Nueva York permitirá pasar la cuarentena por ébola en casa

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que los trabajadores de la salud que hayan estado en contacto con pacientes con ébola, pero no muestren síntomas del virus, podrán regresar a sus hogares aunque estarán obligados a permanecer ahí mientras son monitoreados por los funcionarios estatales de salud.

Las declaraciones del gobernador Cuomo distancian los procedimientos de cuarentena de los aún implementados en Nueva Jersey, que han sido objeto de gran escrutinio después de la retención el fin de semana de una enfermera que no mostró síntomas de Ébola. Kaci Hickox, quien regresó de Sierra Leona después de trabajar con Médicos Sin Fronteras, se ha celebrado en el aislamiento en un sitio conectado a un hospital de Nueva Jersey.

Cuomo mencionó que la nueva política de Nueva York está más en línea con los de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Dijo que las personas que están en cuarentena en sus hogares serán capaces de interactuar con miembros de la familia, mientras que los funcionarios de salud llegarán sin previo aviso dos veces al día para controlar su salud, de acuerdo con The New York Times.

Abundando en los procedimientos, Cuomo dijo que los trabajadores de la salud que hayan estado en contacto con pacientes de ébola, pero no muestran síntomas del virus mortal pueden regresar a sus hogares, pero se verán obligados a permanecer allí mientras son monitoreados por los funcionarios de salud estatales para descartas los síntomas. Agregó que los que están siendo monitoreados pueden interactuar con amigos y familia.

Obama criticó las fuertes medidas sobre el ébola

Desde que el pasado viernes los estados de Nueva York y Nueva Jersey anunciaron por sorpresa que aislarían a cualquier persona que llegase a sus aeropuertos tras haber estado en contacto con enfermos de ébola, las dudas sobre esa medida extraordinaria (a la que también se ha sumado Illinois) no han hecho más que crecer.

El presidente Barack Obama, consideró el domingo que la imposición de ciertas medidas puede “disuadir innecesariamente” al personal médico de ofrecerse para combatir el ébola en África occidental, aunque no mencionó las cuarentenas establecidas en tres estados.

En un comunicado, la Casa Blanca añade que “las medidas (contra el ébola) deben reconocer que los trabajadores de salud son un elemento indispensable del esfuerzo para liderar la comunidad internacional para contener y acabar con esta epidemia en su lugar de origen, y deben diseñarse de modo que no disuadan innecesariamente a esos trabajadores de servir” como voluntarios para ese fin.

La primera afectada por ese protocolo, la enfermera Kaci Hickox, que ya el sábado se había quejado del trato recibido a su llegada a EEUU, dijo a la cadena CNN que el aislamiento “es un extremo realmente inaceptable y creo que mis derechos humanos básicos se han violado”.

Hickox llegó el viernes al aeropuerto internacional de Newark (Nueva Jersey) y, pese a no presentar síntomas del virus, fue puesta en cuarentena en un centro de aislamiento en el hospital universitario de la ciudad.

Enfermera de NJ criticó al gobernador Chris Christie

Para la enfermera, que regresó a EEUU tras estar con Médicos Sin Fronteras en Sierra Leona y que ha dado negativo en las pruebas de ébola, es “inhumano” poner en una “prisión” a los sanitarios por el mero hecho de haber trabajado en países considerados de riesgo.

“Siento que el miedo está ganando ahora mismo, y cuando el miedo gana, todos perdemos”, dijo Hickox.

La enfermera arremetió, además, contra el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, por decir que estaba enferma después de presentar una temperatura más alta de la normal en un control en el aeropuerto, aunque después se descartó que tuviese fiebre.

“Lo siento, pero esas son declaraciones completamente inaceptables en mi opinión”, declaró Hickox, que insistió en que decir que “está enferma” es “categóricamente falso”.

Autoridades federales se suman a las críticas

Las críticas a Christie y a su homólogo de Nueva York, Andrew Cuomo, habían llegado también desde las autoridades federales.

El principal responsable del control de enfermedades infecciosas en el Gobierno, Anthony Fauci, advirtió de que las cuarentenas obligatorias pueden disuadir a muchos médicos de ofrecerse para combatir el ébola en África occidental.

“Hay otros pasos que se pueden dar para proteger a los estadounidenses basándose en las pruebas científicas y que no van necesariamente tan lejos como para tener las consecuencias imprevistas de desincentivar a los trabajadores de salud”, dijo en una entrevista en televisión.

Fauci recordó la posición del Gobierno de Obama de que la “mejor forma de detener la epidemia” de ébola “es ayudar a la gente en África occidental”.

“Eso se hace enviando a gente allí, no solo desde EEUU, sino desde otros lugares. Tenemos que tratar a la gente que vuelve (de la zona) con respeto” y no someterlos a medidas “draconianas”, declaró Fauci a NBC News.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like