Profesores en Chiapas rapan a colegas por no hacer huelga con ellos

Como si se tratara de un castigo colegial propiciado por los alumnos más temidos del salón, unos profesores raparon y forzaron a sus colegas a caminar descalzos con carteles humillantes. ¿La razón? Ir a trabajar y no participar en las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) contra la reforma educativa del gobierno.

La secretaria de Educación de Chiapas, Sonia Rincón, informó que por lo menos 15 maestros fueron agredidos. El ‘castigo’ fue presuntamente ideado por profesores miembros de la CNTE, Coordinadora que es apoyada por algunos miembros del partido Morena (encabezado por Andrés Manuel López Obrador) y por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

El motivo de la protesta es la reforma que pretende introducir el gobierno y en la que, para ellos, se modifican los mecanismos de evaluación de los maestros, se reduce el poder del sindicato educativo y se privatiza la educación.

“La mal llamada ‘reforma educativa’ no es educativa, es laboral. No se trata de mejorar la educación sino de ajustar la ‘nómina’ (que es como el capital llama a los despidos)”, declararon en un texto los líderes del EZLN, el subcomandante Marcos y el subcomandante Moisés. “No están defendiendo privilegios, están luchando en la última trinchera de cualquier ser humano: las condiciones mínimas de vida de ellos y de sus familias”, agrega el texto.

Muchos maestros efectivamente temen por su futuro laboral. El secretario de Educación, Aurelio Nuño (del oficialista Partido Revolucionario Institucional, PRI), despidió hace un par de semanas a 3,000 profesores por participar en una protesta ilegal contra la reforma educativa. “La voluntad del presidente de la República es continuar, sin importar qué obstáculos tengamos que vencer, con el desarrollo de la reforma educativa y, aplicando la ley, instaurar un Estado de Derecho y erradicar la impunidad en nuestro sistema educativo”, afirmó el secretario.

Protestar sin humillar

Las protestas han sido ocasionales desde el 2013, cuando el Gobierno de Peña Nieto impulsó la reforma. Pero recientemente han tomado más fuerza, pues se acercan las elecciones estatales del 5 de junio. Justificadas o no, lo que muchos reprueban son los métodos con los que pretenden ganar adeptos e infundir miedo.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos reprobó lo sucedido en la ciudad de Comitán (Chiapas) este martes. En un comunicado, rechazó “enérgicamente los actos intimidatorios y vejaciones cometidos hoy, en Comitán de Domínguez, Chiapas, por presuntos integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) contra maestros que cumplen con su deber de impartir clases”.

Por su parte, la Secretaría de Educación Pública anunció que “condena categóricamente la violencia perpetrada en la ciudad de Comitán de Domínguez por integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y de algunas de sus organizaciones afines, en contra de supervisores y directores escolares del estado de Chiapas que cumplían con las acciones legales de notificación a los maestros que han faltado por más de tres ocasiones a sus labores docentes”.

Sin embargo, la CNTE no reconoce su responsabilidad en los hechos. José Luis Escobar, vocero de la coordinadora en Chiapas, dijo a la cadena Milenio TV que otra organización social fue la que rapó a los docentes, y que ellos condenan los hechos.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like