Ralenkotter buscó fondos para una subestación de policía en medio de la investigación a la LVCVA

Rossi Ralenkotter, ex director ejecutivo de la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas (LVCVA), solicitó 10 millones de dólares en fondos de turismo para la expansión de una subestación de la policía mientras ellos investigaban a la agencia, según los registros.

Ralenkotter organizó una reunión con el Alguacil Joe Lombardo para discutir el proyecto después de que Ralenkotter se convirtiera en el blanco de una investigación criminal que se centró en el uso indebido de tarjetas de regalo de Southwest Airlines compradas por la agencia, según los correos electrónicos obtenidos por el Review-Journal.

Una auditoría que desencadenó la investigación policial encontró que Ralenkotter, como director ejecutivo, utilizó 17 mil dólares en tarjetas de regalo de Southwest Airlines en viajes personales.

La reunión del 2 de octubre genera inquietudes sobre posibles conflictos de interés para Lombardo, ya que la policía continúa solicitando los $50 mil restantes en tarjetas de regalo.

Lombardo no quiso hacer comentarios.

Entre los otros asistentes a la reunión en la sede de la Policía Metropolitana de Las Vegas (LVMPD) se encontraba el sucesor de Ralenkotter, Steve Hill. Ralenkotter se retiró el 31 de agosto debido al escándalo de las tarjetas de regalo, pero sigue estando profundamente involucrado con la agencia como consultor.

El proyecto de la subestación, que se encuentra en la propiedad del Centro de Convenciones de Las Vegas, aún no se ha presentado a la junta de la LVCVA, que está compuesta por funcionarios electos locales y líderes empresariales.

“Creo que definitivamente hay una percepción de incorrección cuando el objetivo potencial de una investigación está en reuniones diseñadas para ofrecer financiamiento a la agencia de investigación”, señaló Eve Hanan, profesora de derecho de la UNLV que se especializa en derecho penal.

Hanan mencionó que no estaba familiarizada con los detalles de la reunión del 2 de octubre.

“Mi mayor preocupación es que LVMPD haya implementado algún sistema para abordar un conflicto potencial como este”, agregó. “Son nuestra agencia de cumplimiento de la ley y el público tiene que estar seguro de que la agencia de cumplimiento de la ley investigará el crimen sin preocuparse de si puede ganar o perder fondos para sus proyectos”.

El abogado defensor Thomas Pitaro, declaró que poner a Lombardo y Ralenkotter en una sala para negociar un acuerdo en medio de la investigación en curso invita a “críticas y sospechas” del proyecto.

“No se ve bien, no es transparente”, indicó Pitaro, ex profesor de derecho de la UNLV.

Ralenkotter manifestó en una entrevista que no consideró las ramificaciones éticas de reunirse con el alguacil durante la investigación policial.

“Nunca entró en mi mente”, determinó. “Estaba tratando de finalizar el proyecto para que pudiera avanzar”.

Ralenkotter mencionó que quería unir a las personas para obtener un consenso sobre el diseño arquitectónico de los planes de la subestación para poder solicitar la aprobación de la junta y los fondos de construcción para el proyecto. La policía había gastado $17 mil en un equipo de consultoría para elaborar los planes, según los registros.

Ralenkotter, quien recibe $15 mil al mes para consultar a la LVCVA además de su pensión pública anual de casi $300 mil, afirmó que no hizo nada malo en el manejo de las tarjetas de regalo de Southwest Airlines. Él pagó a la Autoridad de la Convención por sus viajes personales y se disculpó públicamente.

Hill, quien tomó las riendas de la LVCVA el 1 de septiembre, rechazó una entrevista pero en un comunicado, indicó que Ralenkotter asistió a la reunión con Lombardo debido a su “conocimiento histórico” del proyecto.

“Desde que asumí el cargo de CEO en 2018, tuve la oportunidad de evaluar el proyecto y confío en que es una inversión esencial para la seguridad continua de nuestros visitantes y residentes por igual”, destacó Hill.

