Piden reforzar seguridad en albercas

Con la llegada del verano y el incremento de la temperatura en el valle, se aumenta el calor y el uso de las albercas; en consecuencia, se incrementa también el riesgo de ahogamientos, en particular de menores de edad. Por eso se deben tomar medidas de seguridad o, si ya se tienen, reforzarlas, recomienda la Coalición para la Prevención de Ahogamientos Infantiles en el Sur de Nevada (SNCDPC, por sus siglas en inglés).

“El ahogamiento de niños es algo muy serio, hablamos que en el país es la segunda causa de muerte en menores de cuatro años. Y en el sur de Nevada las estadísticas muestran un promedio anual de ocho infantes ahogados”, informó a este semanario Baldemar González, funcionario del gobierno de North Las Vegas y miembro del SNCDPC para la atención a la comunidad hispana. “Por fortuna ahora, hasta fines de abril, no se habían reportado fatalidades, aunque sí algunos incidentes en albercas”.

La muerte por ahogamiento de un niño es suficiente para trabajar en la prevención, siguió hablando González, quien es inspector del gobierno municipal. “En años pasados nuestra comunidad latina estaba muy alta con un 14 por ciento de muertes por ahogamiento, pero luego de las campañas de la SNCDPC se logró bajar a 6 por ciento. Nuestra meta es llegar a cero fatalidades en general, no solo con los latinos”.

“La mejor manera de evitar desgracias son las medidas de prevención, las que toda familia debe saber y aplicar, con las regulaciones para la instalación y uso de albercas”, dijo González. De manera breve se puede decir que toda alberca debe estar cercada a prueba de niños, tener equipo de salvamento y, sobre todo, durante su uso siempre debe haber un adulto responsable como vigilante.

Es normal que en la temporada los niños en especial usan más las albercas, entonces eso aumenta los riesgos, insistió González, porque los accidentes suceden cuando menos se lo espera. Por eso la prevención siempre será la mejor manera de evitar desgracias. En cada casa, en cada unidad de apartamentos donde hay alberca, se deben aplicar las siguientes medidas:

1) Vigilar siempre. Un adulto debe estar atento cuando un niño o niños están en una alberca, o cualquier cuerpo de agua donde juegan.

2) Protecciones diversas. Las albercas y jacuzzi deben estar cercadas, cerradas con llave, con alarma y dispositivos que impidan el acceso a los niños. Deben contar con equipo de emergencias para salvamento, y estar disponible un teléfono para llamar al 911.

3) Se debe contar con un plan de seguridad acuático para toda la familia. Eso incluye que los niños deben tomar calases de natación y los adultos responsables aprender CPR para resucitación.

Para finalizar, Baldemar González recomendó informarse, cumplir con las reglas de seguridad, y para ello hay que acercarse a las agencias de gobierno, pedir ayuda si es necesario. Quienes tienen albercas en sus casas o las usan en sus unidades habitacionales y tienen algún problema, lo mejor es que pidan ayuda, antes que arriesgarse a una desgracia, dijo y para más información, como miembro de SNCDPC ofreció el teléfono (702) 540-0242.

La Coalición para Prevenir el Ahogamientos de Niños del Sur de Nevada (SNCDPC) se integra con funcionarios del Condado de Clark, el Distrito de Salud, las ciudades de LV, NLV, Henderson, los cuerpos de Bomberos, la policía Metropolitana, así como empresas y personas del sector privado.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like