Postulado al Nobel de la Paz visitó Las Vegas

Invitado por Yo Soy 132 Las Vegas, con su clásica guayabera blanca, el sacerdote católico Alejandro Solalinde, visitó la ciudad de Las Vegas para dar una conferencia en temas de migración en la biblioteca del Condado Clark, sede Flamingo, con respecto a su postulación y aceptación de su nominación por parte del comité Noruego del premio Nobel de la Paz, 2017.

Amenazado de muerte por bandas criminales que maltratan inmigrantes que transitan por México rumbo a EE.UU., así como señalado de “pollero” por el Instituto Nacional de Migración de su país, el padre Solalinde no ha detenido su lucha por conseguir los derechos humanos básicos para los centro y sudamericanos que pasan por el “holocausto migratorio”, como él nombra.

El jueves 3 de agosto, Solalinde dirigió unas palabras a los asistentes, en su mayoría hispanos, “siempre ha habido migraciones, es un fenómeno social que nunca va a desaparecer, es una migración forzada a nivel global en América y África, la causa principal es porque las personas generan riqueza, como si fueron mercancía, produce dinero su mano de obra”, dijo el párroco.

El sacerdote se remontó a la esclavitud de africanos por colonizadores europeos y luego norteamericanos, como ejemplo de una primera migración obligada, por su aguante para el trabajo, “era como traer caballos, no tomaron en cuenta que esas personas iban a buscar su libertad y convertirse en ciudadanos, ya tuvimos un primer mandatario de color en Obama”.

La migración actual, Solalinde la divide en 3. La primera es la violencia que existe en los países del sur, la segunda causa es el empobrecimiento y por último es el factor de aspiraciones de una mejor vida, “el 80% de las personas que están viajando son jóvenes con sueños, en sus lugares de origen ya no hay condiciones para la vida”.

Muros, fronteras, barreras, discriminación, prejuicios y hasta malas caras, es con lo que se encuentra un inmigrante una vez llegan a Estados Unidos, sucedía lo mismo que con los africanos, eran instrumentos de trabajo, pero ya estando ahí nadie los va a sacar, igualmente pasa con los latinos están llegando para quedarse. Considera el Premio Nacional de Derechos Humanos, 2012. (México).

El refugio para inmigrantes que transitan por México “Hermanos en el Camino”, dirigido por Solalinde, se encuentra en Ixtepec, Oaxaca, y llevan 12 años de servicio. Brindan techo y alimento, necesidades básicas de las personas, al igual que zapatos y ropa. En su país el padre católico tiene 4 guardaespaldas proporcionados por el gobierno mexicano, cuidando su bienestar.

“A Trump se le va a terminar el poder presidencial en muy poco tiempo, y los inmigrantes van a seguir aquí, no hay que darle tanta atención”, comentó el padre. “A los latinos nos encanta compartir lo poquito que tenemos, la misión de los inmigrantes es enseñar que somos hermanos, los magnates millonarios tienen las mismas necesidades básicas”.

Solalinde aseguró que en 1971, marchó con el campesino César Chávez, pionero en buscar la igualdad en el trabajo para hispanos en la historia de Estados Unidos. “Las nuevas generaciones están tomando una identidad de su país de origen y estén donde estén, están generando una nueva cultura, ya con un nivel escolar más avanzado que las primeras generaciones de inmigrantes”.

Después de casi 2 horas de su intervención y una serie de preguntas del público, el invitado se tomó fotografías con quien así se lo solicitó.

Cuauhtémoc Sánchez, integrante de Yo Soy 132 Las Vegas, comentó: “Alejandro nos ha enseñado mucho, me hace sentirme orgulloso de su trayectoria, es una persona excelente, mis compañeros y yo hemos aprendido de su forma de ser, lo empecé a seguir por ser un Padre moderno, que inclusive apoya a los gays”, dijo el joven quien dejaba ver su emoción por tan importante mención que recibió Alejandro Solalinde.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like