Nevada ocupa el último lugar en preparación para desastres de salud pública

Otra pieza del sistema de atención médica de Nevada, su capacidad para responder a una crisis de salud pública, está atrayendo atención no deseada.

Un informe de la Fundación Robert Wood Johnson publicado la noche del lunes halló que Nevada estaba empatada para peor entre los estados de EE.UU. en preparación para desastres de salud, incluidos brotes de enfermedades, desastres naturales y terrorismo.

El mayor problema del estado: proporcionar atención, particularmente atención de salud mental, durante y después de un desastre como el tiroteo del 1 de octubre, que mató a 58 y dejó cientos de heridos.

Glen Mays, director del programa National Security Security Preparedness Index de la fundación, dijo que eso se debe principalmente a que no hay suficientes profesionales de la salud en Nevada para manejar la creciente población, lo que hace que su puntaje del índice de entrega de atención médica baje 7.5 por ciento de 2016 a 2017.

El puntaje general del estado de 6.4 lo empató con Alaska para peor en la nación. El puntaje se calcula sobre 140 medidas agrupadas en seis categorías y 19 subcategorías. Nevada obtuvo un puntaje superior al promedio nacional en vigilancia de la seguridad de la salud y en las subcategorías de seguridad alimentaria y del agua, monitoreo biológico y pruebas de laboratorio.

Aún así, el puntaje de Nevada está disminuyendo a la hora de brindar atención, especialmente en salud mental, que registró la mayor disminución, 55.3 por ciento, desde 2016.

(Wes Rand/Las Vegas Review-Journal)

Es una tendencia preocupante, afirmó Mays, y hasta cierto punto, está sucediendo en todo el país.

“Hay muchas demandas en nuestro sistema de atención médica para las necesidades diarias de atención médica, y hemos tenido muchos cambios en nuestro sistema de atención médica de los últimos cinco o seis años”, informó.

Se estaba refiriendo a la cobertura de atención médica ampliada de Medicaid, que ha otorgado a más de 200 mil personas de Nevada sin acceso a la atención. Pero la disponibilidad de profesionales capacitados y sistemas de salud no se ha mantenido al ritmo de la creciente población asegurada, notificó Mays, creando una escasez de trabajadores de la salud y servicios que tomarán tiempo y dinero en eliminarse.

Según el informe, el estado fue designado área de escasez de profesionales de salud mental en 2017 por la Administración de Recursos y Servicios de Salud federales por primera vez desde que la fundación lanzó su sistema de puntaje de índice en 2013.

La creciente demanda es, al menos en parte, atribuible al tiroteo del 1 de octubre, destacó Catherine O’Mara, directora ejecutiva de la Asociación Médica Estatal de Nevada.

“Sé que toma mucho tiempo curar ese tipo de trauma y seguir adelante, así que me preocupa que no tengamos suficientes proveedores”, explicó O’Mara.

Invertir en el futuro

Además de contratar a más profesionales de la salud en todo el estado, Mays agregó que Nevada podría mejorar su preparación para casos de desastre fortaleciendo las comunicaciones entre los servicios médicos de emergencia, hospitales y hogares de ancianos.

“Eso es algo relativamente de bajo costo que el estado y las comunidades pueden hacer”.

La División de Salud Pública y Conductual del estado implementó programas de incentivos, entre ellos el Cuerpo Nacional de Servicios de Salud, el Cuerpo de Enfermeras y el Cuerpo de Servicios de Salud de Nevada, para mitigar la escasez de proveedores, detalló la vocera Martha Framsted en un correo electrónico el martes.

Y la clase inaugural de la facultad de medicina de la UNLV está en camino de completar su primer año de instrucción.

“Creo que continuar invirtiendo en educación médica, en el norte y en el sur, y desarrollar programas de residencia son realmente importantes para invertir y rastrear nuevas oportunidades aquí”, concluyó O’Mara.

Add Event

You May Like