Proyectos fallidos de constructores de Las Vegas

Cuando Wynn Resorts desechó su proyecto de la laguna de 38 acres el miércoles, no fue la primera gran idea de ser arrojada a la basura de bienes raíces en Las Vegas.

El sur de Nevada tiene una larga historia de personas que abandonan proyectos masivos y que nunca los llevaron a cabo. Los planes que llegaron y se fueron incluyen complejos temáticos del Titanic y Londres, torres de condominios, estadios, desarrollos de viviendas en expansión y una cúpula inflada por aire donde los clientes podían flotar con globos de helio.

Y últimamente, incluso a medida que la economía gana velocidad, la tradición de anunciar, pero nunca construir, ha sido tan fuerte como siempre.

Más de 3.5 bdd en proyectos relativamente nuevos, desde el Strip hasta los suburbios, están estancados en el tablero de dibujo o muestran poco progreso en construcción.

Los planes de desarrollo pueden fracasar debido a cambios en la administración, nuevas estrategias comerciales o dificultades para conseguir financiamiento, pero algunas “son ideas descabelladas que nunca se van a construir”, detalló el consultor de Las Vegas, John Restrepo, fundador de RCG Economics.

Es común en muchas ciudades que los inversionistas realicen proyectos y no los construyan, pero dada la historia aquí, “las personas probablemente tienen sueños más grandes en Las Vegas que en otros lugares”, agregó Tom Murphy, un residente senior del Instituto de Tierras Urbanas.

A continuación se presentan algunos proyectos grandes que se dieron a conocer en los últimos años, pero que aún no se han materializado, aunque según los desarrolladores, la construcción está destinada a suceder.

La Arena Robinson y proyecto hotelero

De pie ante la Comisión del Condado de Clark en el verano de 2014, el ex jugador de la NBA Jackie Robinson necesitaba luz verde para su idea de mil 300 mdd.

Quería construir un estadio de 22 mil asientos, un hotel de 44 pisos y más al norte del Strip. Para defender su caso, les contó a los comisionados sobre su carrera en el baloncesto, cómo el entrenador Jerry Tarkanian lo reclutó para la UNLV en la década de 1970 y cómo conoció a Sammy Davis Jr.

El comisionado Lawrence Weekly dijo a la audiencia que los “detractores” pensaron que el proyecto nunca podría construirse. “Pero me siento muy honrado en este histórico día por sentarme aquí y decir: ‘¿Saben qué? Oh, bueno, vamos a darle una oportunidad de todos modos”, aseveró.

“Esperamos que este sea un legado que todos recordaremos”, dijo Weekly.

Hoy, el proyecto de Robinson es un agujero gigante en el suelo.

Su propuesta parece, por mucho, la más cara de la cosecha actual de ideas estancadas de Las Vegas. Robinson anunció su proyecto hace casi cinco años, en diciembre de 2013, y recibió las aprobaciones del condado en agosto de 2014. Pero la propiedad, entre el SLS Las Vegas y el antiguo Fontainebleau, se mantuvo en silencio hasta que las cuadrillas comenzaron los trabajos de excavación en marzo de 2017.

La Comisión del Condado en octubre de 2017 aprobó un hotel adicional de 63 pisos, un centro de conferencias, una bolera y más. En ese momento, Robinson admitió que el proyecto ahora costaría 2.7 bdd y que su financiamiento fue “firmado, hecho, sellado, entregado”. También indicó que la construcción se mantendría vertical hacia fines de la primavera de 2018.

Pero el sitio excavado es tranquilo y tiene el mismo aspecto que hace un año, y algunos contratistas han reclamado en documentos judiciales que se les debe dinero. En julio, los abogados del grupo de Robinson destacaron en documentos judiciales que “las dificultades para financiar” el proyecto habían provocado demoras en la construcción.

Robinson señaló en una entrevista reciente que su grupo firmó un acuerdo de préstamo de 3 bdd con el Banco Internacional de Qatar después de que su expansión fuera aprobada. Pero indicó que los fondos no han sido transferidos debido a los antecedentes de verificación de la fuente del dinero. El banco no respondió a las solicitudes de comentarios.

Robinson, quien inicialmente planeó abrir su proyecto en 2016, ahora espera terminar en 2021.

“El proyecto se completará al 100 por ciento”, aseguró.

The Edge

El nativo de Australia, Josh Kearney, reveló planes en 2013 para un parque de deportes extremos de 40 acres en Las Vegas. Para 2016, era un proyecto de 90 acres, y para 2017, de 130 acres.

