Ordena Trump construir muro en frontera con México

WASHINGTON (AP) — La gran admiración que Donald Trump dice sentir por el pueblo mexicano no ha sido obstáculo para que el nuevo presidente estadounidense cumpla su promesa de construir un muro en la frontera. Incluso al firmar el decreto el miércoles 25, se mostró convencido de que la decisión mejorará la relación con su vecino del sur.

Al firmar dos acciones ejecutivas, Trump además ordenó suspender fondos federales para las llamadas “ciudades santuario”, crear nuevos centros para detener inmigrantes no autorizados y reactivar un programa federal para agilizar deportaciones.

“El flujo sin precedentes de inmigrantes ilegales de América Central perjudica a México y a Estados Unidos. Las medidas que adoptamos hoy mejorarán la seguridad en nuestros dos países”, dijo el mandatario durante la juramentación de John Kelly como secretario de seguridad nacional.

“Creo que nuestra relación con México será mejor”, agregó. “Trabajando juntos en comercio, seguridad fronteriza y cooperación económica, realmente creo que podemos mejorar la relación entre nuestros dos países a un nivel no visto antes, ciertamente no en mucho tiempo”.

Además de prometer la construcción del muro, Trump tildó durante su campaña electoral de “criminales” y “violadores” a los inmigrantes mexicanos e insistió en la necesidad de renegociar el tratado comercial que su país suscribió con México y Canadá.

Sin embargo, el miércoles dijo sentir “gran admiración por el pueblo mexicano” y dijo que esperaba gustoso reunirse el 31 de enero con su homólogo mexicano Enrique Peña Nieto.

Trump no mencionó la presencia del canciller mexicano Luis Videgaray en la capital estadounidense para su primera reunión con el nuevo gobierno estadounidense y el mexicano no ha efectuado comentario sobre este tema.

El vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo previamente que México pagaría la construcción del muro de una manera u otra, algo que el gobierno de Peña Nieto ha negado reiteradamente.

Días atrás, Trump mencionó que en un principio el proyecto sería financiado con un proyecto de ley de gastos aprobado por el Congreso y que el gasto luego sería reembolsado por México, aunque no ha especificado cómo lo garantizará.

Spicer explicó que la intención de la medida firmada el miércoles “es iniciar el proyecto, lo antes posible usando fondos existentes. Luego trabajar con el Congreso en un calendario de financiamiento”.

El portavoz también agregó que las medidas ejecutivas ordenan reactivar Comunidades Seguras, un programa federal descontinuado por el gobierno de Barack Obama que permitía al servicio de inmigración y aduanas retener a cualquier extranjero susceptible de deportación cuando el FBI verifica los antecedentes a solicitud de las policías locales.

Demócratas y activistas no demoraron en criticar los decretos, mientras que legisladores republicanos los aplaudieron.

La senadora demócrata Catherine Cortez Masto, la primera latina que llega al Senado estadounidense, criticó al jefe de estado porque “en lugar de trabajar con ambos partidos para arreglar el sistema migratorio disfuncional, el presidente Trump decide demonizar a las comunidades latinas y crear miedo sin sentido sobre la amenaza fantasma de los inmigrantes indocumentados”.

Los líderes de una coalición de 40 organizaciones latinas del país dijeron el miércoles estar “consternados” y “horrorizados” con la firma de las órdenes ejecutivas, que aseguraron atacan de forma directa a familias inmigrantes y provocarán el miedo de éstas a la hora de reportar crímenes, perjudicando así la seguridad nacional.

Janet Murguía, presidenta y directora ejecutiva del Consejo Nacional de La Raza, destacó que el muro en la frontera con México es un “muro de intolerancia” y durante una llamada con periodistas expresó temor porque “esto desencadene una ola de acoso” hacia la comunidad latina.

Los líderes de grupos como La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos también dijeron que la construcción del muro no tiene ningún sentido cuando la migración neta desde México está ahora a cero.

Por su parte, el congresista republicano Bob Goodlatte -presidente de la comisión judicial de la cámara baja- aplaudió los decretos y dijo que espera trabajar con Trump en nueva legislación “para incrementar la seguridad fronteriza, restaurar el estado de derecho y mejorar nuestras leyes migratorias”.

En los siguientes días se espera que Trump tome nuevas medidas para restringir el flujo de refugiados a Estados Unidos. Los planes propuestos incluyen al menos una suspensión de cuatro meses a todas las autorizaciones de ingreso de refugiados, así como una prohibición temporal a la gente que venga de algunos países de mayoría musulmana, de acuerdo con un representante de una organización de políticas públicas que monitorea asuntos de refugiados.

– Los corresponsales de AP en México Mark Stevenson y Claudia Torrens en Nueva York colaboraron con este despacho.

 

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like