Opiniones divididas sobre la propuesta migratoria de Donald Trump

Recientemente el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, visitó México para reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto. Un encuentro que estuvo rodeado de cierta polémica debido a las declaraciones del empresario durante toda su campaña, las cuales algunos califican como racistas contra la comunidad inmigrante y mexicana específicamente. Al mismo tiempo, otros piden que no se generalicen su declaraciones ya que se sacan de contexto.

“México es fuerte, próspero, vibrante, está en el mejor interés de Estados Unidos y conservará, y ayudará a conservar durante mucho tiempo, a América unida. El vínculo entre nuestros dos países es profundo y sincero. Realmente creo que el presidente Peña Nieto y yo resolveremos estos problemas. La migración ilegal es un problema para México, también para nosotros; las drogas son un problema tremendo para México, así como para nosotros”, expresó Donald Trump durante su visita.

Horas más tarde, durante un evento realizado en Arizona, el candidato republicano anunció su postura en materia de inmigración, donde dijo que terminaría con las acciones ejecutivas impulsadas por el presidente Barack Obama, además de confirmar la construcción de un muro fronterizo, el cual aseguró que sería pagado por México. Este tema fue controversial, ya que el presidente Peña Nieto mencionó que fue categórico al decirle personalmente a Trump que esto jamás sucedería.

Distintas organizaciones pro inmigrantes se reunieron en la oficina de ‘For Nevada’s Future’ para escuchar el discurso sobre inmigración del candidato Donald Trump, donde manifestaron estar en contra del mismo, una de ellas fue la subdirectora de Battle Born Progress, María Teresa Lieberman.

“Estamos viendo a un Donald Trump que en vez de ser más moderado, más diplomático, como dice pretender, en este discurso no vimos eso. Vimos una persona llena de odio y no es nada diferente, no ha enseñado nada de diplomacia, son las mismas palabras de odio contra nuestra comunidad.

Fue a México y dio su discurso, pero lo interesante es que ahora está aquí diciendo lo opuesto, está usando palabras extremas y en México tuvo palabras más diplomáticas hacia los mexicanos que viven en Estados Unidos. Lo único positivo que dijo en México es que somos espectaculares los mexicanos viviendo en Estados Unidos de varias generaciones pero aquí no dice nada de eso. Dice que no tenemos educación o que matamos a gente por todo el país. Son dos diferentes Donald Trump lo que estamos viendo”, comentó Liebermann.

Por su parte la directora estatal de Mi Familia Vota, Jocelyn Sida, aseguró estar sorprendida por la postura que sigue tomando el magnate sobre el tema migratorio, el cual califica como lleno de odio en contra la comunidad inmigrante.

“Queremos a un presidente con valores, moral, que acepte la Constitución y los derechos humanos de este país, libertad de expresión, religión y nacionalismo. Este tema ya no es de ser republicano o demócrata, es tema de que él puso la plataforma de odio y racismo. Su propio partido, republicanos conocidos, no lo han apoyado para las elecciones. Esa clase de valores que él tiene no van con el Partido Republicanos, hoy tenemos una oportunidad donde gente que no sabe por quién va a votar tienen la oportunidad de ver los temas que les afectan a ellos mismos”, acotó Sida.

Siguiendo la imparcialidad y oportunidad de expresión que caracteriza a este medio de comunicación, El Tiempo solicitó la opinión de un analista republicano y de una seguidora hispana que se ha dado a conocer por argumentar su apoyo hacia Donald Trump, Myriam Witcher.

“El Sr. Trump construirá un muro, un muro real, para cerrar la frontera porosa del sur. Necesitamos el muro, no sólo para prevenir la entrada ilegal de hispanos, sino también de gente con malas intenciones como algunos miembros de los Estados Islámicos, que son terroristas y criminales, ilegales que pertenecen al grupo de ISIS. Además, necesitamos el muro para prevenir la entrada a nuestro país de cualquier artículo ilegal, como drogas y contrabando.

Prevendrá la pérdida de cientos de vidas humanas, que en muchos casos son vidas de niños que intentan entrar a nuestro país ilegalmente. Son frecuentes las noticias de inmigrantes ilegales que mueren de asfixia en camiones o furgonetas, y de inanición o deshidratación en el desierto, o que son victimizados por delincuentes. El muro del Sr. Trump, un muro real, pondrá fin al lucrativo negocio de los coyotes, personas que de manera clandestina introducen gente a nuestro país ilegalmente”, sentenció Witcher.

Sin embargo, la simpatizante de Trump considera que el magnate solamente deportaría a los indocumentados que han infringido la ley; “Su postura sobre la deportación es sobre los inmigrantes ilegales, a las personas indocumentadas buenas les arreglará su estatus migratorio. Se va a centrar en deportar a personas que han tomado el camino del delito – los que hayan sido detenidos – y los que no hayan hecho ningún esfuerzo por integrarse en nuestra sociedad. En líneas generales, el Sr. Trump abordará el problema de la inmigración ilegal y lo hará mucho mejor que cualquiera en el pasado”, aseveró Witcher.

Por su parte el analista político Jesús Márquez comentó que, “Donald Trump dio algunos puntos de su plan de reforma migratoria para el país y causó muchas críticas por parte de los medios y algunos grupos y líderes hispanos. Las principales críticas son en cuanto al tono de su retórica y de lo que según ellos, es un plan para deportar a todos los inmigrantes indocumentados del país. Sin embargo Trump nunca dijo tal cosa durante su discurso, al contrario, dejó la puerta abierta para que después de que se asegurara la frontera, se considere una reforma para los 11 millones que no son criminales.

Él habla de deportar a todos los criminales, no de deportar a los que solo vienen a trabajar y proveer para sus familias. Por otro lado, las aguas se han turbado mucho desde la última reforma migratoria que tuvimos hace ya treinta años con el republicano Ronald Reagan. Después Obama nos prometió la reforma pero nunca cumplió, aun cuando éste tenía todos los votos que necesitaba del Congreso. Después, Obama y de alguna manera Hillary Clinton, se dedicaron a deportar a millones de indocumentados, más que ningún otro presidente en la historia. Trump entiende que para resolver la situación de los 11 millones, primero se tiene que resolver el problema del cruce ilegal; él cree en el bienestar de todo el país, de los 300 millones de habitantes, muchos de los cuales son también hispanos ciudadanos y residentes”, concretó Márquez.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like