Organización presenta análisis sobre atención a mujeres en reclusión

La organización feminista Equis Justicia para las Mujeres presentó el documento “Políticas de Drogas, Género y Encarcelamiento en México: Una Guía para Políticas Públicas Incluyentes”, que expone la situación que viven las mujeres privadas de la libertad por delitos relacionados con drogas desde un enfoque interseccional.

En el documento dado a conocer recientemente se hace un análisis de diversas discriminaciones derivadas de alguna condición de discapacidad, orientación sexual, nacionalidad u origen étnico y se hacen recomendaciones respecto al marco normativo y las políticas dirigidas a esta población.

De acuerdo al documento de 77 cuartillas, en el país hay 79 mujeres indígenas recluidas en el país: 18 en prisiones federales y 61 en prisiones estatales.

Respecto a mujeres extranjeras, la autoridad federal y las estatales señalan que hay 68 mujeres en reclusión provenientes principalmente de Estados Unidos de América y de Colombia.

Al respecto, se hace una serie de recomendaciones al Poder Legislativo para favorecer la incorporación de la perspectiva de género en las resoluciones judiciales.

Legislar a favor de la despenalización efectiva de la posesión de todas las drogas y avanzar hacia la regulación integral de la marihuana para fines médicos y recreativos, incluyendo el auto-cultivo y la creación de clubes de usuarios sin fines de lucro.

“Al Poder Judicial, para que se aplique la perspectiva de género; al Poder Ejecutivo para que impulse programas para mejorar la situación de los centros penitenciarios y la reinserción pre y post penitenciaria y a la sociedad civil para trabajar de manera conjunta junto con la iniciativa privada”, en pro de las iniciativas en favor de las mujeres, anotó Isabel Erreguerena, coordinadora del Área de Políticas Públicas de la organización

A su vez, la relatora por los Derechos de las Personas con Discapacidad, Norma González, dijo que en los penales se concibe a las mujeres con discapacidad, con carencias, como anormales y que no pueden valerse por sí mismas, lo cual se refleja en la forma en que son tratadas.

“Todavía se sigue creyendo que la discapacidad se limita a lo que se ve”, esto es, que alguien es una persona discapacitada si trae silla de rueda o un bastón, pero se deja de lado las discapacidades conocidas como invisibles, principalmente la psicosocial, observó la activista.

Incluso, añadió algunas mujeres que están en prisión por algún delito relacionado con drogas manifiestan problemas como depresión, ansiedad e incluso, han intentado suicidarse.

Eventos

You May Like