Oro líquido el cubículo “MAMAVA”

A partir de ahora las mujeres que están en tiempo de lactancia para sus bebés, cuentan con un espacio privado, en la Universidad de Nevada Las Vegas (UNLV). Es un cubículo llamado MAMAVA y fue puesto en operación el pasado 20 de septiembre.

Sara Phillips pasa la mayor parte del día en la universidad porque ahí trabaja, además de ser una estudiante de posgrado y está embarazada.

“Yo estoy impresionada con este servicio, porque es limpio y privado, es maravilloso tenerlo a la mano y pronto lo necesitaré”, comentó a El Tiempo.

La instalación en la UNLV del cubículo o pequeño cuarto de lactancia MAMAVA fue impulsado por la Unión de Estudiantes de la UNLV y el Comité de Defensa de la Familia, del Consejo de Mujeres. Se ubica en la planta baja del edificio de la Unión de Estudiantes, en el campus de la universidad, del lado de Maryland Parkway. En la ceremonia de apertura un grupo de mujeres celebró el momento con vasitos de leche.

Diane Chase, vicepresidenta ejecutiva de UNLV, dijo a El Tiempo: “Esta es una universidad del siglo 21, que busca siempre lo mejor para sus estudiantes y personal. La apertura de este espacio es algo aparentemente sencillo, pero de beneficio para las madres que son estudiantes o trabajadoras”.

Chase agregó que “como mujer y como madre puedo decir que cuando tuve a mis hijos no había un lugar especial para amamantarlos, entonces hoy es un buen día para la universidad y en particular para la Unión de Estudiantes”.

Por otro lado, en plática con este periódico, Cristina Hernández, directora del Centro de la mujer de UNLV, afirmó que “la MAMAVA es un espacio seguro, privado y limpio para ayudar con la lactancia materna. Funciona mientras el edificio está abierto, no cuesta nada y para usarlo sólo hay que tener la aplicación en el teléfono para poder conseguir la clave de acceso”.

Hernández acotó que MAMAVA (el nombre es de la empresa que los fabrica) tiene el objetivo de que la mujer pueda dar su leche materna a su bebé, pero también, aunque no tenga el bebé con ella, para que pueda extraerla y conservarla. “Esto es de mucho beneficio porque hay mujeres que pasan muchas horas del día en la universidad”, aclaró Hernández.

Este espacio está disponible para estudiantes, personal académico y trabajadores de la universidad. Pero también para mujeres visitantes que traen consigo a sus bebés y llegan al lugar a hacer algún trámite o asisten a algún evento de la universidad.

– ¿Por qué se estableció este servicio? ¿Lo pidieron los estudiantes?

“Es una necesidad que los estudiantes han manifestado. Desde hace mucho tiempo ya funciona un servicio similar, hay ‘siete cuartos de lactancia’ distribuidos en el campus de la universidad y van a seguir funcionando, pero están lejanos de la mayor concentración de mujeres que los necesitan”, respondió Hernández.

En más información proporcionada por la oficina de comunicación, de la vicepresidencia de Asuntos Estudiantiles, se indica que la universidad cumple con lo que, desde el año 2010, mandan las regulaciones sobre el trabajo. Requieren que los empleadores otorguen descansos razonables para la lactancia materna.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like