101°F
weather icon Clear

Presuntas disputas de operadores de una casa grupal por “condiciones deplorables”

La mujer que presuntamente operó un hogar grupal sin licencia durante meses en el valle este, le informó al Review-Journal el sábado que no estaba al tanto de las “condiciones deplorables” descritas en un informe policial y que la casa era un hogar de “vida independiente”.

Contactada por teléfono el sábado, Mary Glenn confirmó que alquiló habitaciones en 3105 Parkdale Ave., donde los oficiales del Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD) realizaron una inspección el 12 de septiembre y arrestaron a Bruce Wycoff, de 51 años, bajo sospecha de abuso de ancianos. Wycoff supuestamente trabajó como “gerente de la casa”.

Wycoff y otros sospechosos no identificados supuestamente “asumieron posiciones de cuidado” con los residentes, ocasionalmente “insistieron en que las personas discapacitadas durmieran en colchones sucios en el piso” y no cambiaban los pañales de los residentes.

Al momento de la redada, la policía había identificado a seis residentes que eran “víctimas de abuso y negligencia”, indica el informe.

Las condiciones descritas durante la búsqueda incluyen un baño sin un inodoro funcional, sin aire acondicionado en el primer piso, habitaciones superpobladas y lo que parecía orina derramada junto a una cama donde alguien “parecía haber orinado en una botella de plástico”, describe el informe.

Algunos residentes usaban sillas de ruedas, pero no se encontraron rampas en el hogar. Once adultos y dos niños menores de 10 años vivían allí el 12 de septiembre, pero los residentes que hablaron con la policía durante la investigación dijeron que hasta 20 personas a la vez han vivido en el hogar.

Glenn, de 56 años, cuestionó el alcance de las condiciones descritas en el informe.

“Cuando tuve la casa, hice lo mejor que pude para asegurarme de que estuviera limpia”, dijo.

Durante una entrevista con la policía en el hogar el 23 de mayo, Glenn se describió a sí misma como “propietaria y más”, determina el informe.

“Todos estaban sanos, nadie se quejó de haber sido herido. Nadie se quejó de ser descuidado de ninguna manera”, agregó Glenn el sábado sobre la visita de la policía el 23 de mayo.

“Esto es inhumano”

Pero durante esa visita, la policía encontró a un hombre que vivía en la casa que fue dado de alta recientemente de un hospital con la recomendación de ir a un “centro de enfermería especializada”, según el informe.

El hombre, cuyas enfermedades incluyen insuficiencia renal, sepsis, úlceras de decúbito y una enfermedad cerebral que “altera la función del cerebro”, había sido hospitalizado el 11 de mayo después de vivir en el hogar, según el informe. Elder Protective Services informó después de la visita al hospital del hombre que “no podía cuidar de sí mismo” y que “vivía en condiciones sucias”.

El sábado, la residente en el hogar Shay Sloan dijo que desde que se mudó hace unos dos meses, ha estado cuidando a otro residente que usa una silla de ruedas.

Sloan, de 50 años, dijo que cuando se mudó, el residente estaba “sentado en sus propias heces”. Enunció que notificó a Glenn sobre el estado de la casa cuando se mudó.

“El día después de que llegamos aquí, dije: ‘Esto es inhumano’”, afirmó. “Todo huele a orina. Fue horrible”.

Sloan menciona que ella y los residentes restantes, cuatro de los cuales fueron vistos en la casa el sábado, han estado limpiando la casa desde el 12 de septiembre. Los colchones se apoyaron contra las paredes exteriores, y un gran contenedor de basura azul se sentó en el camino de entrada.

John Crowe, quien admitió que había estado viviendo en la casa durante tres días cuando ocurrió la redada, describió las condiciones descritas en el informe de arresto durante una entrevista el viernes y dijo que estaba preocupado por las bacterias en la casa. Crowe dijo que había tenido una pelea reciente con cáncer de colon y tenía miedo de enfermarse.

