79°F
weather icon Clear

Nuevo medicamento da esperanzas a una pareja en la lucha contra el Alzheimer, pero no sin controversia

Gary Robinson completa los pensamientos de su esposa Judy, su amor desde sus días de preparatoria en Los Ángeles, cuando se traba.

Cuando un reportero le pregunta cuántos años llevan casados, Judy, con ojos brillantes y una sonrisa radiante, se dirige a su marido. “¿Cincuenta y dos?”

“Cincuenta y cinco. ¿Ves cómo te ayudo?”, dice él riéndose.

Gary suele rellenar las lagunas de memoria de Judy, que padece la primera fase de la enfermedad de Alzheimer. Ahora suelen hacer la cena juntos, y Gary ayuda a Judy a seguir una receta que antes se sabía de memoria. Repasan la lista de cosas que Judy debe llevar al gimnasio. Como ella ya no puede conducir, él la lleva de compras.

Al principio de su matrimonio, la pareja crió a dos niños, un hijo y una hija, y se mudó por todo el país por el trabajo de Gary como director de proyectos de Bechtel. Judy trabajaba como higienista dental, un trabajo que le encantaba. Ahora, jubilados en Las Vegas, con la vida diaria centrada en la gestión de las actividades cotidianas y las tareas domésticas, son más equipo que nunca.

“Es una buena soldado”, dice Gary, que tiene 77 años. “Tú también”, responde Judy, de 78 años.

Elogia a su marido por ser complaciente, pero dice: “Echo de menos la independencia de poder salir e ir de compras sola. Pero si eso es lo peor de lo que tengo que preocuparme, no está mal”.

Gary ve un lado positivo en su enfermedad. “Me siento afortunado de poder ayudarla”, dice. “En muchos sentidos, es un regalo. Seguimos disfrutando el uno del otro”.

Judy espera que su memoria no empeore: “Quiero que sigamos… estando siempre el uno para el otro”.

Un medicamento pretende frenar el deterioro

Esta es la promesa que algunos médicos, grupos de defensa del Alzheimer, pacientes y sus familias ven en Aduhelm, el medicamento para el Alzheimer recientemente aprobado por Biogen: que ralentizará la pérdida de memoria y el deterioro de la función mental, dando a los pacientes más tiempo significativo con sus seres queridos.

Aduhelm, también conocido como aducanumab, es el primer medicamento contra el Alzheimer aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) en casi dos décadas. También es el primer medicamento aprobado que pretende hacer algo más que aliviar temporalmente ciertos síntomas de la enfermedad.

El anticuerpo monoclonal, que se administra mediante una infusión intravenosa mensual, ha demostrado en ensayos clínicos que reduce significativamente una placa pegajosa llamada beta-amiloide en el cerebro que es una característica de la enfermedad de Alzheimer.

Mucho menos claro, y muy debatido, es si el beta-amiloide es una causa central de la enfermedad de Alzheimer, o solo un síntoma, y si eliminarlo del cerebro hará mucho, o nada, para ayudar a los pacientes. Desde la aprobación del medicamento en junio, la controversia se ha intensificado.

Dado que el medicamento no invierte el curso del Alzheimer, puede proporcionar el mayor beneficio a los pacientes en las primeras fases de la enfermedad, la población en la que se probó. La FDA limitó su uso recomendado a pacientes con deterioro cognitivo leve, como Judy, o con demencia leve, una afección más grave.

La enfermedad pasa desapercibida

El deterioro cognitivo leve suele pasar desapercibido para un conocido de una persona con Alzheimer. Y el paciente no notará el deterioro, que es un rasgo de la enfermedad, explicó el doctor Aaron Ritter, neurólogo e investigador principal del ensayo EMERGE de Aduhelm en el Cleveland Clinic Lou Ruvo Center for Brain Health, en el centro de Las Vegas.

Suele ser un familiar el que pide cita en Ruvo para un ser querido cuando los cambios de comportamiento son lo suficientemente importantes como para que la persona ya no parezca fiable.

Ritter escuchará de un familiar: “No puedo confiar en que mi madre se asegure de que va a enviar los regalos a los nietos en la fecha correcta. O que se confundió con los impuestos que lleva haciendo 20 años”.

