No irá de costa a costa; ¿qué tan largo será muro de Trump?

La Casa Blanca insiste en que la propuesta de construir un muro a lo largo de la frontera con México avanza a buen paso a pesar de la resistencia en el Congreso. Lo que no dice es cuál es la nueva visión del muro.

La promesa de construir un “muro grande y hermoso” y hacer que México pague por él fue uno de los grandes caballitos de batalla de Trump durante la campaña electoral. Generó la idea de una estructura imponente a lo largo de los 3.200 kilómetros (2.000 millas) de la frontera, demasiado alta y sólida como para que alguien intente atravesarla ilegalmente.

Pero desde que asumió la presidencia, sus colaboradores han dejado en claro que eso no será lo que se construirá. “No será de mar a mar”, expresó el secretario de Seguridad Nacional John Kelly a legisladores.

¿Qué tan largo será, entonces? ¿Y qué tan grueso, comparado con las vallas actuales? La respuesta no está clara.

Días después de asumir el 20 de enero, Trump firmó un decreto disponiendo la construcción de un “muro físico a lo largo de la frontera sur”. Esa orden ejecutiva, no obstante, no daba detalles ni decía cuánto costaría el muro ni cómo se financiaría.

En los últimos meses, los líderes de las dependencias del gobierno que estarán involucradas en el proyecto han atenuado las promesas de campaña.

El secretario del Interior Ryan Zinke reconoció en marzo algunas de las complicaciones que enfrentaría un muro a lo largo de toda la frontera. Dijo que consideraciones físicas y geográficas hacen que el proyecto resulte “complejo en algunas áreas”, incluidas partes del río Bravo y un parque nacional de Texas remoto y elevado.

Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional, a cargo de la licitación, han dicho en varias oportunidades que no saben qué extensión total tendrá el muro al final de cuentas ni cuánto costará.

Kelly dijo que el gobierno quiere comenzar a construir al menos 119 kilómetros (74 millas) de muro en Texas y cerca de San Diego, que reemplazará una valla que lleva varios años allí.

Indicó que se comenzará a construir en los sectores que las autoridades de la frontera digan son los más porosos. En una comparecencia ante la comisión presupuestaria del Senado el mes pasado dijo que partes del nuevo muro serán una valla transparente, similar a las construidas bajo los gobiernos de George W. Bush y Barack Obama.

Hay mucha construcción en la frontera con México. A simple vista, daría la impresión de que se está levantando el muro de Trump. Pero no es así.

Las vallas bajo construcción en pequeños tramos de la frontera en el Sunland Park de Nuevo México y en Naco, Arizona, son parte de una vieja iniciativa para reemplazar alambres de púas instalados hace décadas.

Se espera que en los próximos meses comience en San Diego la construcción de prototipos de muros nuevos, tanto sólidos como transparentes. El Departamento de Seguridad Nacional tiene suficiente dinero para los prototipos… y nada más.

Se espera que el gobierno elija las firmas que construirán los prototipos el mes que viene.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like