94°F
weather icon Clear

Palabras de respeto y silencio en Normandía, en honor a los héroes del Día D

OMAHA, Francia — Con el silencio del recuerdo y el respeto, las naciones honraron la memoria de los caídos y la singular valentía de todas las tropas aliadas que se lanzaron a través de aguas sangrientas a las playas de Normandía, un homenaje de agradecimiento 75 años después del asalto masivo del Día D que condenó la ocupación nazi de Francia y pronosticó la caída del Tercer Reich de Hitler.

El presidente francés Emmanuel Macron y el presidente Donald Trump elogiaron a los soldados, aviadores, sobrevivientes y a los que perdieron la vida, en poderosos discursos que acreditaron la operación aérea y marítima del 6 de junio de 1944 que llevó a miles de hombres a Normandía sin saber si sobrevivirían el día.

“Son el orgullo de nuestra nación, son la gloria de nuestra república y les damos las gracias desde el fondo de nuestro corazón”, declaró Trump a los “guerreros” de una “batalla épica” en la lucha final del bien contra mal.

“Coraje impensable”

En su discurso, Macron elogió el “coraje impensable”, la “generosidad” de los soldados y la “fuerza de espíritu” que los hizo presionar “para ayudar a los hombres y mujeres que no conocían, a liberar una tierra que la mayoría no había visto antes, por ninguna otra causa que no fuera la libertad y la democracia”.

Expresó la deuda de Francia con los Estados Unidos por liberar a su país del reinado de los nazis. Macron reconoció a cinco veteranos estadounidenses con el Chevalier of Legion of Honor, el premio más alto de Francia.

“Sabemos lo que les debemos a los veteranos, nuestra libertad”, dijo, pasando del francés al inglés. “En nombre de mi nación, solo quiero decir ‘gracias’”.

Casi 160 mil tropas aliadas desembarcaron en Normandía en el Día D. De esos, 73 mil eran de Estados Unidos y 83 mil de Gran Bretaña y Canadá.

El segundo día de ceremonias se trasladó a Francia después de conmemoraciones enérgicas en Portsmouth, Inglaterra, el principal punto de embarque para los barcos de transporte.

Líderes, veteranos, sus familias y los agradecidos de Francia, Europa y otros lugares estuvieron presentes en el solemne día que comenzó bajo un sol radiante.

Reuniéndose al amanecer

Al amanecer, cientos de personas, civiles y militares, provenientes de todo el mundo, se reunieron en la orilla, recordando a las tropas que asaltaron las fortificadas playas de Normandía para ayudar a cambiar el rumbo de la guerra y dar a luz a una nueva Europa.

Dick Jansen, de 60 años, de los Países Bajos, bebió whisky canadiense de una taza en la orilla del agua. Otros esparcieron claveles en las olas. Randall Atanay, el hijo de un médico que atendió a los moribundos y heridos, se metió descalzo en el agua cerca de la playa de Omaha, la primera de las cinco playas con nombre clave donde las aguas corrían rojas la mañana del 6 de junio de 1944.

Hasta 12 mil personas se reunieron horas más tarde en la ceremonia en el Cementerio Americano de Normandía, donde Macron y Trump hablaron. Los números de los veteranos de EU disminuyen rápidamente a medida que pasan los años, y ese día fueron los invitados de honor.

Filas de cruces blancas y estrellas de David, donde más de nueve mil 380 caídos están enterrados frente a los invitados en un acantilado que domina la playa de Omaha.

El príncipe Carlos de Gran Bretaña, su esposa Camilla y la primer ministra Theresa May asistieron a un servicio memorial en la catedral medieval de Bayeux, la primer ciudad de Normandía liberada por las tropas aliadas después del Día D. El cardenal Marc Ouellet leyó un mensaje del Papa Francisco con un tributo a quienes “dieron sus vidas por la libertad y la paz”.

Un gaitero solitario en Gold Beach

Al amanecer, un gaitero solitario tocó en el puerto de Mulberry, exactamente 75 años después de que las tropas británicas desembarcaran en Gold Beach.

