Niños latinos enfrentan más desafíos que el resto de la población

Representantes de Nevada Kids Count, Center for Business and Economic Research from the Lee Business School at UNLV, y Children’s Advocacy Alliance, realizaron una conferencia para presentar un informe de la Fundación Annie E. Casey, enfocado en los distintos desafíos que enfrentan hijos de padres inmigrantes en el ‘Estado de Plata’.

Este fue el segundo informe publicado por dicha fundación, el primero fue en el año 2014. La investigación de este 2017 muestra que en Nevada existen ciertas disparidades significativas en los niños de origen latino, nativos indígenas y afroamericanos.

La conferencia se realizó el miércoles 25 de octubre en el Centro Comunitario Cambridge. Los encargados de exponer la información fueron Stephen M. Miller (Center for Business and Economic Research, Nevada KIDS COUNT, UNLV); Tiffany Tyler (My Brother’s Keeper), Laura Barrera (Boyd School of Law/Immigration Clinic, UNLV); Sylvia Lazos (Boyd School of Law/Education, UNLV); y Denise Tanata (Children’s Advocacy Alliance).

De acuerdo con la información expuesta durante el evento, Nevada está avanzando lentamente en oportunidades para niños prevenientes de las minorías. La Fundación Annie E. Casey dice que en el estado estos menores enfrentan obstáculos en cuanto a educación, salud y economía en comparación con otros infantes de la entidad.

Los niños provenientes de familias inmigrantes representan el 36.4 por ciento del total en Nevada, además cerca del 19 por ciento (13,000) de los infantes y jóvenes inmigrantes son beneficiarios de la Acción Diferida de los Llegados en la Infancia (DACA), tema político que continúa sin una resolución favorable para ellos en el Congreso de la nación.

Los participantes en la conferencia dijeron que gran parte de estos menores carecen de apoyo familiar, lo que les impide obtener cierta estabilidad económica. El informe denominado ‘Race for Results’ también indica que los infantes afroamericanos son los menos propensos de los grupos étnicos en graduarse de la preparatoria a tiempo, ya que cerca de un 56 por ciento no lo logra.

Los afroamericanos también son los menos propensos a vivir en familias con ingresos superiores al 200 por ciento de las pautas federales de pobreza. Mientras que los niños latinos son los menos propensos a vivir en un hogar que tenga a un jefe de familia con al menos un certificado de preparatoria, el 64 por ciento no cuenta con ello.

El informe destaca distintas propuestas/sugerencias políticas, algunas de ellas son:

* Asegurar que los derechos de los padres no sean interrumpidos o interrumpidos inapropiadamente. En caso de que los niños ingresen al sistema de bienestar infantil, se deben aplicar las mejores prácticas estándar que requieren involucrar a los padres en la toma de decisiones y priorizar las colocaciones con los familiares.

* Brindar servicios cultural y lingüísticamente apropiados a las familias y fomentar asociaciones con organizaciones que sirven a los inmigrantes para compartir recursos y proveedores de cuidado de entornos culturales similares.

*Establecer escuelas como lugares seguros para todos los niños fuera del alcance de los agentes de Inmigración y Control de Aduanas sin permiso especial o una orden judicial.

*Abordar las necesidades de cuidado temprano y educación de los niños en familias inmigrantes, así como sus necesidades culturales y lingüísticas en esos primeros años y en todo el sistema escolar K-12.

*Crear un sistema de financiación escolar que financie mejor a las escuelas con un gran número de estudiantes del idioma inglés.

*Proporcionar cobertura de atención médica a los hijos de inmigrantes que residen legalmente. Expandir el acceso a todos los niños independientemente de su estado migratorio.

*Conectar a las familias inmigrantes con programas públicos, como créditos fiscales, asistencia alimentaria, vivienda, cuidado de niños o seguro de salud para niños, trabajando con comunidades de inmigrantes que prestan servicios para inscribir a las familias elegibles.

*Aprobar leyes que permitan el permiso pagado y trabajar con los empleadores para desarrollar políticas flexibles de programación que puedan ayudar a todas las familias.

Los puntos anteriores fueron proporcionados por la organización Children’s Advocacy Alliance en base al informe ‘Race for Results’.

Para más información visite

www.aecf.org y www.caanv.org

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like