El estado de Judy salió a la luz tras una serie de accidentes de tránsito. En el primero, en 2014, se saltó un stop en una ruta conocida y tuvo un accidente, fracturándose los dos tobillos. Su médico pensó que había estado soñando despierta.

“Posteriormente al de 2014, tuvo dos accidentes menores”, dice Gary. Más preocupante que los daños en el coche (de 12 mil dólares, en uno de ellos) era “que no era tan consciente de los accidentes”.

Gary pidió cita para Judy en el Ruvo Center en 2016, donde le diagnosticaron un deterioro cognitivo leve. En abril de 2017, Judy se había inscrito en el ensayo EMERGE, en el que algunos participantes recibieron una dosis más alta de Aduhelm. El estudio fue doblemente ciego, lo que significa que ni Ritter ni los Robinson saben si Judy recibió inicialmente un placebo o el medicamento real.

Sin embargo, fue evidente que Judy había tomado Aduhelm en octubre de 2018, después de que la parte controlada por placebo del ensayo había terminado. Luego permaneció con el medicamento hasta marzo de 2019, cuando Biogen interrumpió abruptamente sus estudios cuando los resultados sugirieron que el medicamento no ralentizaba el deterioro.

Meses más tarde, tras un nuevo análisis de los resultados, Biogen volvió a pivotar, alegando que una nueva revisión de los datos indicaba que Aduhelm era eficaz cuando se administraba en dosis más altas. En octubre de 2019, la empresa anunció que buscaría la aprobación acelerada del gobierno federal para el uso del medicamento.

La aprobación es controvertida

El 7 de junio, la FDA aprobó Aduhelm en el marco de un proceso acelerado que puede utilizarse para medicamentos destinados a tratar enfermedades graves cuando no existen otras opciones. Este proceso también permite la aprobación antes de que se haya demostrado un beneficio claro, como fue el caso de Aduhelm.

Al aprobar el medicamento, la FDA citó la necesidad urgente de tratamientos para los más de seis millones de estadounidenses que padecen la enfermedad de Alzheimer.

“Aunque los datos del Aduhelm son complicados con respecto a sus beneficios clínicos, la FDA determinó que existen pruebas sustanciales de que Aduhelm reduce las placas de beta amiloide en el cerebro y que la reducción de estas placas tiene una probabilidad razonable de predecir beneficios importantes para los pacientes”, comentó la doctora Patrizia Cavazzoni, directora del FDA Center for Drug Evaluation and Research.

La FDA exige que se lleven a cabo ensayos sobre el medicamento y puede revocar su aprobación si las pruebas adicionales demuestran que el medicamento no funciona.

Sin embargo, los críticos de la decisión señalan que la FDA fue en contra del consejo de su propio panel asesor al aprobar el medicamento, que afirman no está probado y puede ofrecer falsas esperanzas a los pacientes y sus seres queridos. El medicamento tampoco está exento de riesgos, con efectos secundarios que pueden incluir pequeñas hemorragias cerebrales.

Lo que agrega combustible al debate es la incertidumbre sobre cómo los pacientes, las compañías de seguros o Medicare pagarán el medicamento, cuyo precio por Biogen es de 56 mil dólares al año. (El medicamento se proporciona de forma gratuita a los pacientes que se encuentran en ensayos clínicos). No está claro cuánto tiempo necesitaría un paciente para tomar el medicamento.

Como indicación de lo dividida que está la profesión médica respecto a Aduhelm, la Clínica Cleveland (la organización matriz del Ruvo Center) determinó que, aunque sus médicos individuales pueden recetar el medicamento, las infusiones, aparte de los ensayos clínicos, tendrán que hacerse en instalaciones externas.

Podemos ser agresivos y proactivos

El neurólogo declaró que no tiene acceso a los escaneos del cerebro de Judy ni a las pruebas que se realizaron como parte de los ensayos, una condición diseñada para evitar el sesgo en los estudios. Sin embargo, una prueba cognitiva de uso común que él le administró a Judy como su médico antes de que entrara en el ensayo, y de nuevo después de que se suspendiera, no mostró ningún descenso en sus puntuaciones.

La prueba, llamada Montreal Cognitive Assessment, o MOCA, pide al paciente que dibuje la cara de un reloj, por ejemplo, que identifique animales en un dibujo, que resuelva rompecabezas sencillos y que recuerde varias palabras durante un periodo de tiempo.

