76°F
weather icon Clear

Policía de Las Vegas detiene a sospechoso por un homicidio de 2007

La pregunta se prolongó durante más de una década: ¿Dónde estaba el arma que mató a Cory Bernard Iascone, un residente de Las Vegas de 18 años?

La policía de Las Vegas puede que haya encontrado su respuesta, (y la posible solución a un caso que se había enfriado) a fines del año pasado en el fondo de un lago suburbano.

Los buzos del equipo de búsqueda y rescate del Departamento de Policía Metropolitana encontraron una pistola automática Raven calibre .25 el 1º de diciembre mientras buscaban en el extremo sur del lago Lindsey en la subdivisión Desert Shores en el valle noroeste, según una orden de arresto.

Los detectives de casos fríos descubrieron el 6 de marzo que las pruebas de balística combinaron la pistola recuperada con la bala que mató a Iascone 11 años antes, dijo la orden.

Un informante confidencial informó a la policía en agosto de que tuvo una conversación durante el verano de 2007 con un hombre llamado Jarrell Washington, quien había compartido que robó y le disparó a alguien, y luego arrojó el arma a un lago cercano, dictó la orden judicial.

El comandante ayudó a la policía a identificar el lago, haciendo referencia a un área con una caja de energía eléctrica en su extremo sur, donde él y sus asociados se reunían alló, señaló la orden.

El arma resultó clave para identificar a Washington, ahora de 30 años, como sospechoso de asesinato en el homicidio de Iascone. La policía lo llevó el viernes al centro de detención del condado de Clark, donde se enfrenta a un cargo de asesinato con un arma mortal. Los documentos judiciales también identifican al sospechoso como Jarell Washington.

La hermana de 32 años de Iascone, Ashley MacClatchey, mencionó que ella y su familia estaban agradecidos con los detectives de LVMPD por no darse por vencidos en el caso, pero aún estaban procesando los sentimientos “abrumadores” que acompañaban el arresto.

Ella dijo que su hermano había considerado a Washington como un amigo.

“Mi hermano nunca hubiera esperado que alguien le hiciera esto porque él nunca le habría hecho esto a nadie. Él nunca lastimó a nadie”, informó ella.

Iascone fue encontrado con una herida de bala en la cabeza alrededor de las 4:30 p.m. el 19 de agosto de 2007, sentado detrás del volante de su Honda Accord, la policía escribió en la orden. Su automóvil se detuvo en medio del carril hacia el oeste de Point Conception Drive, al este de Rampart Drive, a una milla de donde la policía finalmente encontraría el arma hundida.

Los detectives se enteraron de que Iascone habló con alguien por teléfono sobre una posible venta de marihuana ese día, y él mismo y un amigo se llevaron a un joven delgado de la casa, determinó la orden judicial. Iascone se dirigió al joven como “Jarrell”, y el joven se quedó con Iascone y su amigo mientras hacían ventas en dos lugares diferentes y se detenían en una tienda de conveniencia, dijo la orden judicial.

Jarrell se sentó en el asiento trasero detrás de Iascone, y este dejó a su amigo en casa alrededor de las 4 p.m., con el amigo dejando la puerta del pasajero abierta bajo la presunción de que Jarrell tomaría el asiento del pasajero delantero, describió la orden judicial.

Fue la última vez que Iascone fue visto con vida. Su auto se encontraría a unas 2.5 millas de distancia aproximadamente 30 minutos más tarde.

La policía determinó que Iascone y un número de teléfono registrado en nombre de Washington habían intercambiado cinco llamadas telefónicas y un correo de voz el último día que Iascone estuvo vivo, y el intercambio final se produjo unos 90 minutos antes de su muerte, señaló la orden.

El mismo día o el día después de que fue asesinado, alguien tuvo una conversación con el amigo sobre Iascone y Jarrell, y esa persona pensó que estaba describiendo a Washington.

Casi 11 años después, el 8 de agosto, los detectives de casos fríos se reunieron con un informante confidencial que le dijo a la policía que él era un “muy buen amigo” de Washington y recibió una llamada telefónica de pánico durante un día de verano en 2007 para reunirse cerca de la entrada de la vivienda del informante.

Los dos se reunieron, y el informante “notó que Washington estaba sudando y respirando pesadamente como si hubiera estado corriendo”.

“Washington estaba llorando y relató que le había robado a un joven blanco su hierba, pero durante el robo, la víctima alcanzó un arma, por lo que Washington le disparó”, describe la orden.

La orden no menciona si Iascone tenía un arma en su persona, y MacClatchey negó que su hermano estuviera armado o que representara una amenaza.

“Esto fue completamente sin sentido y fuera de lugar”, dijo.

Washington tiene una audiencia de fianza programada para el miércoles, y los fiscales tienen la intención de buscar una acusación de gran jurado en el caso, según los registros de la corte.

No se devolvió un mensaje en busca de comentarios del defensor público de Washington.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.