Posible ejecución ‘no es la comidilla de la ciudad’ para los residentes de Ely

ELY – Un recluso puede ser ejecutado el miércoles en el pequeño pueblo minero de Ely, pero los negocios aquí continúan como de costumbre.

“No es la comidilla de la ciudad”, dijo la alcaldesa Melody Van Camp.

Los residentes se centran en otros problemas, mencionó, como el aumento de los costos de servicios públicos y un requisito para mostrar una identificación en el vertedero. La ejecución planificada de un asesino convicto es caso secundario, aseguró.

Los funcionarios de la prisión planean inyectar a Scott Dozier, de 47 años, un cóctel letal de drogas. Si es asesinado el miércoles, será el primer preso ejecutado en Nevada desde 2006.

Wayne Cameron, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de White Pine, dijo que muchas personas desconocen la ejecución planificada el miércoles. Los medios locales de Ely no han informado mucho sobre el caso, afirmaron Cameron y Van Camp.

“No ha sido empujado en nuestras caras todos los días, todos los días, todos los días, como sería, tal vez, en una ciudad más grande”, aclaró Karen Livingston, propietaria de una estación de radio local.

Algunos en la ciudad están preocupados de que las noticias sobre la ejecución puedan dañar la imagen de Ely, destacó Cameron. La presencia de reporteros se mantuvo como mínimo el martes, pero el caso de Dozier atrajo la cobertura de los medios en todo el estado.

Van Camp comentó que espera que su ciudad no solo sea conocida por las noticias de Dozier.

Ely, en el Condado de White Pine, tiene alrededor de 4 mil 200 residentes y atrae a los visitantes como una parada a lo largo de la Ruta 50, conocida como “America’s Loneliest Road”. La ciudad cuenta con cielos oscuros, un museo ferroviario y muy cerca del único parque nacional de Nevada, la Gran Cuenca. Es el tipo de lugar donde se pueden comprar licencias de caza y pesca en un casino.

También alberga la prisión de máxima seguridad de Nevada, que abrió sus puertas en 1989. La instalación es el segundo empleador más grande de la ciudad, con aproximadamente el 10 por ciento de la población trabajando en la prisión. La minería sigue siendo el mayor empleador para los residentes, pero esos trabajos se han ido y venido a lo largo de los años, describió Van Camp.

“La prisión es una entidad que está aquí para quedarse”, señaló. “Creo que se puede decir que el crimen vale la pena, y sabes, emplea”.

Bárbara Jirak trabajó en la Prisión Estatal Ely durante 25 años, dirigiendo el comisario del recluso, y ahora es voluntaria en el Museo Público White Pine en la calle principal de la ciudad.

La gente puede no estar prestando mucha atención a la ejecución, argumentó Jirak, porque la prisión está a casi 15 millas de la ciudad.

“No es un recordatorio visual a diario de que tenemos una prisión de máxima seguridad en las cercanías”, mencionó.

Jirak y Cameron dijeron que respaldan a los funcionarios que siguen adelante con la ejecución, pese a que un fabricante de drogas demandó a Nevada y otros el martes en un esfuerzo por detenerlo.

“(Dozier) todavía es capaz de hablar por sí mismo y ha hablado”, puntualizó Jirak. “Así que déjenlo tener lo que ha pedido”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like