63°F
weather icon Clear

Padres afirman que estudiantes con necesidades especiales del Condado de Clark son abusados rutinariamente

Los padres de estudiantes de educación especial se unieron el lunes para exigir más protección para sus hijos, alegando que los empleados y estudiantes del Distrito Escolar del Condado de Clark (CCSD) han abusado rutinariamente de estudiantes con necesidades especiales bajo el cuidado del distrito y que los funcionarios de la escuela han ocultado información sobre el maltrato.

Cinco familias celebraron una conferencia de prensa en la acera para resaltar lo que afirman son años de inacción por cuestiones relacionadas con el programa de educación especial del distrito, que también es objeto de varias demandas y acuerdos recientes contra el distrito.

Los padres se reunieron para apoyar a Michael Brickner y su esposa, quienes desean que su hija e hijo autistas y no verbales puedan usar un dispositivo de monitoreo de ubicación y voz conocido como AngelSense. La familia alega que su hija estaba usando el dispositivo cuando escucharon lo que parecía que otro estudiante la golpeaba en el autobús escolar.

Sin embargo, el distrito se ha opuesto al uso de tales dispositivos cuando los padres han tratado de usarlos.

Eso ha provocado la ira por parte de los padres, quienes exigen más transparencia en el cuidado de sus hijos de educación especial y piden cámaras en las aulas de educación especial.

No es un “ambiente seguro”

“CCSD, ustedes afirman una y otra vez que la seguridad de todos los estudiantes es su máxima prioridad”, declaró Andrea Esquivel, a cuyo hijo autista no verbal le rompieron la pierna en un autobús de educación especial en 2016 en manos de otro estudiante. “Sabemos de primera mano que no es verdad. No están proporcionando el entorno seguro que necesitan nuestros niños de todas las edades y grados”.

Esquivel dijo que el distrito trató de llevarse a sus hijos cuando la pareja se enteró de la pierna rota de su hijo y amenazó con alertar a las autoridades de inmigración sobre su esposo. Solo después de contratar a un abogado, la pareja recibió el video del autobús que mostraba a otro estudiante rompiendo la pierna de su hijo.

“Ustedes niegan información, borran videos, culpan a las familias y hacen cualquier otra cosa que puedan para encubrir porque no quieren hacerse responsables de lo que salió mal bajo su cuidado”, criticó.

Esquivel demandó al distrito antes de resolver la disputa fuera de los tribunales.

Valerie Webster perdió a su hija a cause de suicidio después de inscribirla en una secundaria del Condado de Clark, donde expuso que la ayudante de un maestro la intimidaba repetidamente y se burlaba de los estudiantes.

Su hija, Nazareen Drummond, nació con un trastorno raro llamado neurofibromatosis y tenía deformidades físicas en la pierna y el pie.

“Nunca conoció a nadie que no la quisiera y que ella no quisiera”, agregó Webster, conteniendo las lágrimas. “Hasta que la puse en esa secundaria. Ella solo estuvo allí durante cuatro meses y me dijo lo mala que era la ayudante de este maestro”.

Nazareen expresó su autodesprecio en una nota que escribió antes de morir a los 15 años, reveló Webster. Mencionó a la ayudante del maestro, quien le dijo que no podía recordar nada.

“Los chistes son chistes, las palabras son palabras, pero realmente pueden lastimar a alguien”, escribió Nazareen, palabras que su hermana usó en el reverso de una playera en la reunión.

Webster dijo que está considerando acciones legales por la muerte de su hija.

“Trae mucho tormento”

Unique Barnett dijo que no se dio cuenta de que el maestro de su hijo en la Primaria Thiriot estaba golpeando a los estudiantes con un palo hasta que los trabajadores de los Servicios de Protección Infantil solicitaron una entrevista con él.

“Mi hijo trae mucho tormento en volver a la escuela”, comentó. “Le preocupa si el maestro le va a gritar. Ya está sufriendo de una discapacidad de aprendizaje y solo para que esto sea otra cosa por la que tiene que pasar es realmente devastador para mí como padre”.

La policía escolar dice que todavía están investigando a un maestro en Thiriot acusado de abusar de los estudiantes.

Los padres de educación especial han expresado habitualmente preocupaciones similares con el distrito, tanto dentro como fuera de la corte.

En mayo, Joshua y Britten Wahrer demandaron al distrito, alegando que su hijo sufrió severa negligencia y abuso mientras estaba en la Primaria Harmon, incluido, según la demanda, abuso que su maestro Melody Carter le infligió con un puntero.

Después de que Carter fue arrestado en 2018, la pareja quería que su hijo usara un dispositivo de monitoreo de ubicación y video para ir a la escuela, pero el distrito rechazó la solicitud.

El distrito respondió en un comunicado que no puede discutir asuntos individuales de los estudiantes y no comenta sobre litigios pendientes.

“Además, los dispositivos como Angel Sense se revisan caso por caso”, escribió un vocero en un correo electrónico.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.