El proyecto, frente a Town Square Las Vegas, incluiría wakeboard, salto bungee, escalada en roca, tirolesas y un hotel de 15 pisos.

Kearney reportó a principios de 2017 que su proyecto, The Edge, probablemente costaría $800 millones y que él tenía el dinero para construirlo. Los comisionados del condado aprobaron los planes del proyecto en septiembre de 2017, pero no parece que Kearney haya construido algo.

También fue demandado el año pasado por una mujer que, después de conocer a Kearney a través del sitio de contactos Bumble.com, le prestó $500 mil y afirmó que no fue recompensada según lo acordado.

Rose Vasilj alegó en su demanda que conoció a Kearney en febrero de 2016 y que Kearney solicitó el préstamo para ayudarlo a conseguir vendedores para el parque deportivo. Ella le envió $500 mil y Kearney le ofreció un trabajo con un salario inicial de $150 mil y un Tesla por un automóvil de la compañía.

Pero, según la demanda, no le pagaron lo prometido y nunca recibió el Tesla. La queja también alegaba que Kearney “repetidamente hizo declaraciones falsas” a Vasilj, incluso sobre su experiencia, antecedentes y riqueza.

Vasilj declinó hacer comentarios, citando el litigio en curso. Kearney no respondió a las solicitudes de comentarios.

Su abogado, Robert Schumacher, dijo que Kearney “tiene la intención de continuar” con el proyecto, pero no se ha determinado el momento exacto y está tratando de “resolver algunos problemas” con un prestamista.

También argumentó que Kearney niega las acusaciones de tergiversación, pero reconoce que Vasilj sí le prestó $500 mil. Según Schumacher, Kearney realizó al menos uno o dos pagos y una oferta de liquidación de “seis cifras”.

Xpark Vegas

Hace más de dos años, el propietario de Machine Guns Vegas, Genghis Cohen, presentó planes para un proyecto de alto octanaje en Sloan, una pequeña comunidad al sur de Las Vegas, a la salida de la Interestatal 15.

El proyecto de 16 acres, Xpark Vegas, contará con una torre de bungee, una carrera de obstáculos para vehículos todo terreno y lanchas rápidas que atravesarán canales artificiales.

Cohen anunció en septiembre de 2016 que el parque costaría entre $25 y $30 millones, y que esperaba comenzar en 90 días y abrir sus fases iniciales en el verano de 2017. Pero el proyecto no se ha construido.

Cohen confesó recientemente que se encontró con problemas de drenaje en Sloan. Pero está mirando una propiedad más grande en el valle del norte que le permitiría ofrecer más atracciones, incluida una caminata por cable, comentó.

“Estamos avanzando al cien por cien con el proyecto”, afirmó Cohen.

Venta al por menor suburbana

No todos los proyectos demorados involucran un complejo o parque temático llamativo.

La cadena de supermercados Smith compró terrenos en la comunidad Cadence de Henderson en el otoño de 2016, y una portavoz de la promotora de Cadence reportó en la primavera de 2017 que se esperaba una innovación dentro de unos pocos meses.

La tienda, cuyo costo no se pudo confirmar, abarcaría 140 mil pies cuadrados en Lake Mead Parkway y Warm Springs Road. No se ha erigido.

La portavoz de Smith, Aubriana Martindale, escribió en un correo electrónico, en parte, que “este proyecto se ha retrasado, pero somos optimistas sobre el futuro de esta ubicación”.

Mientras tanto, Walker Furniture anunció planes en marzo de 2017 para una tienda de 150 mil pies cuadrados junto a su rival Ikea en el valle suroeste. Se esperaba que la construcción comenzara en septiembre u octubre del año pasado, según el comunicado de prensa, que no reveló el costo del proyecto.

La tienda, en Sunset Road y 215 Beltway, no se ha construido.

Daryl Alterwitz, miembro de la junta de Walker y abogado general, dijo recientemente que sus estudios de mercado indicaban que una “distribución más uniforme de tiendas más pequeñas” sería mejor para los clientes, como la tienda de 65 mil pies cuadrados que abrió recientemente en Henderson.

Recalcó que el sitio al lado de Ikea es “una de las mejores propiedades inmobiliarias en el valle”. Cuando le preguntaron si tenía un calendario para construir la tienda, respondió: “Nada definitivo”.

Add Event

You May Like