El Comisionado no se preocupa

El comisionado del Condado de Clark, Larry Brown, quien preside la junta de la LVCVA, confesó que no le molesta la presencia de Lombardo y Ralenkotter en la reunión.

“No tengo problemas si la reunión fue estrictamente para hablar sobre la expansión de la subestación”, señaló Brown, quien también es miembro del Comité de Asuntos Fiscales de LVMPD, que supervisa el presupuesto de la policía. “Si el alguacil sintiera que había un conflicto potencial, creo que él hubiera elegido no participar”.

Brown opinó que cree que el interés de Ralenkotter en el proyecto fue anterior a la reunión con Lombardo. Ese interés comenzó tan pronto como en 2016, cuando la Legislatura de Nevada autorizó un aumento de impuestos a las habitaciones de hotel del Condado de Clark para pagar la expansión de 1.4 mil millones de dólares del centro de convenciones. La Legislatura también autorizó un aumento del impuesto a las ventas del Condado de Clark para financiar la contratación de agentes de policía adicionales.

Ralenkotter relató que recuerda haber hablado con Lombardo sobre la necesidad de contar con más oficiales en la subestación luego de la aprobación de la legislación. Dijo que tenía la costumbre de informar al alguacil sobre el progreso del proyecto de expansión cuando se topó con él en eventos públicos.

Esta no sería la primera vez que la LVCVA ha utilizado fondos de turismo para la policía. La agencia construyó la subestación en 2008 por $17 millones y luego la arrendó a la policía para ayudar a proteger el corredor de hoteles a lo largo del Strip. En julio de 2017, Ralenkotter convenció a la junta directiva para financiar un puesto de analista de contraterrorismo para la policía por otros cinco años. La junta aprobó $781 mil para la extensión.

Bajo el liderazgo de Ralenkotter, la LVCVA a menudo ha proporcionado dólares de impuestos y recursos destinados al turismo a otras agencias públicas. Dio terreno para la construcción de una estación de bomberos del Condado de Clark en el centro de convenciones, financió parcialmente un debate presidencial en la UNLV y financió proyectos para el Aeropuerto Internacional McCarran y la Comisión Regional de Transporte.

La agencia tiene un presupuesto operativo anual de $251 millones, principalmente de los impuestos de habitación de hotel.

Comienza la investigación policial

La policía y los ejecutivos de la LVCVA comenzaron a hablar sobre la subestación en febrero de 2017, según muestran los correos electrónicos de la policía y las autoridades. Casi al mismo tiempo, los oficiales financieros de la LVCVA descubrieron discrepancias en la contabilidad de las tarjetas de regalo de Southwest Airlines.

Charles Hank, entonces jefe adjunto de LVMPD, envió un correo electrónico al Asistente del Alguacil, Tim Kelly, sobre una conversación que tuvo sobre la propuesta de la subestación con Ray Suppe, el jefe de seguridad de la LVCVA. Hank asegura que Suppe “hizo flotar la idea” con Ralenkotter, quien estaba “abierto” a ella pero quería más información.

Hank, ahora ayudante del alguacil, dijo que Suppe sugirió que sería un buen momento para que Lombardo llame a Ralenkotter y le haga saber que la policía quería su ayuda con el proyecto.

Los correos electrónicos de la LVCVA muestran que Ralenkotter estuvo directamente involucrado en discusiones de alto nivel con la policía meses después, luego de que los ejecutivos de la convención se enteraron de la investigación criminal el 28 de junio. Los correos electrónicos no muestran si participó en las discusiones antes de la investigación.

En la mañana del 28 de junio, los detectives de la sección de inteligencia criminal visitaron las oficinas ejecutivas de la Autoridad de la Convención en busca de registros de auditoría que documentaran la malversación de las tarjetas de regalo de Southwest Airlines.