“Es alentador, surrealista poder pararme aquí en esta playa y admirar el hermoso amanecer donde llegaron a tierra, a recibir disparos y enfrentar atrocidades indescriptibles”, declaró el ex paracaidista estadounidense Richard Clapp, de 44 años, de Julian, Carolina del Norte.

La gratitud era un tema común de gran alcance.

Macron agradeció a los que no sobrevivieron al asalto “para que Francia pudiera volver a ser libre” en una ceremonia anterior con vistas a Gold Beach con la Primer Ministra británica Theresa May y veteranos uniformados para poner la piedra angular de un nuevo memorial que registrará los nombres de miles de tropas bajo el mando británico que murieron el Día D y la consiguiente batalla de Normandía.

“Si se puede decir que un día determinó el destino de las generaciones venideras, en Francia, en Gran Bretaña, en Europa y en el mundo, ese día fue el 6 de junio de 1944”, expresó May.

“A medida que el sol salía esa mañana”, dijo, ninguno de los miles de hombres que llegan a Normandía “sabían si todavía estarían vivos cuando el sol se pusiera una vez más”.

Transmitiendo recuerdos

Transmitir recuerdos es especialmente urgente, ya que cada día mueren cientos de veteranos de la Segunda Guerra Mundial.

Un grupo de cinco estadounidenses se lanzaron en paracaídas a Normandía el miércoles como parte de un salto conmemorativo, y se presentaron en la playa el jueves por la mañana todos uniformados con trajes de la Segunda Guerra Mundial, sosteniendo una bandera estadounidense. Los cinco comentaron que temen que las hazañas y los sacrificios del Día D estén siendo olvidados.

“Tengo enterrados todo tipo de amigos”, afirmó William Tymchuk, de 98 años, quien se desempeñó en la 4ta División Blindada de Canadá durante algunos de los combates más mortíferos de la brutal campaña después de los desembarcos de Normandía.

“Eran jóvenes, los mataron, no pudieron volver a casa”, continuó Tymchuk, quien estaba de regreso en Normandía.

“Lo siento”, agregó, llorando. “Ni siquiera pudieron saber de qué se trataba la vida”.

La invasión aérea y marítima más grande de la historia tuvo lugar en el Día D, en la que participaron más de 150 mil soldados ese mismo día y muchos más en la batalla de Normandía. Las tropas comenzaron a aterrizar de la noche a la mañana desde el aire, luego se les unió una fuerza masiva por mar en las playas con el nombre de código de Omaha, Utah, Juno, Sword and Gold, transportadas por siete mil embarcaciones.

Cambiando la marea alemana

En ese momento definitorio de estrategia militar frustrado por el clima impredecible y el caos humano, los soldados de Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y otras naciones aliadas aplicaron una valentía implacable para forjar una alineación de playa en el terreno que la Alemania nazi había ocupado durante cuatro años.

“¡La marea ha cambiado! Los hombres libres del mundo marchan juntos hacia la victoria”, predijo el general Dwight D. Eisenhower en su orden del día.

La Batalla de Normandía, con nombre en código Operación Overlord, aceleró la derrota de Alemania menos de un año después.

Aún así, ese solo día cobró la vida de cuatro mil 414 tropas aliadas, dos mil 501 de ellas estadounidenses. Más de cinco mil resultaron heridos. Del lado alemán, varios miles fueron asesinados o heridos.

Desde allí, las tropas aliadas avanzaron en su lucha, tomaron París a fines del verano y marcharon en una carrera contra el Ejército Rojo Soviético para controlar la mayor cantidad de territorio alemán posible cuando Adolf Hitler murió en su búnker de Berlín y Alemania se rindió en mayo de 1945.

La Unión Soviética también luchó valientemente contra los nazis, y perdió más personas que cualquier otra nación en la Segunda Guerra Mundial, pero esas batallas finales dividirían a Europa durante décadas entre Occidente y el Este controlado por los soviéticos, la línea de enfrentamiento de la Guerra Fría.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.