87°F
weather icon Clear

Profesores del CCSD redactan testamentos, considerando dejar de dar clases

La posibilidad de reanudar las clases presenciales en el Distrito Escolar del Condado Clark (CCSD) tiene a algunos profesores escribiendo testamentos y otros suplicando a los líderes del distrito que lo reconsideren, planteando preguntas para un puñado de si volverán a sus aulas el 24 de agosto.

Con menos de un mes antes de que los maestros se reporten a trabajar y el número de casos de COVID-19 en Nevada en aumento, muchos maestros afirman que el CCSD debería seguir el ejemplo de los grandes distritos escolares públicos en California y adoptar un comienzo de año sólo en línea, una opción que permanece abierta bajo el plan de reapertura aprobado que será discutido nuevamente el martes por la Junta Escolar.

“En línea no es lo ideal”, indicó la maestra de primaria, Jeanette Kocian. “La mayoría de nosotros preferiríamos estar frente a nuestros hijos si fuera seguro, pero no lo es”.

Kocian dijo que una de sus principales preocupaciones es para sus alumnos de tercer grado, que necesitarán recordatorios constantes para mantener una distancia segura de sus amigos y abstenerse de compartir material escolar. En su aula portátil, no tendrán fácil acceso a un lavabo para lavarse las manos, dijo.

A nivel personal, Kocian indica que teme por su vida por primera vez en sus 27 años de carrera como profesora.

“Todavía da miedo estar sentada pensando en escribir un testamento y escribir cartas de despedida a mi familia”, comentó Kocian, cuyos parientes más cercanos viven fuera del estado. “Si me enfermo, estaré sola”.

En lugar del enfoque de aprendizaje mixto presencial y remoto del distrito (que le exigiría tanto enseñar a sus alumnos en persona como preparar lecciones para ellos en casa y supervisarlos) Kocian dijo que espera que el distrito sólo elija una opción a tiempo completo o la otra, una opinión que también se hizo eco en una declaración del sindicato de profesores.

Bajo el modelo de aprendizaje mixto, los estudiantes asistirían a la escuela sólo los lunes y martes o jueves y viernes para reducir el tamaño de las clases a la mitad y hacer posible el distanciamiento social.

La Asociación Educativa del Condado Clark (CCEA) declaró que sin fondos federales adicionales para las pruebas de COVID-19 y el equipo de protección personal, no podría apoyar el plan actual de reapertura de las escuelas y “apoyaría a cada educador y padre que elija no participar en la reapertura del CCSD”.

La pregunta que todos se hacen

En una encuesta realizada por el Guinn Center for Policy Priorities, Nevada Action for School Options y Nevada Succeeds, aproximadamente el 52 por ciento de casi siete mil empleados del CCSD encuestados indicaron que se sentían incómodos al regresar a las escuelas dadas las políticas actuales.

¿Pero eso significa que no volverían? Kenneth Retzl, director de políticas educativas del Guinn Center, dijo que esa es la pregunta que todos se hacen.

Aunque muchos profesores están preocupados, la pandemia también ha suprimido el número de profesores que se van en el semestre de primavera, dijo Retzl, refiriéndose a una presentación del departamento de recursos humanos del distrito.

Representantes del CCSD dijeron que el distrito tiene aproximadamente el 96 por ciento de los puestos de enseñanza ocupados, con 751 vacantes. Una encuesta a los empleados enviada el miércoles no pregunta sobre los planes de regreso.

Retzl dijo que cree que hay tres posibilidades para los maestros descontentos con la situación: renunciar en grupo, tomar su tiempo de enfermedad acumulado o sonreír y soportarlo y marcharse cuando las condiciones económicas mejoren.

Los que respondieron a la encuesta del Guinn Center también apoyaron abrumadoramente la mayoría de las medidas de mitigación propuestas por la encuesta, incluyendo una limpieza adicional y una mejor comunicación con la comunidad. Si se tomaran esas precauciones adicionales, el 59 por ciento dijo que se sentirían cómodos volviendo.

La profesora de codificación de la escuela primaria Claire Cummings dijo que el formato que tomen las clases este otoño tendrá un impacto en su decisión de regresar. Se espera que los maestros especialistas como ella roten en las clases según el calendario propuesto, en parte para ofrecer a los maestros de educación general la oportunidad de tomar un tiempo más libre.

Cummings dijo que preferiría enseñar en línea, lo cual, según ella, no cambiaría mucho sus planes de estudio. Para enseñar a los niños pequeños a codificar, comienza con conceptos básicos como secuencias y bucles enseñados a través de técnicas como apretones de manos secretos y rutinas de baile.

Si los especialistas enseñan en línea, también podrían asumir la carga de ofrecer horas de oficina virtual o ponerse en contacto con los estudiantes en casa, añadió. Pero si deben regresar, Cummings sugiere que se les asigne uno o dos profesores de educación general cada uno.

“Me preocupa mi exposición personal pero también la propagación”, indicó Cummings. “Si me enfermo, podría exponer a toda la escuela en una semana”.

El cuidado de los niños es un gran problema

De todas las preguntas que los profesores han planteado sobre el plan de reapertura, la de cómo se espera que encuentren una guardería para sus propios hijos sigue siendo un punto delicado.

El distrito ha dicho que está trabajando con socios de la comunidad como los municipios para encontrar opciones, y una encuesta a los empleados enviada el miércoles tenía como objetivo exclusivo determinar quién necesitaba cuidado infantil y en qué días. La idea de ofrecer cuidado infantil a los empleados en las escuelas o en un centro central no se había concretado hasta el 13 de julio.

Dana Matthews, una maestra de jardín de niños en la Primaria Jo Mackey, dijo que un beneficio de la carrera de maestra era la oportunidad de llevar a sus hijos al trabajo. Ahora, comenta, se encuentra en una situación imposible.

