87°F
weather icon Partly Cloudy

Propietario de terreno demanda al dueño de un club de striptease de Las Vegas, alegando que dirige un burdel ilegal

El propietario del terreno donde se asienta el Can Can Room demandó al dueño del club de striptease de Las Vegas, alegando que dirige un “burdel ilegal” allí.

El Grupo Siegel, nuevo propietario del edificio que alberga The Can Can Room, impuso varias acusaciones en los documentos judiciales contra el propietario del club Sam Aldabbagh, cuyo complejo a escondidas del mundo hotelero del Strip de Las Vegas ofrece “bellezas de renombre mundial” y las bailarinas brindan “la atención personalizada que deseas en nuestras hermosas habitaciones decoradas”, describe su sitio web.

Entre otras cosas, el propietario alegó en la demanda que las mujeres que solicitan un trabajo en The Can Can Room, cuya licencia comercial del Condado de Clark está actualmente suspendida, están “obligadas” a participar en actos sexuales con Aldabbagh “como parte de su ‘entrevista’”.

Según la demanda, las bailarinas deben participar en actos sexuales con Aldabbagh y sus clientes; Aldabbagh “emplea a una ‘Madam’ como parte de su burdel ilegal” que examina a las mujeres para entrevistas y recauda dinero de los clientes para actos sexuales; y el club cuenta con salas VIP con camas donde las empleadas realizan actos sexuales “a cambio de una compensación”.

Archivado el 5 de septiembre en el Tribunal de Distrito, la queja también alega que Aldabbagh “está al tanto de todo lo que sucede” en el establecimiento, alegando que “monitorea de cerca” las actividades a través de video y audios de vigilancia.

Documentos de la corte en el caso muestran que dos empleadas fueron arrestadas este verano bajo sospecha de solicitar prostitución después de que los detectives de Las Vegas realizaron una operación encubierta a las 2 a.m. en el club.

Alegaciones “completamente falsas”

Aldabbagh, cuyo nombre también se escribe en los registros del condado como Aldabagh, no pudo ser contactado por teléfono.

Después de que el Review-Journal le envió un correo electrónico en busca de comentarios para este reportaje, la abogada de Las Vegas, Tara Popova, respondió que ella representa a Aldabbagh y que las “acusaciones sobre un negocio ilegal son completamente falsas, y nos defenderemos enérgicamente contra ellas en todos los niveles hasta prevalecer”.

Agregó: “También estamos considerando las contrademandas apropiadas” contra el arrendador y responderemos en la corte en “cuestión de semanas”.

The Can Can Room, ubicado en 3155 Sammy Davis Jr. Drive, se encuentra en un edificio comercial de 62 mil pies cuadrados, justo al oeste del Strip, que el fundador del Grupo Siegel, Steve Siegel, adquirió en mayo. La demanda contra Aldabbagh fue presentada por el holding de la propiedad, Siegel Plaza West LLC.

En una carta a Aldabbagh que se incluyó en la demanda, el abogado general del Grupo Siegel, Sean Thueson, dijo que la compañía realizó su “propia investigación y obtuvo información adicional”, y alegó que hubo “diversas actividades ilegales y criminales ahí dentro”.

Michael Crandall, vicepresidente sénior de The Siegel Group, le reportó al Review-Journal que la compañía no comenta sobre litigios pendientes, pero que la compañía entiende que el club ha cerrado.

Operación encubierta

La policía de Las Vegas llevó a cabo una operación encubierta en The Can Can Room en las primeras horas del 19 de julio, que condujo, en parte, a dos empleadas que fueron arrestadas bajo sospecha de ofrecer prostitución, según una carta del Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD) del 1º de agosto al Grupo Siegel. La carta se adjunta a la demanda.

La oficial Alejandra Zambrano, una portavoz de LVMPD, le notificó al Review-Journal el miércoles que tres mujeres fueron arrestadas, dos bajo sospecha de solicitar/involucrarse en la prostitución y una bajo sospecha de un cargo de posesión de la droga parafernalia.

Todos los cargos son delitos menores.

La licencia comercial de The Can Can Room se suspendió el 30 de julio, mencionó el vocero del Condado de Clark, Dan Kulin.

Las preocupaciones por el departamento de licencias comerciales del Condado de Clark y LVMPD incluyen no solo a las artistas arrestadas bajo sospecha de solicitar prostitución, sino también las acusaciones de venta y consumo de alcohol en el local, concluyó Kulin, y añadió que el club no cuenta con una licencia de licor.

Can Can Room Lawsuit by Las Vegas Review-Journal on Scribd

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.