Fuentes bien informadas expusieron que los detectives le dejaron en claro al asesor legal de la LVCVA, Luke Puschnig, y al director financiero, Ed Finger, el 28 de junio, que Ralenkotter era uno de sus blancos. Otro era Brig Lawson, el director senior de sociedades comerciales que compró en secreto las tarjetas de regalo de la aerolínea para la agencia. Lawson, quien fue obligado a renunciar, no pudo ser contactado para hacer comentarios.

Mientras tanto, Terry Miller, el jefe de la compañía que supervisa la expansión del centro de convenciones, había informado a Ralenkotter sobre el proyecto de la subestación.

Miller le escribió a Ralenkotter en un correo electrónico del 5 de junio que negoció una caída en el precio de la construcción de 13 a 10 millones de dólares. Mencionó que el plan era buscar la aprobación de la junta directiva a fines de este mes y comenzar la construcción hacia fines de 2019.

“En este momento, esperaremos su dirección con respecto a los próximos pasos”, escribió Miller a Ralenkotter.

Miller no respondió a una solicitud de comentarios.

El 2 de julio, cuatro días después de que la policía se presentó por primera vez en las oficinas de la Autoridad, Ralenkotter obtuvo los números de la oficina y el teléfono celular de Lombardo y del abogado Terry Coffing, cuya firma representa al Departamento de Policía en casos civiles, según muestran los correos electrónicos. Luego, el 9 de julio, el día en que el Review-Journal publicó una historia que revelaba públicamente la investigación policial, Ralenkotter obtuvo el número de teléfono del ex alguacil Bill Young, quien es el amigo y mentor más cercano de Lombardo.

Coffing, quien terminó representando a Ralenkotter en la investigación, declinó hacer comentarios. Young no respondió a una solicitud de entrevista.

Ralenkotter se enteró de la visita de la policía el 29 de junio, pero no reveló por qué quería los números de teléfono de los tres hombres.

Carta inusual

A fines de julio, según muestran los correos electrónicos, Ralenkotter buscó una reunión formal con Lombardo para discutir el proyecto de la subestación. Para entonces había solicitado la ayuda de Coffing para negociar su acuerdo de jubilación y contrato de consultoría con el consejo de la Autoridad. Ralenkotter quería reunirse con Lombardo el 15 de agosto, dos semanas antes de que él planeara renunciar, pero la reunión no tuvo lugar hasta el 2 de octubre.

Sin embargo, días antes de que la junta aprobara un acuerdo de retiro de $455 mil para Ralenkotter el 14 de agosto, el jefe adjunto de la policía de Las Vegas, Shawn Andersen, quien supervisa la unidad de inteligencia del departamento, hizo algo inusual. Le dio al presidente de la junta directiva, Lawrence Weekly, una carta que detallaba que la policía no había encontrado pruebas de irregularidades por parte de Ralenkotter “en ese momento”.

La investigación había estado activa durante seis semanas, pero la policía había hecho poco más que revisar los resultados de la auditoría ordenada por la junta.

El abogado defensor, Craig Drummond, puntualizó que le parecía extraño que la policía hablara públicamente de un caso que no se había cerrado o presentado a la oficina del fiscal de distrito para su enjuiciamiento.

“¿Por qué LVMPD sintió la necesidad de hacer eso en esta situación?”, preguntó Drummond. “Normalmente, me dicen que es un caso activo y no vamos a comentarlo”.

El día después de la reunión del 2 de octubre, Terry Miller envió un correo electrónico a Luke Puschnig para informarle que las discusiones se centraron en el presupuesto y el cronograma de construcción para el proyecto de remodelación de la subestación.

Miller recalcó que Hill le dio el visto bueno para avanzar y llevar la propuesta a la junta directiva de la LVCVA.

A partir de enero, Ralenkotter, quien trabajaba como consultor, seguía presionando para la expansión de la subestación.

Suppe, el jefe de seguridad de la LVCVA, informó a Miller en un correo electrónico del 4 de enero que tanto Ralenkotter como un alto oficial de policía lo llamaron ese día para solicitar una actualización sobre los planes de expansión.

Ralenkotter quería saber en qué mes la junta escucharía la propuesta.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like