Nisman llamó tres veces a un exagente de inteligencia argentina antes de morir

La Fiscalía a cargo de la investigación de la muerte de Alberto Nisman detectó llamados desde el móvil del fiscal a un teléfono a nombre de Antonio “Jaime” Stiuso, exjefe de operaciones de la Secretaría de Inteligencia de Argentina, según informaron fuentes judiciales.

“Del entrecruzamiento de los llamados telefónicos efectuados desde y hacia la línea Nextel a nombre de Alberto Nisman, se desprende que las reiteradas comunicaciones recibidas al abonado, cuya titularidad se informó que corresponden al ingeniero Stiuso, fueron efectuadas desde el número del fallecido fiscal”, informó en un comunicado la fiscal del caso, Viviana Fein.

El comunicado aclara que “el registro que obra en el expediente detalla las comunicaciones entrantes y salientes”, pero “no refleja el contenido”.

La Fiscalía informó de que “se están evaluando las condiciones con las que llevará a cabo la declaración del ingeniero Stiuso, para resguardar la integridad personal del testigo”.

Stiuso, quien colaboraba con Nisman en la investigación del atentado en 1994 contra la mutualista judía AMIA, fue relevado días atrás por el Gobierno de guardar el secreto en relación a sus actividades de inteligencia para que pueda ser indagado.

Según la investigación, Nisman mantuvo contacto telefónico con una línea a nombre de Stiuso un día antes de su muerte.

Por esta razón, la ministra de Seguridad, Cecilia Rodríguez, envió una nota a la fiscal Viviana Frein, diciéndole que considera necesario y oportuno brindar custodia a Stiuso ‘en virtud de las trascendencia pública que ha tomado su persona’.

El Gobierno señala al exagente como instigador de una maniobra que llevó a Nisman a presentar, cuatro días antes de su muerte, una denuncia contra la presidenta Cristina Fernández por presunto encubrimiento de los iraníes acusados por el ataque a la AMIA, en el que murieron 85 personas.

Lea: Miles de argentinos marchan por la muerte de Alberto Nisman.

Hasta ahora el único imputado en el caso es Diego Lagomarsino, el informático que trabajaba con el fiscal y que le entregó el arma que acabó con su vida y fue hallada junto a su cadáver.

Según detalló la Fiscalía en su comunicado, “el disparo fue efectuado en la zona temporal derecha, ubicado a tres centímetros por encima de la inserción del pabellón auricular” y “se estableció que el orificio de entrada fue de un diámetro de seis milímetros”.

Por otra parte, la fiscal informó que el pasado viernes se iniciaron los peritajes de carácter histopatológicos y de cotejo de ADN sobre las uñas de Nisman.

Nuevo peritaje revela más detalles de su muerte

En tanto, un nuevo peritaje confirmó que la bala que mató a Nisman ingresó por encima de su oreja derecha con una “trayectoria ligeramente ascendente”, compatible con una lesión auto infligida, según informaron fuentes de la investigación.

La bala atravesó el cráneo con una trayectoria de menos de 30 grados, sin orificio de salida, provocando lo que se conoce como “tatuaje de pólvora” (huella provocada por la deflagración y el calor), según detallaron fuentes de la investigación citadas por la agencia oficial Télam.

Según expertos consultados por la misma agencia, el arma no estaba colocada directamente sobre la sien sino ligeramente más atrás (aunque la investigación ya aclaró que el disparo se realizó a menos de un centímetro de distancia), por lo que será determinante averiguar si el tiro se realizó con la pistola de frente o ligeramente de costado para constatar la hipótesis del suicidio.

La fiscal de la causa, Viviana Fein, estima que para el próximo día 18 estarán listos los resultados del examen toxicológico realizado al cadáver.

Nisman, encargado de la causa sobre el atentado contra la mutualista judía AMIA que dejó 85 muertos en 1994, murió de un disparo en la sien en circunstancias aún no aclaradas cuatro días después de haber presentado una denuncia contra la presidenta, Cristina Fernández, por presunto encubrimiento de terroristas iraníes.

El caso ha generado conmoción en Argentina y también un escándalo político que perjudica al Gobierno.

Para hoy está previsto que comience una nueva prueba para determinar si había restos de pólvora en el cadáver de Nisman, luego de que el primer test diera negativo.

En este nuevo procedimiento participarán dos especialistas designados por la familia de Nisman, que se presenta como querellante particular en la causa.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like