Tanto Crowe como Sloan dijeron que habían estado intentando sin éxito obtener un reembolso del alquiler de Glenn.

“Estoy en el agujero en este momento”, admitió Crowe.

Otro residente, Darrell Short, de 51 años, describió la casa el sábado como “un hogar independiente” y dijo: “Mary ya no tiene nada que ver con esta casa”.

Short dijo que el dueño de la casa les dio el contenedor para que lo limpiaran.

Alegaciones denegadas

En una breve conversación telefónica el sábado, Michael Oghigian confirmó que es dueño de la casa a través de su compañía, 4M Properties.

“Hay una investigación sobre la gente a la que le alquilo la propiedad en este momento”, dijo Oghigian.

Un hombre identificado en el informe de arresto solo como “Calvin” supuestamente actuó como Glenn y el “asociado” de su esposo que reclutaron personas para vivir en la casa, según el informe.

Cuando lo llamaron por teléfono el sábado, Calvin Leslie subrayó que había recomendado a personas numerosos hogares en todo el valle, incluida la de la dirección de Parkdale.

“Todos con los que trato deben ser independientes, deben poder alimentarse, vestirse, y todo debe mantenerse limpio”, recalcó.

Leslie añadió que había estado en la propiedad de Parkdale una vez, y luego le dijo a Glenn que estaba “sucia y asquerosa”.

Mencionó que continuó refiriendo a las personas a la casa después de verla porque “Mary aseguraba que la casa estaba limpia y que todo estaba bien”.

“Todo el tiempo que he conocido a esta mujer, desde 2015, nunca supe que tuviera una casa sucia”, aseveró.

Durante la investigación policial, los residentes informaron a los detectives que el alquiler cuesta entre 400 y 600 dólares al mes en efectivo y que les prometieron habitaciones individuales, comida, asistencia y supervisión, según el informe. Los residentes también agregaron que Glenn toma tarjetas de débito y tarjetas de cupones de alimentos de “los residentes más incapaces” para retirar efectivo “con el pretexto de cobrar el alquiler”.

El sábado, Glenn negó las acusaciones en el informe policial y aseguró que los inquilinos les mentían a los detectives.

“Muchos de estos clientes están tratando de aprovecharse de la situación”, concluyó. “Estamos decepcionados de que esto haya sucedido, y hemos hecho todo lo posible para hacer mucho por nuestros inquilinos”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Desechará fábrica muchas dosis de vacunas J&J

Organismos reguladores de Estados Unidos están permitiendo la liberación de 10 millones de dosis de la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson de una fábrica con problemas, pero el material para hacer muchas más debe ser desechado debido a posible contaminación.

COVID silencia a entusiasta instructor de banda del CCSD

Pablo Navarro, que enseñó durante unos 25 años en Gibson Leadership Academy de Las Vegas, falleció el 27 de mayo debido a complicaciones por COVID-19.

Detectives de pandillas investigan tiroteo en piscina de Summerlin

Los detectives de pandillas de Las Vegas y la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos están investigando después de que se produjeran más de 100 disparos en una piscina de Summerlin.

 
Incendio al oeste de Las Vegas calcina 1,500 acres

Un incendio en Potosi Mountain, a unas 20 millas al oeste de Las Vegas, había quemado unos 1,500 acres a primera hora del viernes.

Arrestan a hombre en relación con caso de asalto mortal

La policía de Las Vegas realizó un arresto en el repentino asesinato de un hombre que fue disparado mientras despachaba gasolina en el centro de Las Vegas en marzo, según los registros del Centro de Detención del Condado Clark.

Acercan vacuna a la comunidad hispana

Desde que se abrió la accesibilidad para la vacuna contra COVID-19, más de un millón de personas en el Condado Clark han recibido al menos la primera dosis. No obstante, funcionarios y organizaciones siguen uniendo esfuerzos para informar a las comunidades minoritarias sobre la importancia de inocularse.