Neon Museum al borde de una gran expansión a lo largo de Las Vegas Boulevard

El Neon Museum se está preparando para duplicar su presencia en el famoso Las Vegas Boulevard al arrendar un centro cultural cerrado de la ciudad de Las Vegas por un dólar al año.

El centro pasaría a llamarse Ne10, una combinación del símbolo químico y el número atómico del neón.

El plan para el vacío Reed Whipple Cultural Center, que según los funcionarios de la ciudad elevará el corredor cultural, será impulsado por una subvención de la ciudad de 2.2 millones de dólares propuesta para apoyar las operaciones.

El museo abrió sus puertas en 2012, un monumento a la señalética vintage de Las Vegas y tiene un plan para los próximos 30 años, comenzando con hacerse cargo de Reed Whipple para lanzar una galería interior, demostraciones de artesanías de neón, aulas, oficinas y almacenes, dijo el martes el director ejecutivo Rob McCoy. El centro está cerrado desde el verano de 2016.

La parte trasera del estacionamiento del centro cultural se convertiría efectivamente en el tercer centro de exhibición de neón para la organización sin fines de lucro, que se suma a su principal Neon Boneyard y la Galería Neon Boneyard North.

El miércoles, el Ayuntamiento de Las Vegas considerará arrendar Reed Whipple al museo por tres años. El acuerdo incluye una opción por 27 años adicionales.

Pero Reed Whipple, nombrado así por un banquero fiscalmente conservador de Las Vegas quien prestó servicios en la Comisión de la Ciudad de Las Vegas a partir de 1947, está en mal estado y necesita algunas mejoras. Se espera que la primera fase de reconstrucción extensa comience en agosto y que cueste alrededor de 3.1 millones de dólares, según McCoy, quien afirmó que la expansión será asistida por la subvención de 2.2 millones de dólares de la ciudad.

La fase quedaría terminada en el primer trimestre del próximo año.

“Es un gran acuerdo”, mencionó el concejal Cedric Crear, cuyo Distrito 5 abarca el museo y su expansión planificada.

Crear indicó el martes que la expansión del museo es perfecta para su distrito, al que llama el “epicentro cultural de la ciudad”. Pero la vacante de tres años del edificio Reed Whipple contradice esa reputación.

“Si miras el edificio y observas lo que ocurrió, no hay duda de que la plaga crea más plaga”, señaló, explicando la renta nominal propuesta.

La aprobación marcará el comienzo de la era de “Neón 2020”, con el edificio Reed Whipple como la pieza central.

La nueva vida del centro cultural

En el centro cultural, el museo agregará 32 mil pies cuadrados a sus operaciones, esencialmente duplicando su huella en el bulevar, según McCoy.

El acuerdo propuesto resuelve dos problemas para el museo: el teatro de ocho mil pies cuadrados del centro proporcionará el espacio de exhibición interior “que nos ha faltado”, aseguró McCoy, y el tercer Boneyard aliviará la congestión en su sitio existente, donde está “simplemente lleno hasta el tope”con más de 200 letreros, lo cual dificulta agregar más.

Para controlar aún más la saturación, McCoy aclaró que se planean cuadrículas de 30 pies para el edificio principal del museo, primero en el lado norte y luego en el este, para permitir que ciertos letreros de neón se muestren en plataformas elevadas debido a que el crecimiento hacia afuera está restringido.

McCoy manifestó que la presencia del museo en ambos lados de la calle no solo mejoraría el vecindario, sino que también indicaría un gran desarrollo para el llamado corredor cultural, que incluye el cercano Museo de Historia Natural y el Viejo Fuerte Mormón de Las Vegas.

“En un año a partir de ahora, esto se verá como un Boulevard de Las Vegas completamente diferente”, afirmó.

Crear: la construcción es “demasiado histórica como para no ser reutilizada”

El edificio se inauguró en 1963 como una iglesia dirigida por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Se vendió a Las Vegas en 1970 y se usó como un ayuntamiento temporal durante dos años. Durante más de cuatro décadas, sirvió como un espacio para las artes y la cultura.

Pero la historia reciente del centro ha sido tenue. Para el año 2011, la ciudad recomendó su cierre, apuntando a problemas presupuestarios. Cuando un grupo de teatro juvenil partió ese verano después de 30 años, permaneció vacante hasta que la Compañía Shakespeare de Las Vegas fue inaugurada el año siguiente.

Luego, en 2014, la compañía de teatro se mudó al área de la Plaza de la Ciudad con un plan de renovación de 45 millones de dólares.

Con el tiempo, se han realizado esfuerzos para preservar el edificio, ubicado en 821 Las Vegas Blvd. North y designarlo como un hito histórico. En una propuesta de agosto de 2018 para la preservación histórica desde el Centro de Diseño del Centro de la Ciudad de la UNLV a la ciudad, los proponentes reportaron los robos y la amenaza de perder el edificio ante algún incendio.

Crear argumentó que el edificio es “demasiado histórico como para no ser reutilizado”, recordando los días que pasó cuando era niño mirando programas allí. En el Museo Neón, él ve a un inquilino apropiado y aún a mejores vecinos “que han demostrado una buena historia de proporcionar un producto de primera clase”.

Para fines de junio, según McCoy, el museo habrá tenido 250 mil visitantes durante el año fiscal, cerca del 90 por ciento de los cuales son turistas. De ellos, tres cuartas partes se hospedan en el Strip.

“Estamos trayendo cuerpos, ojos y dólares al centro”, declaró.

El centro de visitantes del museo, ubicado en el antiguo La Concha Motel, era similar al edificio Reed Whipple en arquitectura y antigüedad, por lo que los líderes de los museos están “bastante seguros de que podemos encargarnos de esta nueva inversión”.

El Neon Museum alquila un espacio en la propiedad de Las Vegas Review-Journal en Bonanza Road.

Lease Agreement for the Reed Whipple Cultural Center by Las Vegas Review-Journal on Scribd

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like