El Tiempo Las Vegas

Puede incluirse el derecho al trabajo como opción para votarse en Noviembre

La elección más importante de esta semana no involucró a un candidato, y no se llevó a cabo como los republicanos esperaban.

El martes, votantes en Missouri revocaron una ley de derecho al trabajo que la Legislatura promulgó el año pasado. Los sindicatos lo ponen en la boleta mediante un referéndum. Ese voto tendrá implicaciones para los nevadenses en noviembre.

Las leyes de derecho a trabajar permiten que los empleados cubiertos por contratos sindicales elijan si desean o no pagar por actividades sindicales. Los patrones laborales odian dar opciones a los empleados porque los sindicatos obtienen menos dinero como resultado. También significa menos contribuciones de campaña para los demócratas, es por eso que los grupos sindicales gastaron más de 15 mdd para revocar la ley de Missouri de derecho al trabajo. Los partidarios de la ley recaudaron solo alrededor del 20 por ciento de eso.

“Estamos empezando”, se jactó Richard Trumka, presidente de La Federación Americana del Trabajo y el Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO). “Desarrollaremos este tremendo logro en los días y las próximas semanas”.

Esa declaración debería asustar a los empleados de Nevada que no quieren pagar a los jefes sindicales cientos de dólares al año para mantener sus trabajos. También es una amenaza para los empleadores de Nevada.

Eso es porque Nevada es el único estado con derecho al trabajo en el que los demócratas controlan la Legislatura. Si Trumka está buscando otro lugar para luchar contra el derecho al trabajo, Nevada es el que tiene más sentido. Como porcentaje de la fuerza laboral, Nevada en realidad tiene más miembros sindicales que Missouri, 12.7 por ciento a 8.7 por ciento.

En la última sesión, los demócratas y sus aliados sindicales no tenían un camino para derogar la ley de derecho al trabajo de Nevada. El gobernador republicano, Brian Sandoval, tenía la pluma para firmar el veto y la usaba con frecuencia. Los demócratas presentaron una agenda tan radical que Sandoval, moderado a izquierdista, estableció un récord en Nevada de los vetos más sostenidos.

Sandoval, sin embargo, es excluido ahora y, salvo un milagro, los demócratas controlarán ambas ramas de la Legislatura después de noviembre; eso significa que el futuro de la ley de derecho al trabajo de Nevada se reduce al próximo gobernador de Nevada.

Parker Briden, vocero del candidato republicano a la gobernación: Adam Laxalt, escribió: “Adam apoya la ley de derecho al trabajo de Nevada y se opondría a los esfuerzos para socavarla, la campaña del demócrata Steve Sisolak no devolvió las solicitudes de comentarios sobre el tema, pese a que se les preguntó al respecto en abril, junio y nuevamente esta semana. Incluso sin una respuesta directa, hay amplia evidencia de que cooperaría con la oferta de los jefes sindicales.

“Para ganar y mantener nuestro apoyo, tienes que ser un defensor de nuestra agenda”, aseguró Trumka. “Eso significa ayudarnos a aprobar la reforma de la legislación laboral para que los aspirantes a sindicalistas puedan organizarse de manera libre y justa”.

Parte de la agenda de la AFL-CIO es oponerse al derecho al trabajo. La AFL-CIO de Nevada apoyó a Sisolak en abril, es lógico concluir que Sisolak admite revocar el derecho al trabajo.

“Creo que sería muy desafortunado si se derogara nuestra ley de derecho al trabajo”, agregó Cara Clarke, portavoz de la Cámara de Comercio Metropolitana de Las Vegas. “Realmente se trata de libertad económica para los empleados y cómo gastan sus ingresos”.

Retomar el derecho al trabajo también perjudicaría los esfuerzos por diversificar la economía.

“Ser un estado de derecho al trabajo puede ayudarnos a atraer empleados de calidad a la zona, en comparación con otros estados que no tienen leyes de derecho a trabajar”, destacó Clarke. “Este es un factor importante que las empresas analizan cuando buscan trasladarse a Nevada”.

Un cambio tan sustancial debería ser un problema importante en la carrera del gobernador. Pero los políticos de Nevada tienen una historia de lanzar propuestas liberales al público después de una elección. En 2014, Sandoval habló sobre la necesidad de “mantener bajos los impuestos” solo meses antes de proponer el mayor aumento de impuestos en la historia de Nevada. En la última sesión, los legisladores demócratas votaron a favor de aumentar los impuestos a la propiedad y revocar el compromiso de las reformas laborales aprobadas en 2015. Buena suerte para encontrar a los demócratas titulares que incluso mencionarán esos votos en los sitios web de sus campañas.

La opción de derecho al trabajo no estará oficialmente en la boleta en noviembre, pero bien podría.