Nuevo jefe de la LVCVA: la agencia debe ‘hacer lo que sea necesario para generar confianza’

Steve Hill, el nuevo director general de la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas (LVCVA), afirmó el lunes que el enfoque de la agencia respecto del gasto y otras prácticas comerciales no se ha mantenido “al ritmo de los tiempos”.

Los comentarios de Hill fueron los primeros en responder a una investigación del Las Vegas Review-Journal que encontró costos abundantes de alcohol, comidas y obsequios para miembros del personal; escoltas de seguridad frecuentes y transportes para el CEO retirado Rossi Ralenkotter; y la falta de controles sobre los regalos almacenados en la bodega de la agencia.

Además, los auditores de la LVCVA determinaron que Ralenkotter utilizó casi $17 mil en tarjetas de regalo financiadas por contribuyentes en viajes personales para él y su familia antes de ser atrapados y haber reembolsado a la agencia.

“No creo que la organización se haya mantenido al ritmo de los tiempos”, anunció Hill, declinando criticar a su predecesor. “Tenemos que hacer eso, y debemos hacer lo que sea necesario para engendrar la confianza no solo de los funcionarios electos, sino también de la industria, nuestros clientes y la comunidad”.

Hill se reunió el lunes con el comité editorial del Review-Journal para una amplia discusión sobre el futuro del turismo en Las Vegas, así como sobre los problemas descubiertos en la autoridad financiada con fondos públicos. Ralenkotter se retiró a fines de agosto. Hill, quien anteriormente se desempeñó como director de operaciones, ha liderado la agencia durante menos de dos semanas.

Se negó a especificar cualquier preocupación sobre el gasto en la agencia y no discutiría las investigaciones criminales y éticas en curso sobre el uso indebido de las tarjetas de regalo.

“No creo que sea apropiado para mí hablar sobre una investigación”, dijo.

Pero Hill indicó que ve problemas con la administración de la agencia.

“Debemos ser conscientes de lo que estamos haciendo”, afirmó. “Tenemos que ser transparentes al respecto, habrá momentos en los que no estemos de acuerdo en cuáles son nuestras decisiones, a veces, incluso, puedo pensar que ustedes tienen razón y reconsideraremos eso. Necesitamos tomar buenas decisiones, tenemos que ser transparentes sobre ellas y tenemos que infundir confianza en la organización”.

Hill también expresó que los empleados ya han abordado algunas de las malas prácticas expuestas en el Review-Journal. La agencia contrató a un nuevo director financiero y algunos nuevos miembros del personal de auditoría. El Oficial Principal de Finanzas recientemente instalado, Ed Finger, ha renovado el seguimiento de iPads, bolsas de golf y otros costosos obsequios en el almacén.

Hill mencionó que tampoco espera usar guardias de seguridad para choferes. El Review-Journal descubrió que Ralenkotter y el ex alcalde de Las Vegas y miembro de la junta directiva de la LVCVA, Óscar Goodman, un contratista que dirige el comité anfitrión de la agencia, regularmente usaban oficiales de seguridad para viajes al trabajo, hogar y eventos.

“No creo que sea necesario para mí utilizar seguridad para los paseos”, aseguró. “No sé qué situación se presentaría si eso sería lo correcto, pero si lo fuera, lo haría”.

Ralenkotter, quien recibió un contrato de consultoría por 18 meses y $270 mil para ayudar en la transición, no tendrá una oficina en la autoridad y está allí para ayudar a Hill a familiarizarse con el nuevo trabajo.

“Él sigue adelante con su vida”, admitió Hill. “Hubo una transición planificada de Rossi a mí que tenía la intención de ser más larga de lo que ha sido, por lo que tener a Rossi en esa transición es muy beneficioso”.

Hill se negó a decir si la junta le pidió a Ralenkotter que renunciara después de que saliera a la luz el escándalo de los viajes con tarjetas de regalo.

“Esa fue una conversación entre Rossi y la junta, por lo que tendrán que preguntarles”, agregó.

La junta de la LVCVA tiene programado votar el martes la compensación de Hill, pero mencionó que no sabe cuánto ganará. Ralenkotter obtuvo $862 mil en salario, bonificación y beneficios en 2017 y recibió un paquete de indemnización de $455 mil, incluido el contrato de consultoría.

Un estudio de compensación mostró que el salario promedio para los CEO de las agencias de marketing de destino es de $635 mil, anticipó Hill. Pero admitió que la mayoría de esos puestos no están financiados principalmente con dinero de impuestos.

“La junta considera que la posición debe estar llena de alguien que pueda desempeñarse en este nivel y ser compensado en ese mismo”, confesó.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like