OSHA La protección es primero: Reynolds

OSHA es la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional, que desde 1970 fue creada para garantizar condiciones de trabajo seguras y dignas para empleados de la construcción. Pertenece al Departamento del Trabajo Federal y regula la reglamentación e implementación de medidas de seguridad para evitar cualquier tipo de accidente incluyendo fatalidades.

El “Festival de Seguridad 2016” se realizó en Henderson la semana pasada, en las instalaciones de OSHA estatal Nevada, con jurisdicción de los estados de la nación que se encuentran en la costa del pacífico. Los asistentes a las conferencias obtuvieron su certificación OSHA con la que podrán laborar o dar empleo, en el caso de los contratistas de la construcción.

Según Ken Casto, encargado del departamento de quejas de OSHA a nivel federal, entre los top 10 de violaciones durante una inspección en una construcción son: protección contra caídas, daños en los aparatos de comunicación, andamios en malas condiciones, falta de protección para la respiración, falta de ganchos de seguridad, deterioro de generadores de electricidad, escaleras en malas condiciones, instalaciones eléctricas peligrosas, falta de equipamiento de seguridad y falta de equipamiento en protección eléctrica.

De acuerdo a Casto, estas fueron la mayor causa de penalidades que expidió OSHA en sus inspecciones alrededor del país en el 2015.

Desde el año 2007, -en promedio- OSHA ha conducido un poco más de 40 mil inspecciones en construcciones al año, “hay patrones (empleadores) que se confían de que nunca les llegará una inspección de OSHA y no protegen a sus empleados, el día que llega un inspector de OSHA les puede clausurar la obra si ni siquiera cuentan con la mínima protección”, explicó Casto.

En 1974, cuatro años después de la fundación de OSHA, por cada 100 mil trabajadores, fallecían en un accidente casi el 10 por ciento, para el año 2014, ese número bajó al 4 por ciento de fatalidades de cada 100 mil trabajadores de la construcción. “La gente considera a un empleado de la construcción como de acero, pero son personas de carne y hueso”, dijo Casto.

Sin embargo esos 4 mil trabajadores que mueren en su trabajo de construcción, es un número que OSHA pretende eliminar y que el porcentaje sea de cero. “Probablemente unos 50 mil trabajadores mueren por las complicaciones luego de un accidente, esto sin tomar en cuenta a lo que están expuestos en su trabajo diario. Este es otro factor a considerar”, amplió Casto.

“Son millones los trabajadores que sufren accidentes serios, no de muerte, por eso debemos de asegurarnos de que el lugar de trabajo sea seguro para la salud y por supuesto, esto es responsabilidad de los empleadores”, dijo Casto de manera tajante, haciendo referencia al alto número de accidentados que hay por año. “Antes en 1970 morían 38 trabajadores por día en promedio”, complementó.

En el departamento de quejas de OSHA federal, departamento en el que se desempeña Casto, publicó que en el año 2010 recibía 12 llamadas por día para reportar una caída en general. A partir de los 4 pies de altura está reglamentado que se requiere de equipo de seguridad, informó.

Pero la agonía no termina ahí, los accidentados además de tener que sufrir con los daños y perjuicios de su salud, tienen además que ver por la parte económica, la cual también es golpeada fuertemente; pues el porcentaje de pérdidas es alarmante. Actualmente, los accidentes y fatalidades en la construcción representan más de 1 billón de dólares, el cual es dividido de la siguiente manera: 50% de ese dinero es pagado por el propio accidentado, 21% por compensación para trabajadores, 11% por parte del gobierno federal, 5% por parte del gobierno estatal y 13% es pagado por seguros particulares privados.

Carlos Reynolds, representante del departamento de administración de OSHA del pacífico, comentó sobre la importancia de presentar temas sobre prevención en el trabajo, “es una pieza muy importante del esfuerzo de OSHA por lo riesgoso que puede llegar a ser el trabajo en la construcción, salud y seguridad son los temas que abordamos”.

Las personas que asistieron a las conferencias recibieron varios materiales informativos. Entre estos, se informó sobre las campañas de prevención durante la temporada de calor, empleos en lugares de bajas temperaturas, tener un silbato en caso de emergencia y la invitación a la denuncia formal o anónima de alguna anomalía en el trabajo.

Para mayor información, OSHA cuenta con publicaciones y la página web ambas en inglés, español y otros idiomas. Los trabajadores se pueden inscribir a boletines informativos y así estar pendientes de los últimos acontecimientos en la construcción y qué tipos de accidentes se están suscitando comúnmente y encontrar una solución para evitarlos.

El idioma es otro punto clave para la seguridad, ya que si el trabajador no habla inglés, el empleador debe señalizar y dar las instrucciones de trabajo en el lenguaje que domine, por ejemplo a un latino se le debe hablar en español. También los empleados que laboran con químicos tienen derecho a saber qué productos son y que contienen.

“A pesar de que la costa del pacífico, abarca varios estados con diferentes climas y tipos de construcción diferentes, la información que se proporciona es estándar para el país y ya cada estado decide a qué se quiere dar mayor énfasis. Por ejemplo en Nevada se hace campaña por el clima caluroso”, complementó Reynolds.

Reynolds considera que: “Los números de fatalidades han disminuido enormemente desde 1970 (cuando se creó OSHA) hasta la actualidad, esta cifra puede ser engañosa, ya que el número de empleados también ha aumentado al doble. A pesar de esto, es justo decir que ciertamente sí se han reducido los accidentes fatales, hay más gente trabajando, pero con la seguridad que requieren”.

Cristina Thomas, es enfermera en el área de emergencias de un hospital, le interesó tomar el curso porque, “Un trabajador de la construcción que sufre de accidentes es llevado a emergencias, quiero saber qué novedades hay, estar preparada para reaccionar y poder ayudar a una persona que la lleven de emergencia a mi centro de trabajo”.

Para obtener su certificado OSHA:

1301 North Green Valley Pkwy, Henderson, Nevada.

866-936-6742

www.osha4you.com

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like