85°F
weather icon Clear

Poniatowska lamenta violencia en marcha feminista

La escritora Elena Poniatowska lamentó la violencia en la marcha feminista y pidió no culpar a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, de la actual situación de inseguridad que viven las mujeres.

“Sé que también reaccionaría con violencia si atacaran a una niña, pero también tengo que decir que destrozar y patear resuelva uno solo de los puntos por los que luchan las mujeres”, escribió en su cuenta de Facebook.

En Twitter, la escritora publicó que “la brutalidad y el destrozo jamás pueden estar ligados a la acción de la mujer”.

En defensa de Sheinbaum, señaló que “la violencia contra las mujeres es inaceptable pero no podemos culpar a una sola persona como se está haciendo con @Claudiashein porque ella siempre nos ha defendido y solo unidas con ella resolveremos lo que tanto nos duele el maltrato y la violencia y la desigualdad”.

“No convirtamos a @Claudiashein en la criba de todas las flechas envenenadas ni en chivo expiatorio. Para ella, también como para todas nosotras, la tarde de violencia del viernes 16 fue un acontecimiento triste y preocupante”, escribió Poniatowska.

Colectivo feminista exige cobertura con perspectiva de género

Grupos feministas demandaron a los medios de comunicación una cobertura con perspectiva de género, pues de la marcha en la Ciudad de México destacaron la violencia en lugar de las demandas de las mujeres.

La organización Mujeres+Mujeres afirmó que considerar que los daños materiales a raíz de las protestas son mayores a los daños sociales son también una forma de violencia.

En varios puntos, el colectivo explicó que los medios de comunicación dieron una cobertura sesgada, debido a que omitieron el propósito y las peticiones de las manifestantes, además de que minimizaron el contexto.

Los medios se enfocaron en las agresiones a periodistas que a la violencia sistemática que padecen las mujeres en el país; reprodujeron la violencia en el discurso, al deslegitimizar las causas feministas, enfatizaron.

La protesta que impulsó una marcha feminista tuvo su origen en el caso de dos jóvenes que denunciaron a policías por abuso sexual. Primero se manifestaron frente a la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, con la consigna “No me cuidan, me violan”.

En uno de los casos, ocurrido el 3 de agosto pasado en la alcaldía Azcapotzalco, la familia de la joven afectada se desistió, porque sus datos fueron filtrados a la prensa. Mientras que el director de la Policía, Jesús Orta, señaló que los policías continuaron en funciones porque no habían sido requeridos por la procuraduría capitalina.

No obstante, la corporación aseguró que seguiría con las investigaciones.

El otro caso ocurrió el 8 de agosto en el Muso Archivo de la Fotografía.

Mientras estaba reportando la marcha en vivo en la Glorieta de los Insurgentes, el reportero Juan Manuel Jiménez fue agredido por un hombre, hecho que fue destacado por varios medios de comunicación.

Al respecto, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, lamentó la violencia contra periodistas y asistentes, así como los daños a edificios y comercios, pero también destacó que la violencia de unos y unas “empañan la defensa de los derechos de las mujeres”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.