Dejar a sus hijos con sus padres podría exponer a la pareja, que tiene 70 años, al COVID-19. Dejar su trabajo o pedirle a su marido que deje su trabajo de profesor significaría un importante recorte salarial y el fin de una de sus carreras de más de 15 años. Pagar por la guardería hará que la familia gaste al menos mil 300 dólares al mes, según estima Matthews, y es difícil encontrar un lugar para ello semanas antes de que empiecen las clases, especialmente para los niños que tienen necesidades diversas.

“No son capaces de ‘sólo entrar en la computadora y hacer el trabajo por sí mismos’”, indica Matthews. “¿Recibirán ayuda en la guardería o se retrasarán aún más?”

Matthews dijo que, salvo que ocurra un milagro, lo más probable es que ella usará sus días de enfermedad guardados, tomando unos cuantos cada semana en los días en que sus hijos no vayan a la escuela y esperando que ella y su familia no se enfermen.

“Mi pesar es que nunca veré al cohorte B”, aseveró Matthews. “¿Habrá suficientes sustitutos? ¿Es justo que la mayoría de esos niños cursen el kínder con otra persona?”

Maestros suplentes

Los sustitutos serán especialmente importantes en el marco de un programa escolar propuesto que haría que todos los profesores se tomaran un periodo de preparación al final del día, dejando a ninguno para cubrir las clases de los colegas ausentes.

Pero una encuesta realizada entre los sustitutos que han estado batallando por mejores salarios y condiciones de trabajo este año, indica que más de la mitad no están seguros de si volverán al distrito en otoño.

Sus preocupaciones se hacen eco de las de los maestros, que van desde enfermarse hasta no tener los incentivos de desarrollo profesional para gestionar eficazmente un aula de aprendizaje mixto, pero se ven agravadas por la falta de seguro médico para los suplentes.

“Lisa Roe, una maestra jubilada que ha trabajado como suplente los dos últimos años y ahora afirma que le preocupan las cuentas del hospital. “¿Qué hago con eso de ganar 12.50 dólares por hora?”

Tara Shiroff dijo que antes del brote de COVID-19 ella aceptaba regularmente trabajos en seis o siete escuelas pero que dejaría esa práctica si regresaba al distrito. Dijo que probablemente sólo aceptaría trabajos previamente arreglados para maestros que están de vacaciones, y sólo en los días en que su hijo está en la escuela.

“Si se trata de un trabajo de última hora, no tendrías forma de saber si es porque el maestro se enfermó”, agregó.

Testamentos, decisiones tomadas

Una consejera de preparatoria que pidió permanecer anónima por miedo a represalias, comentó que espera que se pida a los consejeros y otros miembros del personal que cubran las clases en caso de escasez de suplentes. Incluso si eso no ocurre, le preocupa que no haya suficientes protocolos para mantenerla a salvo si un estudiante va a su oficina y se niega a usar un cubrebocas.

También le preocupa que el distrito no reconozca su discapacidad o que el hecho de pedir protecciones especiales suponga una carga adicional para el resto de su equipo.

En general, pese a sus preocupaciones, describe que siente un sentido del deber hacia los estudiantes en riesgo más afectados por la educación a distancia a tiempo completo.

“Por mucho que prefiera que las cosas estén en línea, nadie ha visto lo que les pasa a los niños en casa”, señaló.

Como toda su familia vive fuera del estado, le ha pedido a una amiga que vaya a su casa y cuide de su perro si se enferma o termina hospitalizada, añadió.

Pero tener un testamento no debería ser un requisito previo para un trabajo docente, escribió Jenn Ice, profesora de educación especial en la Preparatoria Foothill, en una carta abierta al Superintendente Jesús Jara y a la Junta de Fideicomisarios.

En la carta, Ice suplicó a los líderes del distrito que no pidieran a los profesores que volvieran a las aulas sin medidas para protegerlos a ellos y a sus estudiantes.

“No quiero morir por ser forzado a una situación que se puede prevenir”, escribió. “Estoy en cuarentena desde marzo, he usado mi cubrebocas, he usado desinfectante de manos y he cancelado múltiples planes para ver a mi familia en otros estados para poder protegerme”. ¿Todas mis medidas proactivas serán en vano?”

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Hearts Alive Village Las Vegas aparece en nuevo material literario

El refugio local de protección animal, Hearts Alive Village Las Vegas (HAVLV), tiene una aparición especial en el nuevo libro “Chicken Soup for the Soul: The Magic of Dogs”, el cual destaca el vínculo entre los humanos y los perros en la vida cotidiana, especialmente durante el difícil tiempo de la pandemia del COVID-19.

 
Gangas en Goodwill para las compras de regreso a clases

Primero fueron productos esenciales papel higiénico y alimentos, pero ahora los artículos más deseados durante la pandemia incluyen ropa, escritorios y equipo de gimnasia.

 
Sisolak nombra a nueva directora del DETR

El gobernador Steve Sisolak anunció el jueves movimientos para fortalecer la asombrosa división de desempleo del estado, haciendo nombramientos clave incluyendo una ex presidenta de Asamblea que dirigirá un comando para resolver problemas.

Veterana y oficial de policía pierde su lucha contra el cáncer

Una policía de Las Vegas que fue diagnosticada con cáncer después de servir en Afganistán perdió su batalla de dos años contra la enfermedad el miércoles por la noche.

Unidad en la diversidad

Agosto es el Mes Nacional de Concientización sobre Donantes minoritarios (NMDAM, por sus siglas en inglés), debido a que está a la vuelta de la esquina, Nevada Donor Network hace difusión, como cada año, del mensaje que salva vidas.