protegió a un depredador infantil. Tuvo que renunciar, pero nunca debió haber sido designado. Trump conocía la historia de Acosta cuando lo nominó. Y el Senado republicano lo sabía cuando lo confirmó. Debemos responsabilizarlos a todos”.

Cuando los reporteros le preguntaron a Trump sobre su declaración de 2002 a la revista New York Magazine de que Epstein era un “tipo estupendo”, Trump dijo que los dos se pelearon hacía años y que había habido un enfriamiento cuando otros neoyorquinos y floridanos se codearon con el financiero. Trump agregó: “Te demuestra una cosa, que tengo buen gusto”.

Trump remitió a la prensa a una declaración hecha por el novelista James Patterson, quien escribió un libro de no ficción “Filthy Rich” sobre Epstein, su vecino de Palm Beach.

En Fox News esta semana, Patterson confirmó que se había enterado de que Trump había prohibido a Epstein la entrada a Mar-a-Lago después de que Epstein se había comportado de manera inapropiada con mujeres jóvenes.

“Trump estaba disgustado con Epstein”, dijo Sam Nunberg, asesor de la campaña de Trump en 2016, al Review-Journal. “Se pueden decir muchas cosas sobre Donald, pero Donald estaba disgustado” con la búsqueda de Epstein de mujeres jóvenes. Aunque Trump había sido “displicente” en su referencia a que a Epstein le gustaban las mujeres hermosas “más jóvenes”, para Trump joven “significa veinteañeras”.

La senadora Kamala Harris, demócrata de California, ex fiscal y aspirante a la presidencia, no tuvo compasión con Acosta. “Dejó ir a este tipo con nada más que una simple palmadita en la mano”, dijo Harris a The View. Reconoció que es difícil poner a las víctimas menores en el estrado, “pero se hace todos los días”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.