Prostitución en Sin City (Parte I)

La prostitución es un tema recurrente en la ciudad de Las Vegas, existen muchos mitos sobre la legalidad de este acto ya que muchas personas piensan que en la ‘ciudad del pecado’ se puede ejercer. Sin embargo es importante mencionar que cualquier acto de prostitución es ilegal en el Sur de Nevada, excepto en el Condado Nye.

De acuerdo con información brindada por el oficial del Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas (LVMPD), David Ciénega, la prostitución se puede ejercer de distintas formas y lugares: 1) En la calle, 2) En casino, 3) De escolta (escort), 4) Clubs de prostitución (semi-desnudo o desnudo total).

“La prostitución a menudo es referida como ‘la profesión más vieja’, esto siempre era un camino común de las mujeres para ganar dinero. La prostitución es un delito, porque esto no sólo destruye matrimonios, familias y vidas, también destruye el espíritu y el alma en un camino que conduce a la muerte física y espiritual.

Las prostitutas tienen la oportunidad de salir de ese estilo de vida. Todo lo que ellas deben hacer es dar un giro a su estilo de vida y tomar ventaja de los recursos que existen para ayudarlas a tener una mejor vida. Entonces, no tendrán que depender de hombres desconocidos que pueden hacerles daño o posiblemente peor que las maten”, comentó el oficial Ciénega.

La prostitución en algunos casos está relacionada con el tráfico humano; respecto a esta situación la defensora de Asuntos al Consumidor de Nevada, Miriam Hickerson, expresó que en muchas ocasiones se les ofrece trabajo temporal en centros nocturnos a turistas, realizando actividades normales, no obstante, también pueden ser expuestas a ofrecimientos de atención a clientes de carácter sexual.

“Una cosa es que trafiquen a una persona y otra es que acepte determinado trabajo, que al final tenga que vender su cuerpo, esto lo vemos en turistas. En Las Vegas, los constituyentes van a agencias de modelaje, ahí es muy triste que las jovencitas estén permitidas por su padres a estar en un negocio donde les toman fotografías inapropiadas y que los padres no se dan cuenta; ese es otro mercado que tenemos que prevenir. La prostitución existe, no solamente de manera sexual, también existe de manera visual”, manifestó Hickerson.

Según estadísticas reveladas por el Condado de Clark en el periodo de 2013-2014 de cada 400 personas implicadas en prostitución el 98% eran mujeres. De este porcentaje, 63% de origen afroamericano, 23% caucásico, 11% hispano y 3% asiático. Las personas más jóvenes inmiscuidas en esta situación han sido niñas de 13 años de edad, además de un alto porcentaje de adolescentes entre 15 y 18 años, algunas de ellas afiliadas a pandillas.

De 1994 al 2015, 2 mil 229 víctimas de trata humana sexual han sido rescatadas, la edad promedio de las de 16 años. Actualmente, más de 405 prostitutas han sido detectadas con alguna enfermedad de transmisión sexual y en promedio de 300 a 400 mujeres son arrestadas cada mes en Las Vegas por ejercer este trabajo.

Como parte de la investigación, El Tiempo logró entrevistar a una mujer a quien llamaremos Laura – ya que decidió mantenerse en el anonimato – trabajó como ‘escort’ durante 4 años en la zona turística de Las Vegas. Para ella, la definición de ‘escort’ puede tener varias vertientes, desde únicamente ser una acompañante a cenas, eventos, show o incluso viajes, hasta ser percibida por algunas personas como alguien que se prostituye.

“Empecé a los 19 años y todo se dio por medio de quien ahora es mi ex esposo. La ex novia de él estaba involucrada en el mundo de las ‘escorts’, él arregló con ella para que me metieran a mí y así empezar en el negocio. Nunca voy a olvidar mi primera noche, me mandaron a una fiesta donde había mujeres y hombres; empecé a bailar porque la verdad no sabía qué hacer”, expresó.

“Una de las chicas me preguntó que si era mi primera noche, le dije que sí y me respondió sorprendida que si no sabía que tenía que hacer ‘de todo’. No sabía que significaba eso, me asusté mucho; agarré mi ropa y salí lo más pronto que pude de ahí. Nunca le conté a mi esposo, porque en ese momento no quería perderlo, él significaba mucho para mí”, acotó Laura.

La “dama de compañía”, comentó que gracias a este trabajo pudo viajar a lo largo de todo el país, abordar autos lujosos, además de ganar miles de dólares únicamente por acompañar a un hombre mientras este apostaba en algún casino. Añadió, que las despedidas de soltero también eran parte de sus múltiples funciones.

“La ‘escort’ es la que determina cuánto es lo que va a hacer de dinero, es ella quien elije si quiere estar ahí toda la noche y espera a que la persona le de la propina; porque muchos de ellos sólo traen para gastar $200 o $500 dólares. Muchas de ellas con un solo cliente terminan y ya no necesitan hacer más. Cuando tenía 19 años estaba trabajando los 5 días de la semana por 8 horas, al mes ganaba de $30,000 a $40,000 dólares”, aseveró.

De acuerdo con la información exclusiva brindada a este semanario por la ‘ex escort’, las mujeres que trabajan en ese tipo de agencias deben pagar a la misma entre $250 a $300 dólares por cliente. Deben ser muy específicas con el cliente y decirles que el servicio puede tener una duración de 5 a 60 minutos, según la cantidad a pagar del consumidor. Además, las agencias se quedan con el 20% de la propina que recibe la ‘la acompañante’, una mujer puede ganar desde $800 hasta $3,600 dólares por cada persona que atienda.

“Puedo estar con un cliente que quiera pasar conmigo toda la noche, puede ser un lugar donde hay 30 clientes y yo hago un baile porque estamos en una fiesta de despedida de soltero. Es muy cansado, de hecho tuve una cirugía y ya no puedo hacerlo más, es un trabajo muy demandante y cansado donde tienes que subir y bajar escaleras, moverte en casinos y a distintos lugares; físicamente ahora ya no puedo hacerlo”, declaró Laura.

Compartió que en este entorno regularmente hay alcohol y drogas en las fiestas aunque no necesariamente tiene que ser consumido por la ‘escort’.

“En las fiestas hay alcohol y drogas. La razón por la que yo caí fue porque varias de las chicas me incitaron, sentía un poco de presión y por querer ser como ellas o encajar en ese mundo fue como yo cedí a eso”, agregó.

Laura, reveló que tuvo adicción a la cocaína y que todas sus vivencias las ha plasmado en un libro cuyo nombre no quiso mencionar. Actualmente, se encuentra elaborando un segundo libro con el objetivo de ayudar a las personas que están pasando por situaciones complicadas, haciéndoles ver que hay lugares a donde pueden acudir para solicitar ayuda.

“En este libro voy a revelar dos secretos que ni siquiera mis mejores amigas saben. Me tomó mucho tiempo analizarlo internamente, preguntarme a mí misma sí estaba lista para revelar esos secretos; porque una vez haciéndolo, obviamente puedo ser juzgada y tal vez la gente me va a poner bajo un estereotipo. Creo que estos secretos pueden ayudar a alguien más que pase por lo mismo. No tengo nada más que decir, es lo que es y es un juego”, concretó.

De acuerdo con información proporcionada por LVMPD, una sexoservidora normalmente está armada con cuchillos, armas punzocortantes o gas lacrimógeno. Regularmente los padrotes las acompañan y permanecen cerca de ellas, logran comunicarse con las mujeres por sonidos de voz o señas manuales. También utilizan teléfonos celulares o radios para advertir de la presencia de policías.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like