Padre perdona a asesino de su hijo pero la policía lo encierra

Fue encarcelado el empleado de una tienda de tabaco que mató a un adolescente quien iba acompañado por otros dos y presuntamente intentaron robar. Mientras tanto en un parque del valle durante una vigilia el padre del muchacho muerto dijo perdonar al empleado.

De acuerdo con información de la Policía Metropolitana de Las Vegas el pasado viernes 2 de diciembre tres jovencitos, de entre 13 y 15 años de edad, con sus rostros tapados con máscaras entraron a la tienda “Lucky Cigars and Smokes”, con la intención de robar productos. El empleado llamado Raad Sunna, de 24 años de edad, disparó varias veces a los muchachos pero solo atinó al jovencito de nombre Fabriccio Patti, de 13 años.

Ese día la Policía Metropolitana no detuvo al empleado bajo la declaración de que había actuado en una situación de peligro por el robo. De manera preliminar los oficiales entendieron que el hombre había actuado en defensa propia. Pero luego que detectives revisaron los videos de seguridad encontraron que los muchachos entraron a la tienda y se dedicaron a hurtar productos, sin que entraran en contacto cercano con el dependiente. Los muchachos no estaban armados.

Según información del teniente Dan McGrath, de la sección de homicidios, de la Policía Metropolitana, después que el empleado disparó varias veces el jovencito Fabriccio cayó herido; el empleado llamó al servicio 991 y los otros dos muchachos, de 14 y 15 años de edad, fueron arrestados más tarde en un “Jack in the Box”, bajo cargos de conspiración para cometer un robo, robo y asalto a un negocio.

Los adolescentes declararon a la policía que habían intentado robar la tienda de tabaco. Cuando los muchachos entraron a la tienda empezaron a agarrar mercancía incluyendo parafernalia para marihuana.

Por esas declaraciones los agentes de Metro no detuvieron al empleado Sunna. Fue hasta el lunes cuando vieron los videos de vigilancia. Encontraron que Sunna no estuvo en peligro pero sí disparó ocho o nueve tiros. Fue detenido y llevado al Centro de Detención sin derecho a fianza. Los cargos a los adolescentes fueron reducidos a solo Robo.

El martes la familia Patti y amistades hicieron una vigilia con velas y una ofrenda con flores, en el parque Desert Breeze, donde Fabriccio acostumbraba ir a practicar patineta.

En esa vigilia Martin Patti, padre de Fabriccio, dijo que perdona al hombre que le quitó la vida a su hijo. “Dios me ayuda a pasar por esto y también le deseo a él lo mismo”.

El joven Fabricio estudiaba en la escuela “Lawrence Junior High School. Su muerte cuenta como el homicidio número 158 en la jurisdicción de la Policía Metropolitana, la que considera la cifra más alta desde 1996 cuando sucedieron 167 casos. (Con información de Las Vegas Review-Journal).

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like