97°F
weather icon Clear

Policía de Las Vegas y UMC organizan un simulacro de tirador activo

Rondas en blanco disparadas desde un rifle hicieron eco el sábado por la tarde cuando víctimas ficticias gritaron y la policía respondió a una clínica médica vacante, no lejos del centro de Las Vegas.

Todo fue parte de un simulacro de tirador activo. El ejercicio de capacitación fue el primero que el Centro Médico Universitario (UMC) llevó a cabo en sus instalaciones junto con los oficiales del Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD) desde el tiroteo masivo en el festival Route 91 Harvest, dijo Louis Lepera, director de seguridad pública del hospital.

El personal del hospital y los oficiales utilizaron un edificio médico desocupado para practicar el trato y derribo de un tirador activo, mientras participaban voluntarios que se hicieron pasar por víctimas.

“Tratamos de hacer uno cada dos o tres años”, informó Lepera sobre el simulacro. “La prueba más importante que queremos probar durante estos simulacros son, por supuesto, nuestras habilidades de comunicación con nuestra policía local”.

En las horas posteriores a la tragedia de octubre de 2017, que tomó la vida de 58 personas e hirió a cientos más, el UMC enfrentó problemas de comunicación. En un momento dado, un despacho de radio comunicó falsamente a los servicios de emergencia que el hospital, que tiene la única unidad de traumatismo de Nivel 1 en Nevada, se había quedado sin espacio para recibir más heridos.

Lepera dijo que el departamento de seguridad pública “aprendió mucho” del tiroteo, cuando “hubo una gran cantidad de problemas de comunicación”. Mencionó que el simulacro del sábado les daría a los empleados actuales la práctica de trabajar juntos en caso de una futura tragedia.

“Descubriremos dónde están nuestros problemas, qué podemos hacer mejor y qué debemos hacer mejor”, detalló.

El oficial Gregory Anton, quien ayudó a dirigir el ejercicio, señaló que estaba diseñado para simular un tirador activo en un edificio grande con mucha gente dentro.

“Cuando vamos a un edificio con mucha gente, tenemos que manejar la amenaza y el enfoque de manera mucho más diferente”.

Antes del simulacro, Anton se dirigió a las víctimas voluntarias y les solicitó que actuaran de la manera más realista posible. Le pidió a la multitud, algunos pintados con pintura roja, otros con huesos falsos que sobresalían de debajo de la ropa, que trataran de distraer a los oficiales, que necesitan estar preparados para los escenarios de la vida real.

Fuera del edificio, Anton indicó que las habilidades practicadas durante el ejercicio son tácticas que los oficiales aprenden en el nivel de la academia. Pero después del tiroteo de 2017, los oficiales han estado realizando simulacros de tiradores activos más largos con más frecuencia.

“La parte desafortunada es que un agresor activo es una de esas cosas en las que se está volviendo demasiado común”, concluyó. “El mundo está cambiando, la dinámica está cambiando, las amenazas están cambiando y debemos estar preparados para lo que vamos a hacer”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.