Gary notó una “ligera decadencia” en la memoria de su esposa durante la pausa de las pruebas cuando Judy no tomaba el medicamento. En una conversación telefónica con un primo, por ejemplo, Judy preguntó por un tío que había muerto varios años antes.

Ritter dijo que el estado de Judy se ha mantenido bastante estable desde su diagnóstico. Antes de la pausa en el ensayo, el medicamento pudo haber eliminado ya cantidades sustanciales de placa de su cerebro, conjeturó, lo que sería coherente con los resultados generales de los estudios.

“Ha tenido un declive mucho más lento de lo que hubiéramos esperado. Puedo afirmarlo con bastante seguridad”, dijo.

Ritter considera que la aprobación del medicamento es un importante paso adelante en el tratamiento de la enfermedad.

“Es la primera vez, en una persona como Judy, que podemos ser agresivos y proactivos con el enfoque médico de su enfermedad” y “atacarla lo antes posible”, mencionó.

Mucho en juego

Judy y Gary esperan que el medicamento signifique más días buenos para ellos.

“Estoy feliz”, afirma Judy. “Lo tengo” –a Gary– “Tengo a mis hijos. Tengo a mis perros”, un golden retriever y una mezcla de chihuahua y caniche. También se deleita con los colibríes que hacen sus nidos en el patio de su casa de Rancho Peccole, al oeste del Valle de Las Vegas.

“Funciono con normalidad, por lo que a mí respecta”, dice Judy. “Mi capacidad mental es la que considero normal. Mi rutina diaria parece bastante normal. Hago todas mis tareas y trabajos habituales en la computadora y leo. No parece que tenga ningún problema para hacer nada”.

Lo que sí le preocupa es perder su capacidad de comunicación, algo que sabe que puede ocurrir en las últimas fases del Alzheimer, y caer en la depresión a medida que avanza la enfermedad.

“La depresión se da en mi familia”, dice Judy. “Mi padre tuvo un problema con ella, y yo he tenido depresión en el pasado, ahora estoy muy, muy bien, creo.

“Suelo ser, creo, una persona muy optimista y quiero seguir siéndolo. Pero si empezara a sentir… que mi estado de ánimo se vuelve muy bajo… eso sería algo difícil de aceptar para mí”.

En cuanto a Gary, “me preocupa poder apoyar a Judy. Tengo miedo de que algún día, ella no me conozca … o a sus hijos”, dice, con la voz quebrada.

Esperan lo mejor.

“Tal vez esté actuando como avestruz, pero espero llegar a un cierto punto en el que siempre tenga mis facultades y mi capacidad para continuar mi vida más o menos como hasta ahora”, dice Judy.

“Ya veremos cómo va todo. Hay que tomar un día a la vez”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Extienden el TPS por 15 meses

El Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) se extendió por 15 meses para los portadores de El Salvador, Honduras, Nicaragua, Haití, Nepal y Sudán, debido a un litigio en curso en el caso Ramos vs. Mayorkas.

Resultados de estudiantes de Nevada descienden en dominio de inglés y matemáticas

Las escuelas de Nevada vieron fuertes descensos en las tasas de competencia en inglés y matemáticas el año pasado durante el aprendizaje a distancia en medio de la pandemia de COVID-19, según los datos estatales publicados el jueves.

150 refugiados afganos se dirigen a Nevada

California y Texas recibirán al mayor número de refugiados procedentes de Afganistán, ya que el gobierno de Biden trabaja para asentar a unas 65 mil personas procedentes de este país devastado por la guerra.

 
Un incendio daña gravemente el Mount Charleston Lodge

Un testigo que se alojaba en una cabaña cercana dijo que el edificio de estructura en forma de A pareció haberse perdido totalmente tras el incendio.

Festival niños saludables

El objetivo del Festival Niños Saludables es brindar herramientas y oportunidades sostenibles para familias de bajos ingresos con niños pequeños (de 3 a 8 años) para que tomen decisiones saludables a medida que se acercan a la adolescencia. El evento, organizado por el programa Healthy Kids Early Start de la Extensión de la Universidad de Nevada en colaboración con socios de la comunidad local, brinda soluciones a largo plazo para la obesidad infantil a través de la actividad física, la alimentación saludable y otros comportamientos relacionados con la prevención de la obesidad infantil.