89°F
weather icon Clear

¿Por qué un adolescente pasa los fines de semana recogiendo globos en el desierto de Nevada?

En el desierto, a unos pocos kilómetros al noroeste de Las Vegas, todo parece más o menos igual.

Los cactus brotan entre montículos de tierra. Las montañas reinan al oeste. En una mañana de sábado de abril, no hay ni una nube en el cielo.

Sin embargo, si se observa más de cerca, tonos de color salpican el monótono paisaje. Flores, a veces. Pero más llamativos, y casi más abundantes, son los globos de Mylar desinflados, pegados en las plantas de todo el desierto.

Es aquí, a unos pocos kilómetros de la carretera más cercana, donde Christian Daniels, de 15 años, va de excursión con su padre, Bill. Su perro, un labrador inglés de cuatro años llamado Ruby, corre detrás de una lagartija. Spoiler: No la atrapa.

Christian se detiene en seco.

“Ahí”, apunta.

Sale en dirección contraria y vuelve un minuto después con un globo rojo, antes clavado en la espina de un cactus. Lleva impreso en el lateral “Feliz cumpleaños”.

Unos minutos después, aparece un objeto igualmente brillante. Esta vez, sin embargo, es una flor roja.

“No parece muy diferente del primer globo que recogimos”, comenta Bill Daniels.

Hace un año y medio, Christian descubrió que las tortugas del desierto suelen confundir los globos con flores y se los comen. Es un error potencialmente mortal, y la afluencia de globos en la zona no ayuda a sus posibilidades. Así que puso en marcha el Desert Balloon Project, y sale de excursión casi todos los fines de semana con su padre o su hermano de 18 años, Hayden.

Bill Daniels dijo que a su hijo mayor le encantaba ir de excursión con él desde que era joven, pero Christian “nunca quiso ir de excursión”.

“Y entonces, literalmente, hace un año y medio, leyó sobre las tortugas y dijo: ‘Papá, vamos a por globos’”, recuerda el padre.

Christian publica habitualmente sus aventuras en su página de Facebook, y es allí donde se conecta con otras organizaciones benéficas y fundaciones que ayudan a defender a las tortugas del desierto, que están protegidas por la Endangered Species Act.

Sarah Mortimer es la directora ejecutiva de The Tortoise Group, una organización sin fin de lucro que aboga por el bienestar y la protección de las tortugas del desierto. Mortimer se puso en contacto con Christian y está entusiasmada con el trabajo que está haciendo, especialmente porque es un área de la que la mayoría de la gente no sabe mucho.

“Las tortugas del desierto pueden ver colores”, afirma. “Y les atraen mucho los rosas, amarillos y naranjas brillantes, esos mismos colores que ven en las flores silvestres del desierto. Así que a veces van detrás de uñas postizas pintadas o de un globo tronado”.

Christian y su padre encuentran todo tipo de objetos en el desierto: aparatos de aire acondicionado, latas de cerveza, televisores destrozados, incluso un frigorífico completamente intacto.

A veces pasan tres o cuatro horas de excursión, pero una cosa es segura cada vez que salen: Encontrarán globos. Tienen una colección en su casa para marcar cada vez que han salido, junto a una mesa llena de cuernos de ciervo y caparazones de tortuga.

Christian, estudiante del campus Sky Pointe de Somerset Academy, pasa las mañanas de los domingos en el Fire Explorer Program, un paso hacia su sueño de convertirse en bombero. Empezó el Desert Balloon Project porque, bueno, ahora le gusta el senderismo y le gusta la naturaleza. Y esta era una gran oportunidad para devolver algo.

“La primera vez que encontré un globo, lo recogí porque no sabía lo que hacía ahí”, dijo. “Cuando lo trajimos a casa, investigamos un poco y descubrimos que las tortugas se los comen, se les meten en los intestinos y las mata”.

El objetivo del Desert Balloon Project es concienciar a la población sobre este problema e instar a la gente a que deje de soltar globos de Mylar en el aire. Es una petición sencilla, y algo que la mayoría de la gente no piensa dos veces.

Por ahora, sin embargo, Christian no tiene planes de dejar de caminar por el desierto los sábados por la mañana, recogiendo globos perdidos y salvando sin ayuda la vida de las tortugas en el proceso. ¿Y cómo se siente?

“Se siente bien”, responde, y luego hace una pausa por un segundo. “Se siente muy bien”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Empleos disponibles en Boyd Gaming

La recuperación económica de Las Vegas continúa después de los estragos causados por la pandemia de COVID-19. Recientemente, la compañía Boyd Gaming llevó a cabo una feria de empleo en la que ofrecieron una numerosa cantidad de puestos de trabajo para varias de sus propiedades, incluyendo los casinos Aliante, Orleans, Gold Coast, Suncoast, California, Fremont y Sam’s Town.

Cuando la puerta se quedó en silencio

La mayoría de las personas cuando escuchan “Testigos de Jehová” inmediatamente piensan en los que tocan sus puertas, e incluso han hecho “memes” esporádicos sobre la insistencia de su predicación. Pues ya hace un año que no están tocando puertas ni van de casa en casa. ¿Qué han hecho todo este tiempo?

Juliana Urtubey: “Maestra Nacional del Año”

Una educadora de Nevada fue reconocida el jueves 6 de mayo como “Maestra Nacional del Año” 2021, convirtiéndose en la primer nevadense en obtener el prestigioso premio.

“La policía y la comunidad” [Parte II]… Casos de violencia doméstica

“La policía y la comunidad”, continúa esta serie exclusiva entre el Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas (LVMPD, por sus siglas en inglés) y El Tiempo. En este segundo capítulo, se abordará el tema de la violencia doméstica y los recursos disponibles para las víctimas.