Obama busca aumentar el gasto del gobierno y pedirá $1,000 millones para Centroamérica

El presidente Barack Obama presentó el jueves sus planes para aumentar el gasto del gobierno de Estados Unidos a partir del próximo presupuesto, en un claro desafío a sus rivales republicanos que ahora controlan el Congreso.

Al desvelar sus planes para el 2015, que incluyen un aumento del gasto en 74,000 millones de dólares por encima del límite autorizado por el Congreso, Obama desafió a sus contrincantes políticos a apoyar medidas diseñadas para favorecer a la clase media, indica la Agencia France Press.

Durante una visita a Filadelfia para hablar con legisladores demócratas, el presidente hizo un llamado a terminar con los recortes automáticos del presupuesto, lo que la Casa Blanca denominó “crisis fabricadas y austeridad sin sentido”.

Los recortes automáticos entraron en vigencia en 2013, luego de que republicanos y demócratas no lograran un acuerdo para reducir el déficit. Se supone que permitirán una reducción del gasto en un billón de dólares hacia 2021 pero son tildados por sus detractores como medidas arbitrarias, nefastas para el empleo y dañinas para las fuerzas armadas estadounidenses.

El plan de Obama aumentaría en 74,000 millones de dólares el gasto, un 7% por encima del tope establecido, con dinero extra dividido en gastos para defensa y otras áreas.

Gastos vinculados a la defensa

Unos 530,000 millones de dólares del presupuesto serían para gastos discrecionales no vinculados a la defensa, lo que significa un aumento de 37,000 millones por encima del límite, mientras que 561,000 millones de dólares serían usados para gastos de defensa, 38,000 millones por encima del límite.

El proyecto completo de Obama será divulgado el lunes, pero con ambas cámaras del Congreso controladas por los republicanos, es predecible que afronte una férrea oposición.

Pero el presidente no parecía dispuesto a eludir la pelea este jueves, e incluso se burló de los legisladores republicanos por cambiar su retórica antes de las elecciones de 2016.

Obama se despachó contra Mitt Romney, el republicano a quien venció en 2012 y que este jueves descartó que se vuelva a presentar en la contienda.

“Tenemos un excandidato presidencial del otro lado que de repente está profundamente preocupado sobre la pobreza. ¡Eso es genial! Vayamos, hagamos algo por eso”, dijo.

Obama, cuesta arriba

Más allá de la retórica, lo cierto es que Obama tendrá que recorrer un camino cuesta arriba para intentar que sus planes sean aprobados.

“Va a ser muy difícil delinear un escenario donde los republicanos en el Capitolio estén de acuerdo con algunas de las recomendaciones del presidente para aumentar el gasto”, dijo a la AFP el senador republicano John Thune.

El asunto de los recortes automáticos también genera divisiones en el Partido Republicano, entre quienes buscan reducir severamente el gasto del Estado y quienes quieren mantener a salvo de estas medidas a las fuerzas armadas.

Thune reconoció que hay preocupaciones en su partido sobre las consecuencias de los recortes en el presupuesto militar. “El Ejército es un área donde probablemente hay un acuerdo bipartidario en que tenemos que ser mejores”.

La Casa Blanca ya reconoció que, en el debate del presupuesto, sus ideas son solo un punto de partida.

“Hay una mayoría republicana en el Congreso, ellos tendrán la chance de hacer avanzar sus propias ideas”, dijo el portavoz del Ejecutivo Josh Earnest.

“Este es el inicio de una negociación, pero es importante. Los presupuestos son importantes porque son una forma en que podemos codificar nuestros valores y nuestras prioridades”, agregó.

Pedirá 1,000 millones para Centroamérica

Por otro lado, el presidente de Estados Unidos pedirá el próximo lunes al Congreso que apruebe una partida de 1,000 millones de dólares en ayuda para Centroamérica dentro de su propuesta presupuestaria.

Así lo anunció el vicepresidente estadounidense, Joseph Biden, en un editorial publicado en el The New York Times con el título “Un plan para Centroamérica”, indicó Efe en otro parte informativo.

“Los retos son formidables. Pero con voluntad política, no hay razón para que Centroamérica no se convierta en la próxima historia de éxito del continente”, consideró Biden.

La partida que Obama solicitará al Congreso para Centroamérica tiene como objetivo ayudar a los líderes de la región a emprender las reformas e inversiones necesarias para enfrentar los acuciantes retos económicos y de seguridad.

“El lunes, el presidente Obama le pedirá al Congreso 1,000 millones de dólares para ayudar a los líderes de América Central a llevar adelante las difíciles reformas y las inversiones necesarias para hacer frente a los desafíos comunes en materia de seguridad, gobernanza y economía”, expresó Biden, citó por su lado la Agencia France Press.

“Las economías de El Salvador, Guatemala y Honduras permanecen empantanadas mientras que el resto de América se adelanta”, escribió Biden en un artículo de opinión enThe New York Times.

Los desafíos de la región

“La educación inadecuada, corrupción institucional, crimen rampante y falta de inversión están retrasando a estos países”, agregó.

El enfrentamiento de estos desafíos, apuntó Biden, “requiere nada menos que cambios sistémicos, que Estados Unidos tiene interés directo en ayudar a impulsar”.

Para el vicepresidente estadounidense, se trata de un camino de dos vías: los países centroamericanos pidieron a Estados Unidos ayuda para “cambiar el clima de violencia y pobreza endémica”, y al mismo tiempo asumieron compromisos importantes con la mediación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En la siguiente década, seis millones de centroamericanos entrarán al mercado laboral, y si no encuentran empleos suficientes, todo el Hemisferio Occidental sentirá las consecuencias, consideró Biden.

Señaló que Estados Unidos “puede ayudar a estabilizar vecindarios mediante policías basadas en la comunidad, y a erradicar las redes del crimen trasnacional que han convertido a Centroamérica en un hervidero de contrabando de drogas, tráfico humano y crimen financiero”, destacó en tanto Notimex.

Biden prometió también invertir en un sistema de cortes, adjudicación de contratos y recaudación de impuestos, debido a que estas actividades no son percibidas como transparentes y justas. Este esfuerzo ayudará a atraer inversiones privadas, añadió.

Estados Unidos contribuiría igualmente a que El Salvador, Guatemala y Honduras crearan reglas y regulaciones claras, protecciones para inversionistas, cortes confiables y justas, programas para terminar con la corrupción y mayor protección a la propiedad intelectual.

El vicepresidente sostuvo que la iniciativa estaría inspirada en el Plan Colombia, que fue enfocado a combatir el tráfico de drogas, la pobreza y la corrupción institucional que, junto con la insurgencia armada, “amenazaban con convertir a Colombia en un Estados fallido”.

 

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like